APERTURA DEL AÑO DE LA VIDA CONSAGRADA EN NUESTRA DIÓCESIS DE CORIA-CÁCERES

20141218-vida

«Bendito sea Dios en los carismas con que embellece a su Iglesia»

¡Júbilo, agradecimiento, asombro, esperanza, memoria, alegría, profecía, presente apasionado, futuro esperanzado, Iglesia… Son algunas de las palabras que los hombres y mujeres de la Vida Consagrada tendrán como ecos que resuenen en su corazón siempre, pero muy especialmente, durante todo el año dedicado a la Vida Consagrada, por expreso deseo de nuestro querido Papa Francisco.

El centro y motivo de esta celebración es Jesucristo, cuya llamada, que nos precede y acompaña siempre, sedujo y continúa seduciendo, a tantos hombres y mujeres de nuestra diócesis. Una llamada a seguir a ese amor incondicional del Corazón de Cristo para anunciarle, amarle y servirle en todos, especialmente en aquellos a los que les pesa la vida y se encuentran orillados en los sistemas sociales y económicos de nuestro mundo. Los religiosos, en su consagración enteramente a Dios con sus votos de pobreza, castidad y obediencia son, a pesar de sus limitaciones, un tesoro para la Iglesia, así lo reconoció y agradeció don Francisco con sus palabras, siempre cercanas y cariñosas.

Un acontecimiento tan importante, por la riqueza que entraña, no podía ser menos que celebrado con una solemne eucaristía presidida por el señor obispo, don Francisco Cerro Chaves, concelebrada por el vivario para la Vida Consagrada, don Florentino y por sacerdotes diocesanos y religiosos.

Fueron muchas las personas consagradas y laicos que participaron en tan gozosa celebración, el día 30 de noviembre, en la Concatedral de Santa María y el día 1 de diciembre en la catedral de Coria.

El señor obispo enmarcó sus homilías en los tres grandes acontecimientos que se celebrarán en nuestra diócesis a lo largo del 2015: el Año de la Vida Consagrada, el V centenario del nacimiento de Santa Teresa y el XIV sínodo diocesano.

En el inicio del tiempo litúrgico del Adviento, nuestro prelado, invitó a los asistentes a ser profetas como Juan Bautista y a esperar a Jesús como María, «con inefable amor de Madre».

Don Francisco, agradeció reiteradamente la labor de la CONFER de Coria-Cáceres, la presencia y la encomiable labor que realizan los religiosos, las religiosas, la vida monástica, los institutos seculares y las órdenes de vírgenes consagradas en nuestra diócesis.

Un gran panel, con los nombres de los 43 carismas de Vida Consagrada que embellecen a la Iglesia, recortaba su silueta en nuestros templos catedralicios.

La CONFER de Coria-Cáceres, agradece a todos, los que de uno u otro modo, participaron y acompañaron este evento gozoso y celebrativo de la apertura del Año de la Vida Consagrada.

Jara Redondo Rivas

Quizás te pueda interesar

¡Que llueva la paz!

El sábado 17 de diciembre tendrá lugar la XXI Marcha por la Paz en el Paseo de Cánovas, en Cáceres, saliendo a las…

Jesús Pedro Rodríguez, nuevo diácono permanente

La diócesis cuenta desde el 8 de diciembre, solemnidad de la Inmaculada Concepción de María, con un…

La solidaridad del taller misionero de San José, Santiago y Manos Unidas

El Taller Misionero de las parroquias de Santiago y San José, de Cáceres, ha abierto su puesto…

Ir arriba