Ante el accidente de Moraleja: El trabajo es para la vida ¡ni una muerte más!

Un nuevo accidente laboral tiñe de luto al mundo del trabajo, con 1 herido, un muerto y dos desaparecidos, ocurrió la mañana del jueves 24 de mayo cuando Valentín Parras, perdía la vida y Alberto Lozano, de 88 años, jubilado que visitaba a sus antiguos compañeros y José Miguel Santos, hijo de Miguel Santos, herido, resultaban desaparecidos, en su puesto de trabajo en la «Industrias Oleícolas Sierra de Gata».

Ante la muerte, en accidente laboral, de nuestros hermanos trabajadores, la Delegación Diocesana de Pastoral Obrera y la HOAC quieren manifestar ante la opinión pública lo siguiente:

Como trabajadoras y trabajadores, nos queremos unir al inmenso dolor de las familias de Valentín, Alberto y José Miguel, compañeros de trabajo de la empresa de «Industrias Oleícolas Sierra de Gata», amigos y allegados, ofreciéndole nuestra más fraternal
solidaridad, y al mismo tiempo, expresar la rabia y la impotencia que sentimos, como personas del Mundo Obrero y como cristianos.
La Iglesia del Señor que peregrina hacia el Reino en Coria-Cáceres, desea hacerse eco de las necesidades y angustias no sólo ya de los parados sino, también, de los que tienen trabajo y padecen los mal llamados «accidentes» laborales.

Para nosotros como cristianos y para toda la Iglesia Católica, como se afirma desde su Doctrina Social, la dignidad, la salud y la vida de cualquier trabajador, constituye el bien más preciado. El valor del trabajo no reside en su rentabilidad económica, ni siquiera en el producto o servicio que genera, sino que el verdadero valor del trabajo está en la persona que lo realiza. Dios quiere que el trabajo sea para la vida. Hacemos una llamada a todos para que, desde la Administración, las Empresas, los Sindicatos y los mismos trabajadores, se cumplan las leyes de prevención existentes y se pongan cada vez más medios para lograr las mejores condiciones laborales desde el propio contrato de trabajo hasta los aspectos de seguridad e higiene. Al mismo tiempo que lamentamos esta sensible pérdida para sus familiares, compañeros y amigos. Encomendamos a Dios a nuestros hermanos Valentín, Alberto y José Miguel para que gocen de la plenitud de la vida en la casa del Padre y a sus esposas, hijos, padres y familiares les ayude a vivir el consuelo y la paz.

¡No a la siniestralidad laboral!

Quizás te pueda interesar

Fallece el sacerdote Pedro Tovar

Fallece el sacerdote Don Pedro Tovar. Ordenado sacerdote el 11 de junio de 1949, fue párroco de…

Fallece el sacerdote Santos Palomero

El padre Santos Palomero González, misionero de la Preciosa Sangres, falleció este 21 de junio a la…

Semana de la Caridad en Coria

Cáritas Interparroquial de Coria celebró nuevamente este año la Semana de Caridad durante la tercera semana de…

Ir arriba
X