Cáritas presenta su memoria de 2018 año en el que atendió a 987 personas

20190626-caritas

Cáritas Diocesana de Coria-Cáceres ha presentado hoy a los medios de comunicación su memoria correspondiente a 2018, año en el que se ha prestado ayuda a 987 personas, un 7 por cientomenos que en 2017, siendo beneficiadas de estas ayudas un total de 2.341 personas.

Damián J. Niso Chaves, Director de Cáritas Diocesana de Coria-Cáceres, ha comenzado su intervención subrayando que esto datos son rostros, personas que son con las que trabajamos, las cifras suben o bajan pero lo importante es esa persona, que está pasando necesidad, en situación de vulnerabilidad y sin recursos suficientes para poder llevar una vida digna.

«Esa es nuestra dedicación. No somos una ONG, somos la propia Iglesia preocupada por las personas de nuestro entorno que padecen necesidad«, ha señalado Niso.

El director de la entidad ha agradecido a todos los voluntarios de Cáritas diseminados por toda la Diócesis de Coria-Cáceres, unos 800, por dar voz a las personas que lo necesitan, la labor de los 30 técnicos, socios y donantes de la entidad, así como las distintas administraciones públicas.

Ignacio López Cea, Delegado Episcopal de Cáritas Diocesana de Coria-Cáceres, ha presentado la campaña «Tu compromiso mejora el mundo« que pretende mostrar la forma de vivir comprometida en Cáritas, con un referente, Jesús de Nazaret, poniendo a los más pobres en el centro. Además, ha indicado tres frentes en los que se vuelca la entidad para transformar la realidad desde el compromiso cristiano: movilidad humana, cuidado de la casa común y la economía social.

Además, ha recordado las palabras del papa Francisco en sus primeros días de sumo pontífice sobre conseguir una Iglesia que sea para los pobres y desde los pobres.

Por su parte, Inmaculada Godoy, Secretaria General de Cáritas Diocesana de Coria-Cáceres, presentó el informe de 2018, tras una mención al VIII Informe FOESSA, en el que constataba que «la exclusión social se estanca en una sociedad cada vez más desvinculada«, presentado por Cáritas Española el 12 de junio.

Aunque arroja datos mejores que en 2013, fecha del anterior informe, no llegamos a alcanzar el panorama social y económico de 2007, momento en el que comienza la crisis.

La Fundación FOESSA también ha elaborado un informe sobre Exclusión y Desarrollo Social en Extremadura que presentaremos el próximo 2 de octubre junto con las Cáritas Diocesanas de Mérida-Badajoz y Plasencia.

Godoy adelantó que en el informe se refleja que Extremadura es la segunda comunidad autónoma con la mayor tasa de exclusión, superando en casi 5 puntos a la media nacional. A pesar de estos datos, la situación de Extremadura mejora y recorta 7,7 puntos respecto a 2013, cuando la tasa se situó en 30,9 por ciento.

En las 96 Cáritas Parroquiales de Coria-Cáceres se ha prestado ayuda a 987 personas, un 7 por cientomenos que en 2017, siendo beneficiadas de estas ayudas un total de 2.341 personas. El perfil de las personas atendidas es similar al del año pasado, existiendo únicamente un ligero aumento en el número de inmigrantes respecto al de españoles. En cuanto a la composición familiar se nota un aumento en el número de jóvenes entre 18 y 24 años, destacamos también que la media de miembros de la unidad familiar ha descendido hasta el 2,37 frente a 3 miembros que informábamos en la memoria 2017.

Respecto a las ayudas prestadas desde las acogidas parroquiales destaca con un 80 por cientolas destinadas a cubrir necesidades básicas, seguidas de las ayudas para acceder o mantener la vivienda y las dirigidas a garantizar el acceso a la educación.

Para el sostenimiento de su actividad, las Cáritas Parroquiales invirtieron en 2018, 362.496,56 euros lo que supone casi un 9 por cientomenos que en 2017 y un 99’9 por cientode fondos propios aportados por socios, donantes, colectas y actividades parroquiales para la autofinanciación de la acción de Cáritas.

Respecto a los datos de los programas complementarios de atención específica a las familias en 2018, la secretaria de Cáritas ha destacado, entre otros aspectos, que desde el programa de empleo se constata que el 24,5 por ciento, un punto y medio por encima del año pasado, de las personas que necesitan ayuda de Cáritas, están trabajando, siendo el 31 por ciento sustentadores principales de su hogar.

