Carta de las religiosas del convento San Pablo agradeciendo a toda la diócesis la oración

20200616-convento-sanpablo

Las religiosas del convento San Pablo en Cáceres han enviado una carta agradeciendo a toda la diócesis la oración y el apoyo ante las circunstancias que han vivido en estas últimas semanas.

«El Señor ha estado grande con nosotras y estamos alegres» sal.125

Queridos Hermanos/as, amigos y familiares: ¡Paz y Bien!

Es una gran alegría dirigirnos a vosotros y vosotras para agradeceros todo lo que habéis pedido e interesado por nosotras durante este largo mes en el que la mayoría de las hermanas de la comunidad se contagiaron de COVID-19. Fue a partir de una analítica rutinaria que practicaron a dos hermanas cuando saltó la alarma. Estas dos hermanas dieron positivo. Podéis imaginar cual fue el disgusto que todas recibimos ante tal noticia. Es cierto que en semana santa estuvimos casi todas refriadas con variedad de síntomas, pero no nos dimos cuenta ya que nadie sufría fiebre. Solo podemos confesar que el Señor nos ha acompañado y ayudado desde el primer momento, lo hemos palpado de una manera clara como una prueba de un Padre Dios que cuida de quien ha entregado su vida a su servicio. Tanto es así que ninguna hermana tuvo que guardar cama ni ser hospitalizada. Durante todo este tiempo hemos podido llevar la vida de fraternidad y litúrgica en parte, que es lo que más nos costaba. Ya sabéis que esta pandemia lo más recomendable es el aislamiento y la separación, esto para una fraternidad clariana es casi imposible pues cuando menos lo pensábamos nos encontrábamos todos en la capilla como era lo más natural, como nos dice el salmo «nuestro refugio era el Señor». Por fin después de varias analíticas, el día de la festividad de Jesucristo sumo y eterno Sacerdote recibimos la buena noticia, el médico nos comunicaba que todas habíamos dado negativo. La explosión de alegría fue desbordante y la palabra que salía de nuestros labios no era otra que «gracias y alabado sea el Señor». Esa misma tarde como acción de gracias después de tanto tiempo sin poder rezar y contemplar al Señor juntas en la custodia, se expuso el Santísimo y pasamos toda la tarde en adoración.

De nuevo a todos y a todas hermanos/as y a tantos amigos, conocidos y familiares que habéis estado cerca de nosotras rezando y preocupándoos por nosotras, ¡gracias!

Hermanas Clarisas de San Pablo, Cáceres

11 de junio 2020

Ir arriba
X