«A los jóvenes hay que escucharles, hablar con ellos… y adentrase también en sus heridas y circunstancias»

20190401-escribano

HOY ENTREVISTAMOS A…

Mons. Carlos Escribano, Obispo de Calahorra y La Calzada- Logroño y Responsable de Juventud de La Conferencia Episcopal. El prelado estuvo en uno de los actos organizados con motivo del 25 aniversario de la Provincia Eclesiástica de Extremadura, un encuentro de los obispos, vicarios, arciprestes y responsables de juventud de las tres diócesis, en el que se abordó el reciente Sínodo de los Jóvenes.

¿Cuál es el objetivo de la presentación del documento final del Sínodo?

Tuve la oportunidad de participar en él como delegado por la Conferencia Episcopal. Así puedo realizar una de las tareas que nos encomendó el Papa Francisco cuando acabó el Sínodo: que fuéramos compartiendo lo que allí habíamos vivido. El documento final es fruto del trabajo que se tuvo en el aula sinodal. Al final, es caer en la cuenta de que los jóvenes están en el corazón de la Iglesia y que hay una preocupación real de ser capaces de transmitir el Evangelio a las nuevas generaciones. Debemos abordar cómo podemos reconducir nuestra acción pastoral para reforzarla, renovarla e intentar ser más eficaces.

¿Cuáles son las claves del Documento final del Sínodo?

Me parece siempre muy interesante porque concluye hablando de la Santidad. Puede parecer anecdótico pero no lo es, puesto que engloba la propuesta pastoral del Papa durante su pontificado: el Jubileo de la Misericordia, la Gaudete et Exsultate… Es decir, la búsqueda de la vida plena como objetivo de los creyentes y también como realidad a la hora de trabajar con los jóvenes. Que descubran plenamente la vocación bautismal y que la desarrollen en plenitud.

Hay que aproximarse a los jóvenes, escucharles, hablar con ellos, ver qué caminos están dispuestos a recorrer. Adentrarse también en las heridas que pueden tener, las circunstancias en las que les toca vivir… Ser joven hoy es apasionante, pero es complejo. Esto es un gran reto para la Iglesia y para la comunidad cristiana: aproximarnos y acompañar.

Existen realidades de procesos de acompañamiento muy interesantes, pero es algo que debe hacerse de forma explícita y decidida en todas las diócesis y ofrecer formación a quienes acompañan. Y que los jóvenes sepan que nosotros estamos en disposición de escucharles y andar un trecho del camino con ellos para ayudarles a descubrir la vida.

Mons. Carlos Escribano a la izquierda de la imagen junto a los obispos de Extremadura¿Cuáles son las dificultades y retos de la Iglesia en España en este campo?

Cualquier atento observador de la realidad de los jóvenes españoles, pues ve que los problemas son muchos: hay una secularización muy grande, es muy difícil la transmisión de la fe a las nuevas generaciones. Es un dolor que existe en muchas familias cristianas, que no son capaces de transmitir el Evangelio. Quizá los jóvenes viven inmersos en otros mundos, como el digital. Los jóvenes son nativos digitales y tenemos que lograr una presencia efectiva en esos medios. Hay que producir contenidos significativos para ellos. Tenemos una dificultad en los lenguajes…

También siguiendo un poco la propuesta del Papa Francisco en Evangelii Gaudium, a la hora de evangelizar siempre hay tres escenarios: los presentes, los alejados y los ausentes. Tendemos a hacer una pastoral para los presentes, los que están en la parroquia, pero no podemos olvidarnos de los demás. Esto supone tener estrategias diferenciadas porque el Evangelio es para todos. Son retos que amplían mucho el horizonte de trabajo. Por eso es bueno que la Provincia Eclesiástica se pare y reflexione sobre cómo encontrar esos nuevos caminos. Se están haciendo esfuerzos, pero hay que mejorar y ese es el gran reto.

¿Qué les diría a los jóvenes?

Que nos gustaría escucharles en las aspiraciones que tienen en el corazón, que se sientan animados y acogidos, y que estamos a su servicio, para ayudarles en un momento muy importante de su vida. Ellos están planificando exámenes o con el discernimiento sobre qué carrera estudiar o qué trabajo van a encontrar… Animarles a pensar en las cosas que pueden iluminar esas decisiones que tienen que tomar. Cuando me toca en mi diócesis confirmar, les recuerdo que la fe les puede aportar muchas cosas, que no renuncien a ella de antemano. Y a los que están lejos, pues extender la mano por si les podemos ayudar en algo.

Lorena Jorna

Quizás te pueda interesar

Plasencia acogió la 108ª Jornada Mundial del Migrante y del Refugiado

Las tres diócesis de Extremadura celebraron el sábado 24 de septiembre en Plasencia la 108ª Jornada Mundial…

Celebrada la VIII Jornada de Estudios de Derecho Matrimonial y Procesal Canónico

El pasado sábado 17 de septiembre ha tenido lugar en la Sala Carolina Coronado del Seminario Diocesano,…

El sacerdote Gianni Vettori nombrado hijo adoptivo de Cáceres

Hace unos meses, el Instituto de Enseñanza Secundaria «Ágora» de la ciudad de Cáceres propuso al sacerdote…

Ir arriba
X