Benedicto XVI: Un humilde trabajador de la viña del Señor

20110211-benedicto-xvi

El pasado 31 de diciembre, en el día de uno de sus predecesores, San Silvestre, papa bajo el emperador Constantino, nos dejó el amado papa emérito Benedicto XVI, dentro de la octava de Navidad, su tiempo litúrgico favorito. Nos dejaba un Papa que se veía a si mismo como “un humilde trabajador de la viña del Señor”. En sus casi ocho años de pontificado, el papa alemán, nos ha dejado un gran patrimonio espiritual y doctrinal, formado por las encíclicas, Deus caritas, Spe salvi, Caritas in veritate; además de abundantes exhortaciones apostólicas y homilías, un magisterio muy rico que quedará para las futuras generaciones de los hijos de la Iglesia.

Comenzaba Benedicto XVI su pontificado con la encíclica Dios es amor y terminaba sus días en esta tierra con tres palabras “Señor, te amo”. La clave del pontificado de Benedicto XVI ha sido la centralidad de Jesucristo, “no se comienza a ser cristiano -escribía- por una decisión ética o una gran idea, sino por el encuentro con un acontecimiento, con una Persona”. No es tanto una tesis programática de su pontificado, sino un alegato apasionado del amor como sentimiento más universal, amor hacia Dios y entre los hombres.

Benedicto XVI condujo la barca de la Iglesia por el mar de la historia con los ojos puesto en el amor de Dios, en la persona de Jesucristo. Nos enseñó que Él nos amó primero y de una manera gratuita, que su amor no depende de nosotros, sino que es un amor incondicional. Este amor de Dios iluminó toda la vida de Ratzinger y pretendió, como verdadero apóstol de Jesucristo, iluminar la vida del rebaño que le había sido confiado por las sendas de amor. El mismo papa manifestó en el año 2006 que, su deseo al escribir la primera encíclica era iluminar, con el texto, la vida del cristiano.

El legado del papa emérito ganará en importancia y consideración con el paso del tiempo. Demos gracias a Dios por este servidor bueno y fiel y pidamos a Señor que reciba en las moradas eternas al que fue su vicario en la tierra.

 

Diego Zambrano López

Vicario General

Quizás te pueda interesar

Nueva campaña de Manos Unidas

La desigualdad se ha convertido en la mayor amenaza y el mayor desafío a nivel mundial. Para…

2 de febrero, Jornada de la Vida Consagrada «Caminado en esperanza»

«Caminando en esperanza». Este es el lema con el que la Iglesia celebra el 2 de febrero la Jornada de la Vida…

Exposición de pintura a favor de Cáritas Diocesana

Cáritas invita a adquirir cuadros en la exposición solidaria cuya autora Dª María Dolores Sanz Úbeda donó en…

Scroll al inicio