«Hoy en día el trabajo no supone la inclusión, por eso hablamos de precariedad laboral«, ha expuesto.

Por otro lado, para el desarrollo de todos los programas y proyectos especializados indicados en la memoria, Cáritas Diocesana de Coria-Cáceres ha invertido un total de 1.138.858,92 euros lo que ha supuesto un 5 por cientomenos que en 2017. Al contrario que las Cáritas Parroquiales, esta financiación procede en un 59 por cientode fondos públicos y un 41 por cientode fondos privados de entre los que destaca la aportación de socios y donantes.

Cáritas cuenta con 809 voluntarios y 34 trabajadores, además de 305 socios y 410 donantes, así como entidades que colaboran en el sostenimiento de la actividad de Cáritas.

Presentación Memoria de Cáritas Diocesana de Coria-Cáceres 2018

El pasado 12 de junio Cáritas Española presentaba el VIII Informe FOESSA, en el que constataba que «la exclusión social se estanca en una sociedad cada vez más desvinculada». Aunque arroja datos mejores que en 2013, fecha del anterior informe, no llegamos a alcanzar el panorama social y económico de 2007, momento en el que comienza la crisis.

La vivienda como motor elemental de la desigualdad, el desempleo como realidad persistente y la precariedad laboral que está llegando a convertirse como una forma de vida estructural en nuestra sociedad; destacan como las dimensiones de la desigualdad que no solo no somos capaces de superar, sino que vemos como la brecha se va agrandando en una sociedad muy polarizada, en la que cada vez es más difícil pasar de los niveles bajos a los altos. Una novedad que destaca el informe es precisamente el hecho de que dentro de la «sociedad integrada se está produciendo una reconfiguración en dos grandes sectores: un primer grupo, que es el mayoritario, denominado la sociedad de las oportunidades, que integra a dos tercios de la población de España; y un segundo grupo, que conforma lo que hemos llamado la sociedad insegura y en la que estarían unos 6 millones de personas. Este grupo de la sociedad insegura se mueve en el filo de la navaja. Está en la antesala de la exclusión. E intuye que ante una eventual sacudida, en una nueva crisis, su sostén económico se quebrará.» Por el contrario los que se encuentran en «la sociedad de las oportunidades, están en una situación acomodada» y presentan una cierta «fatiga de la solidaridad»

La Fundación FOESSA también ha elaborado un informe sobre Exclusión y Desarrollo Social en Extremadura que presentaremos el próximo 2 de octubre junto con las Cáritas Diocesanas de Mérida-Badajoz y Plasencia. Adelantar de dicho informe que Extremadura es la segunda comunidad autónoma con la mayor tasa de exclusión, superando en casi 5 puntos a la media nacional. A pesar de estos datos, la situación de Extremadura mejora y recorta 7,7 puntos respecto a 2013, cuando la tasa se situó en 30,9 por ciento.

En Cáritas Diocesana de Coria-Cáceres analizamos con esperanza, los datos que presentaremos a continuación, sin embargo, mostramos preocupación por la falta de empatía que se está generando hacia aquellos que quedan anclados en la exclusión y sin oportunidades para superar esa situación. Por eso nuestro compromiso más profundo es por la defensa de derechos, debiendo superar el concepto de privilegios.

Nuestro primer nivel de atención son las Cáritas Parroquiales, en nuestra diócesis existen 96 Cáritas Parroquiales desde las que se ha prestado ayuda a 987 personas, un 7 por cientomenos que en 2017, siendo beneficiadas de estas ayudas un total de 2.341 personas. El perfil de las personas atendidas es similar al del año pasado, existiendo únicamente un ligero aumento en el número de inmigrantes respecto al de españoles. En cuanto a la composición familiar se nota un aumento en el número de jóvenes entre 18 y 24 años, destacamos también que la media de miembros de la unidad familiar ha descendido hasta el 2,37 frente a 3 miembros que informábamos en la memoria 2017.

Respecto a las ayudas prestadas desde las acogidas parroquiales destaca con un 80 por cientolas destinadas a cubrir necesidades básicas, seguidas de las ayudas para acceder o mantener la vivienda y las dirigidas a garantizar el acceso a la educación.

