6 de marzo DÍA DE HISPANOAMÉRICA: Enamorados de la Misericordia

20160403-dia-hispanoamerica

Me encanta la imagen que ofreció S. Juan XXIII sobre la parroquia: «la fuente de la aldea».

La Iglesia es una Fuente desbordante de Misericordia a la que todos pueden acudir. Los hambrientos y sedientos de pan y de paz, pueden acudir a ella con la seguridad de encontrar siempre disponibles los manantiales de misericordia.

Los misioneros bebieron de esa Fuente, que es el mismo Jesús, se enamoraron de la misericordia y sintieron la necesidad imperiosa de convertir sus vidas en acueductos, para transportar la deliciosa agua de la salvación a todos los hombres. Una Buena Noticia no puede encerrarse.

Este Día de Hispanoamérica nos recuerda que, en el continente hermano, hay cerca de trescientos sacerdotes españoles de la OCSHA. Desde el año 1949 han sido más de 2.500 los sacerdotes enviados. En la actualidad, contando a los religiosos y laicos, son más de 9.000 misioneros y misioneras los que ejercen una misión samaritana en aquellas comunidades.

En la historia de la evangelización de América hoy recodamos a tres santos, destacados testigos de misericordia:

SAN FRANCISCO DE LAVAL, nació en Francia y fundó la Iglesia en Canadá. Después de un trabajo misionero apasionante fue nombrado obispo de la nueva diócesis de Quebec. Recorría constantemente el territorio, en canoa o con raquetas cuando había nieve. Se dejó la piel entre los indios. Contempló el maravilloso crecimiento de abundantes vocaciones misioneras.

SAN JOSé DE ANCHIETA, natural de Tenerife. Entró en la Compañía de Jesús en el año 1552. Llegó a Brasil e inició la misión en un poblado que más tarde se convertiría en Sâo Paulo. Inició su primera labor de evangelización con los indios tupís, a los que evangelizó a través de la poesía. Aprendió el complicado idioma y compuso la primera gramática. Promovió «las aldeas», modelo de vida comunitaria. Es considerado como el «Apóstol de Brasil».

SAN JUNíPERO DE SERRA, nació en Mallorca. Franciscano, profundamente culto, desarrolló una incansable labor misionera. Conocido como el «Apóstol de California» fundó misiones, que terminarían convirtiéndose en grandes ciudades: Los ángeles, San Francisco, San Diego, Sacramento… Su estatua se encuentra en la sala de la fama del Congreso de los Estado Unidos.

Los santos y misioneros nos animan a recobrar y acrecentar «La dulce y confortadora alegría de evangelizar, incluso cuando hay que sembrar entre lágrimas-EG 10.

Una alegría que brota de beber, permanentemente, en la fuente de la Misericordia.

En comunión con todos los misioneros pedimos, como dice el papa Francisco, que «un viento impetuoso de santidad recorra toda Hispanoamérica», de tal manera, que, todos los que sufren las consecuencias de la pobreza, la emigración y otros males, puedan saborear los frutos de la justicia, la paz y la Misericordia.

Pedro Jesús Mohedano Santibáñez -Delegado de Misiones Coria-Cáceres

Quizás te pueda interesar

Plasencia acogió la 108ª Jornada Mundial del Migrante y del Refugiado

Las tres diócesis de Extremadura celebraron el sábado 24 de septiembre en Plasencia la 108ª Jornada Mundial…

Celebrada la VIII Jornada de Estudios de Derecho Matrimonial y Procesal Canónico

El pasado sábado 17 de septiembre ha tenido lugar en la Sala Carolina Coronado del Seminario Diocesano,…

El sacerdote Gianni Vettori nombrado hijo adoptivo de Cáceres

Hace unos meses, el Instituto de Enseñanza Secundaria «Ágora» de la ciudad de Cáceres propuso al sacerdote…

Ir arriba
X