¿Catequesis con gritos?

20171228-elgrito-debelen

Es verdad los niños gritan mucho, a nosotros se nos va la paciencia y, a veces les gritamos para poder dar la catequesis. Pero no vamos a hablar de esos gritos, pues a todos se les trata con mucho cariño. Los equipos de catequistas tienen una paciencia infinita a pesar de que muchos niños incordian, no atienden… y dan ganas de gritarles, pero pensamos que Jesús no los trataría así y, por eso, cada catequista tiene muy claro que el razonamiento pedagógico y el cariño es la mejor catequesis.

Nosotros en las parroquias del Espíritu Santo, Guadalupe y Sda. Familia de Cáceres hemos gritado porque hemos vivido el adviento basándonos en el famoso cuadro que se titula «El Grito» que fue pintado por Edgard Munich en 1893. En él se representa el dolor ante los sufrimientos producidos por situaciones adversas. El cuadro tiene tal fuerza expresiva que es uno de los más caros del mundo y es considerado precursor del estilo expresionista.

¿Qué tiene que ver el grito con la catequesis? pues lo hemos asociado al tema del trimestre: «La Palabra de Dios da vida». Dios oye el grito de dolor de su pueblo y manda a Moisés a liberarlo. Nosotros queremos oír el grito de dolor de millones de niños del mundo en situaciones de extrema indigencia y hemos trabajado los Derechos de la Infancia «catequizados» desde la Palabra de Jesús que es acogida por tantas personas que se implican en darles la dignidad de hijos de Dios ofreciéndoles, alimento, cultura, educación, alegría, juego, defensa, protección, auxilio, identidad, integración, amor de familia…

Cientos de niños han reflexionado en la catequesis y se han comprometido a oír su voz y a extenderla con un disco de 10 canciones donde se expresa el grito de millones de niños pidiendo dignidad. Las familias también han gritado elaborando sus murales contra la explotación infantil y aportando soluciones con acciones y frases para abrir puertas, ventanas y pantallas que ofrezcan acciones defendiendo los derechos de los niños como hizo Jesús.

Hemos gritado de verdad en las celebraciones de grupos y en las del domingo. Hemos gritado con el villancico «Tú eres su Voz» vestidos con hojas de periódico para indicar que la Palabra de Dios nos interpela en la vida diaria. Nuestro grito ha sido de denuncia y de serenidad porque la letra invitaba a «vivir la Navidad defendiendo los derechos de los niños y siendo su voz en los medios de comunicación, aunque a veces sean tratados con indiferencia como expresan los periódicos arrugados del belén de Guadalupe; pero eso no impedirá que entre ellos también nazca Jesús si nosotros somos su voz.

Dicen que gritar en el campo abierto es bueno para la salud. Gritar contra las injusticias es bueno para la sociedad. Gritar para pedir ayuda puede salvar vidas. Dar gritos a los niños en la catequesis y en cualquier lugar es una fatal pedagogía. Sin embargo hacer que en el periódico de «La voz de Belén» se oiga el grito a favor de millones de niños y que cada persona se entrene con el compromiso semanal ayudará a despertar conciencias.

Así lo hemos vivido en la catequesis vivencial desarrollando la dimensión social de la fe. Os lo contamos con la alegría de estar unidos a otras parroquias de la diócesis que tantos esfuerzos ponemos en transmitirles la fe para hacer una humanidad y una iglesia mejor.

Equipo de catequesis parroquias Trébol

Ir arriba
X