Cabecera Web Coria-Caceres Logo sinodo Logo Diocesis Coria-Caceres
ACTIVIDADES
<< Diciembre 2019 >>
L M X J V S D
1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031



Síguenos en:
Facebook Diócesis Coria-Cáceres
Twitter Diócesis Coria-Cáceres
Instagram Diócesis Coria-Cáceres
Ordenado como sacerdote Alfonso Filiberto

Ordenado como sacerdote Alfonso FilibertoAlfonso José Filiberto ha culminado su preparación al sacerdocio en una sentida celebración de ordenación este domingo 22 de septiembre de 2019. A las 17 horas, en la Concatedral de Santa María de Cáceres, con representación de todos los estamentos diocesanos, el hasta hoy diácono, ha respondido a la llamada de Jesucristo.

Durante el rito de ordenación sacerdotal, el candidato es presentado y llamado por su nombre y hace las promesas y votos ante el obispo, después, el candidato se postra en el suelo en señal de humildad y de súplica. Mientras se canta las letanías de los Santos. “Estoy seguro de que todos los que me estén mirando en ese momento estarán rezando por mí”, añadía sonriendo hacía muy pocos días Alfonso, este joven de origen andaluz que afirma que él también rezaría por todas las personas a las que será encomendado.

Don Francisco Cerro Chaves, obispo de Coria-Cáceres, le ha recordado en su homilía en la ordenación sacerdotal ha destacado que los pastores deben ser humildes y generosos, agradecidos y con gran confianza en su labor.

“Sin humildad no se puede ser santo ni anunciar el Evangelio”, destacaba el prelado, haciendo hincapié en que además ese anuncio ha de hacerse con alegría. Cerro Chaves añadía además que hoy un sacerdote es como un “médico de familia”, pues “tiene que saber de todo y esta todo” y ha de hacerlo con la confianza de haber sido elegido para desempeñar esta misión. Ha aprovechado además para alabar la formación que reciben los presbíteros en el Seminario y ha indicado que “un obispo no es nada sin sus sacerdotes. Confiamos que entre todos seremos capaces de llevar adelanta la tarea que Dios nos ha encomendado”.

El obispo diocesano, Mons. Francisco Cerro ha ofrecido tres claves a Alfonso en esta homilía: que sea un hombre de la Eucaristía, un hombre de la Palabra y un hombre de la comunidad.

“Debes amar a la Eucaristía, diaria, celebrada, comulgada y orada. No podemos vivir sin la Eucaristía. Un día sin Cristo es un día perdido en nuestra vida”, sentenciaba el prelado sobre el primer punto.

El prelado también le pedía que “saborease la Palabra de Dios”. “El sabio en la Biblia es quien ha saboreado la Palabra de Dios, sé un hombre de la Palabra con mayúsculas” y le pidió que aprovechase las oportunidades que tuviese para hablarle al mundo de hoy.

Por último, le pidió que quisiera muchos a sus feligreses, siendo un hombre de comunidad. “Que los preferidos sean los pobres, y ama a todos los que te encuentres allá donde la Iglesia te envíe. Está con la gente. Camina con ellos. Esto no te va a impedir ser un hombre profundamente de Dios”, sentenció Cerro.

También tuvo un recuerdo especial para la familia del nuevo sacerdote que quiso acompañarle en este momento tan importante de su vida y para sus raíces franciscanas.

Francisco Cerro también pidió a la Virgen María que le ayudase en esta tarea de gastar la vida por los humildes de nuestra diócesis. “La Iglesia diocesana te quiere y te acoge”, apostilló Cerro, quien le pidió por último que fuera un sacerdote siempre humilde, despojado, sencillo y servicial. “La gente tiene buen olfato para oler al sacerdote que huele a Dios, y a sencillez”.

Durante la celebración, tras la homilía, se viven, como en cada ordenación sacerdotal, varios momentos destacados. El candidato a sacerdote, se postra en el suelo en señal de humildad y de súplica, mientras, se canta la letanía de los Santos.

Posteriormente, tiene lugar la plegaria sacerdotal, en la que el obispo impone las manos sobre el candidato. Es el momento en que el Espíritu Santo, desciende por medio del sacramento, (acción sacramental) al ordenado. Todos los compañeros del presbiterio también le imponen las manos.


Una vez revestido como sacerdote, sus manos fueron ungidas con el Santo Crisma, y el obispo le entregó después el cáliz y la patena. Finalmente, el rito de ordenación sacerdotal terminó con el momento de la paz, donde el nuevo sacerdote se dirige a todos sus compañeros, quienes tras el obispo, abren sus brazos para acoger a un nuevo miembro en el presbiterio.

Alfonso aseguraba días antes sentirse “feliz, contento… pero la verdad es que también un poco nervioso”. El ya sacerdote ha tenido muy presente a sus seres queridos y también a aquellos que han sido importantes en su discernimiento vocacional. Desde hoy su lema sacerdotal es “El buen pastor da la vida por sus ovejas” (Jn 10, 11). Su destino ya ha sido desvelado: comenzará como párroco de las Parroquias San Mateo de Montánchez, de La Consolación de Arroyomolinos y San Andrés Apóstol de Valdemorales.

Damos gracias a Dios por esta nueva vocación sacerdotal en nuestra diócesis.

Ordenado como sacerdote Alfonso Filiberto

Escrita el día: 22-09-2019 por Medios de comunicación

SIGUIENTES NOTICIAS
VI Jornada de Estudios de Derecho Matrimonial y Procesal Canónico el día 24-09-2019
Cáritas celebró el XIV Encuentro de los grupos de Mujer en Cáceres el día 24-09-2019
Formación de acompañantes de Acción Católica General el día 24-09-2019
No se trata solo de migrantes, se trata también de ti el día 24-09-2019
ACISJF oferta sus cursos de formación básica el día 25-09-2019
Delegación de Medios de Comunicación Social | Aviso Legal y Política Privacidad | LGPD
Casa de la Iglesia. C/ General Ezponda, 14; 10003 Cáceres. Tlf. (+34) 927 62 73 38
Obispado de Coria-Cáceres. Pza. de Santa María, 1; 10003 Cáceres. Tlf. (+34) 927 24 52 50