Carta a los niños con motivo de la Navidad

20200301-diegozambrano

Queridos niños:

En una ocasión escuché a un catequista de mi parroquia una historia que me encantó.

En cierta ciudad de Oriente había un ciego llamado Guno, que tenía la costumbre da salir todas las noches a pasear por las oscuras calles, con un candil encendido.

Una de aquellas noches coincidió con un amigo que, gracias al candil, se dio cuenta de que era Guno, el ciego. Extrañado, al verlo con la luz encendida, le dijo:

– Amigo Guno, ¿qué haces tú siendo ciego llevando un candil en la mano?

El bueno de Guno, respondió:

– No lo llevo para alumbrarme yo, conozco las calles de memoria. Llevo la luz para que los demás encuentren su camino cuando me vean a mí.

Qué bonito el mensaje de Guno, el ciego: Iluminar a los demás con su luz.

Los amigos de Jesús celebramos con alegría la Navidad, porque hemos descubierto que éL es la Luz que viene a iluminar los corazones de todas las personas, ayudándolas a encontrar el camino que lleva hacia el Cielo.

Eso mismo hacen los misioneros. Ellos han sido testigos privilegiados del amor de Jesús y, entusiasmados, se han puesto en camino para que los que viven lejos, también puedan conocerle y descubrir la alegría de saber que Dios los ama como nadie.

El día del Bautismo recibiste a través de tus padrinos una vela encendida como símbolo de que Jesús, Luz del Mundo, había entrado en tu corazón. Ahora te toca a ti llevar «el candil» siempre encendido.

Quizás te estás preguntando: ¿Cómo puedo yo ser Luz para otros?

Te propongo tres formas sencillas y prácticas:

La primera, con la ORACIóN: Si rezas frecuentemente a Jesús, la llama que ilumina tu corazón, nunca se apagará.

La segunda, con tu PALABRA: puedes comentar con otros niños la historia de Jesús: Cómo se preocupaba por todos, sobre todo, por los que más atención necesitaban; contarles sus parábolas, tan lindas y llenas de misericordia…

La tercera, COOPERANDO: Estas navidades vas a tener muchos regalos. La Infancia Misionera te enseña que también puedes ser feliz compartiendo tus cosas con otros niños que no tienen nada. Colabora para que se llene «la Hucha de Compartir» y tus ahorros, junto con los de otros niños, se conviertan en escuelas, dispensarios, alimentos … y llenen de amor otros hogares.

Os doy las gracias a todos por la generosidad con la que siempre participáis. Un candil y otro y otro… formarán una cadena de candiles, capaces de iluminar los lugares más oscuros de la Tierra, donde se encuentran tantos niños y niñas que «viven a oscuras». Podéis ser su LUZ.

Pido al Niño-Dios que bendiga a tu familia y os ilumine siempre con la Luz de la Felicidad.

¡Feliz Navidad!

Diego Zambrano López

Administrador Diocesano. Coria-Cáceres

Quizás te pueda interesar

Fallece la madre del obispo Mons. Pulido

Ha fallecido Doña Victoria, madre de Mons. Pulido, Obispo de Coria-Cáceres. El presbiterio y toda la familia…

Homenaje de Mata de Alcántara a D. Luis Romero Sevilla

En la tarde del lunes 8 de agosto, en el marco de sus fiestas patronales,  el pueblo…

Nuevos nombramientos para el Colegio Diocesano José Luis Cotallo

El Obispo de Coria-Cáceres, Monseñor Jesús Pulido ha realizado los siguientes nombramientos con fecha de 28 de…

Ir arriba
X