Concentración y Vigilia por el trabajo Decente

20211007-trabajodecente

MANIFIESTO

«Ahora más que nunca, Trabajo Decente»

Un año más, diversas entidades de Iglesia nos juntamos en la Iniciativa Iglesia por el Trabajo Decente para desarrollar acciones en torno al 7 de octubre, Jornada Mundial por el Trabajo Decente. La experiencia de años anteriores nos confirma la importancia y necesidad no sólo de visibilizar este día, sino también la riqueza de seguir trabajando y reforzando la coordinación desde las ITD locales para que el derecho al Trabajo Decente forme parte de las agendas políticas, sociales y eclesiales.

La primera vocación de la persona es trabajar. Y eso le da dignidad, la dignidad que lo asemeja a Dios.

En este momento en el que hemos pagado y seguimos pagando un alto precio por la pandemia, tanto en vidas humanas como laboralmente, la pandemia está llevando a una precarización cada vez mayor del trabajo. El riesgo es que nos golpee un virus todavía peor, el del «egoísmo indiferente», por desgracia, la dignidad del trabajo está muy pisoteada. ¡Tantos hombres y mujeres que no son libres de trabajar! Son forzados a trabajar para sobrevivir, nada más. Vemos cómo crece el número de las personas que han perdido su empleo y no encuentran otro para poder vivir dignamente, enfrentándose a situaciones prolongadas de paro o de trabajo precario o incluso en condiciones abusivas, Son trabajos forzados, injustos, mal pagados, y que lleva a las personas a vivir con la dignidad pisoteada.

Piensa en los trabajadores, en los jornaleros, que trabajan por una retribución mínima y no 8, sino 12, 14 horas al día. Esto sucede hoy, en todo el mundo, pero también aquí. Piensa en la empleada del hogar que no tiene retribución justa, que no tiene seguridad social, que no tiene derecho a pensión. Esto no sucede sólo en Asia. Sucede aquí. Piensa en los jóvenes apartados del mundo laboral o que acceden a él en condiciones de precariedad. Esto no sucede sólo en América. Sucede aquí.

Toda injusticia que se hace sobre una persona que trabaja es pisotear la dignidad humana, por el contrario, la vocación que te da Dios es muy bella: crear, recrear, trabajar. Pero esto se puede hacer cuando las condiciones son justas y se respeta la dignidad de la persona.

Ahora más que nunca hemos de defender el trabajo decente, para que en estas situaciones, el trabajo sea fiel reflejo de la sagrada dignidad de la persona. Es esencial que, como Iglesia, tomemos conciencia de la importancia del trabajo para la vida de las personas y de la necesidad de defender el trabajo decente. Sin olvidar que para que el trabajo sea bueno, debe contribuir al desarrollo humano integral de todos.

El 7 de octubre, Jornada Mundial por el Trabajo Decente nos unimos a muchos hombres y mujeres, creyentes y no creyentes, que conmemoran hoy la Jornada Mundial del Trabajo Decente, con aquellos que luchan para tener justicia en el trabajo, con aquellos empresarios valientes que llevan adelante su trabajo con justicia.

Os invitamos a todos a que participéis. También invitamos a todas las organizaciones de Iglesia y a los sindicatos y organizaciones sociales con los que compartimos la necesidad de reivindicar la urgencia de recuperar la dignidad del trabajo, para que haya trabajo para todos y éste sea decente, Participad en la «Concentración» que celebraremos a las 20,00h en la Plaza Mayor de Cáceres, en la escalinata de la ermita de la Paz y a las 20,30h en la «Vigilia por el Trabajo Decente y Por el Cuidado de la Creación» en la Concatedral de Santa María.

Tendremos en cuenta todas las medidas higiénico/sanitarias, que estos tiempos de pandemia requieren.

Pidamos a Dios que nos ayude a luchar por la dignidad del trabajo, para que haya trabajo para todos y que haya, «Ahora más que nunca, Trabajo Decente».

Miguel ángel González Sáiz

Delegado Diocesano de Pastoral Obrera

Ir arriba
X