Para el sostenimiento de su actividad, las Cáritas Parroquiales invirtieron en 2018, 362.496,56€ lo que supone casi un 9 por cientomenos que en 2017.

Todos estos recursos provienen en un 99’9 por cientode fondos propios aportados por socios, donantes, colectas y actividades parroquiales para la autofinanciación de la acción de Cáritas.

Pero lo más destacado de la atención que prestan los 773 voluntarios de las Cáritas Parroquiales a las personas y a las familias que solicitan ayuda, no son los recursos invertidos, ni quien los aporta, ni siquiera el número de ayudas prestadas o el número de personas atendidas, lo que realmente importa es el compromiso que cada voluntario adquiere con todas y cada una de las personas que necesitan de su tiempo, dedicación y entrega.

Para conseguir una respuesta integral a las necesidades que presentan las personas y familias que acuden a Cáritas, la acción parroquial está complementada con programas de atención específica, desde los cuales pretendemos dotar a cada individuo de las herramientas necesarias que les ayuden a alcanzar una autonomía y desarrollo pleno. Desde un enfoque de derechos trabajamos aspectos relacionados con:

El acceso al empleo

Una de las dimensiones de la exclusión que destaca el informe FOESSA es la precariedad laboral. Desde nuestro programa de empleo constatamos que el 24,5 por ciento, un punto y medio por encima del año pasado, de las personas que necesitan ayuda de Cáritas, están trabajando. Esto pone de manifiesto que hoy en día tener un trabajo no garantiza estar incluido.

El número de personas que acuden por primera vez al programa de empleo se ha reducido hasta el 25 por cientofrente al 31 por cientodel año pasado, sin embargo, el número de personas atendidas en 2018 que ya venían siendo atendidas en años anteriores, ha aumentado en este periodo, lo cual nos confirma el estancamiento de la exclusión del que habla el informe. Nos alegra que sea el programa en el que más ha descendido el número de personas atendidas, un 17,5 por ciento, pues es signo de que se está produciendo una cierta mejoría. Sin embargo, nos sigue preocupando que el 31 por cientode las personas atendidas son sustentadores principales, es decir, el miembro del hogar que más aporta.

De las 195 inserciones conseguidas a través del servicio de intermediación de Cáritas, el 24 por cientode ellas fueron en el régimen de trabajadoras del hogar, y el resto como, auxiliar de ayuda a domicilio, hostelería y en la rama agraria.

El 67 por cientode las personas usuarias del programa de empleo no alcanzan la educación secundaria, 5 puntos por encima del dato del año anterior. Por ello hemos seguido apostando por la formación como la mejor vía para salir de la exclusión. Los cursos impartidos han sido:

– 1 Curso de Operaciones básicas de cocina -Cáceres

– 1 Curso de Operaciones básicas de restaurante y bar -Cáceres

– 2 Cursos de atención sociosanitaria a personas en instituciones sociales -Cáceres y Montehermoso con certificado de profesionalidad

– 1 Curso de limpieza en espacios abiertos e instalaciones industriales -Montehermoso

– 1 Escuela de trabajadoras del hogar.

– 5 Talleres de Técnicas de búsqueda de empleo -3 en Cáceres y 2 en Montehermoso

– 1 Taller de mejora de las competencias sociolaborales -Cáceres

– 1 actividad formativa de experiencias en empresas -Cáceres

El acceso a la vivienda

La vivienda ha pasado de ser un «derecho» a convertirse en un «bien de especulación» inaccesible para una parte de la población. El informe destaca que en 2 años el alquiler de la vivienda ha subido un 30 por cientoy que 2 millones de personas viven con la incertidumbre de quedarse sin vivienda. El caso más extremo de esta vulneración es el de las personas en situación de sin hogar acompañadas desde Centro Vida, donde las 16 plazas han tenido una ocupación del 93 por cientocon una media de estancia de 21 días por persona. El número total de personas atendidas ha sido 256.

Desarrollo integral

El entorno familiar es fundamental para el pleno desarrollo del individuo. En Cáritas conocedores de la importancia de la familia y su cuidado, desarrollamos varias actuaciones que favorezcan que este entorno sea saludable y permita a todos sus miembros un desarrollo integral. Por ello, más allá de las ayudas económicas o materiales que se puedan aportar, desarrollamos talleres encaminados a favorecer el desarrollo y la autonomía personal, las relaciones entre los miembros de la unidad familiar y de éstos con su entorno social.

El programa de mujer continúa apoyando las acciones de los 7 grupos existentes, 5 en el entorno rural y 2 en Cáceres capital, específicamente enfocados al desarrollando de talleres de salud, crecimiento personal y habilidades, y en los que han participado 124 mujeres.

El envejecimiento de la población es uno de los grandes retos a los que nos enfrentamos actualmente como sociedad. Esta situación afecta a múltiples variables con connotaciones muy importantes como el relevo generacional, el sostenimiento del sistema de protección, la supervivencia de las zonas rurales, etc…En Cáritas trabajamos para garantizar que la protección a los mayores más vulnerables, a los que cuentan con menos recursos y a aquellas familias que cuentan con menos ayudas para atender a sus mayores, esté garantizada. Contamos con un servicio de ayuda a domicilio que atendió en 2018 a 45 mayores.

Migrantes con derechos

Nuestra tarea es la de acoger, proteger, promover e integrar a las personas migrantes. Garantizar sus derechos y vigilar para que se les dé un trato digno, como personas humanas también es tarea de Cáritas. Durante el año 2018, desde el programa de inmigrantes, se han realizado esfuerzos para garantizar el acceso a plazas de alojamiento a personas refugiadas que, por su especial circunstancia, se ven en una situación de máxima vulnerabilidad. Las respuestas ineficientes del Estado dejan a muchas de estas personas a la deriva, fuera del sistema. La información, orientación y asesoramiento son vitales a la hora de acogerles, 370 personas se han beneficiado de estos servicios, además, llevamos a cabo acciones encaminadas a la promoción y la integración como son los talleres de cultura, habilidades personales y sociales, clases de castellano, etc…Debemos seguir trabajando para romper con los estereotipos y decir claramente que, aunque les rechazamos, les necesitamos. Abrir las mentes y fomentar la hospitalidad dentro de nuestra sociedad. Los extranjeros alcanzan el 47 por cientode la exclusión social.

Para el desarrollo de todos los programas y proyectos especializados, Cáritas Diocesana de Coria-Cáceres ha invertido un total de 1.138.858,92 € lo que ha supuesto un 5 por cientomenos que en 2017. Al contrario que las Cáritas Parroquiales, esta financiación procede en un 59 por cientode fondos públicos y un 41 por cientode fondos privados de entre los que destaca la aportación de socios y donantes.

QUIENES SOMOS

En Cáritas estamos muy orgullosos de quienes somos: 809 voluntarios, 34 trabajadores, 305 socios y 410 donantes, así como de las entidades y empresas que colaboran en el sostenimiento de nuestra actividad.

Pero no por ello dejamos de estar preocupados por la crisis que está viviendo la solidaridad. Por esa «fatiga de la compasión» que también analiza FOESSA destacando que, «se están generando perfiles críticos con las ayudas sociales. Más del 50 por cientode la población expresa que ahora ayudaría menos que hace diez años.» Nuestros socios han disminuido aunque han aumentado los donantes, los voluntarios también están en descenso. Hacemos pues un llamamiento a la sociedad, a través de vosotros los periodistas que os encontráis aquí hoy a los que os damos las gracias por el trabajo que hacéis, para advertir de los peligros de la desvinculación que estamos viviendo y de la necesidad de adquirir responsabilidades compartidas, de tomar conciencia de las consecuencias de las decisiones que tomamos a nivel político, social y económico y sobretodo, de la necesidad de compartir nuestro compromiso con las personas más vulnerables, porque solo así podremos llamarnos sociedad.

Presentación Memoria de Cáritas Diocesana de Coria-Cáceres 2018

Quizás te pueda interesar

El sacerdote Gianni Vettori nombrado hijo adoptivo de Cáceres

Hace unos meses, el Instituto de Enseñanza Secundaria «Ágora» de la ciudad de Cáceres propuso al sacerdote…

XIX Concurso para la elección del cartel oficial de la Semana Santa de Cáceres 2023

Calendario de actos y cultos de la UCP – curso 2022/2023 La Unión de Cofradías Penitenciales de…

Bienvenida de Marchagaz, Santa Cruz de Paniagua, Palomero y el Bronco a su nuevo párroco

El pasado jueves 22 de septiembre tuvo lugar en la parroquia de San Miguel Arcángel de la…

Ir arriba
X