Concretando el «Hacia un nosotros cada vez más grande»

20211004-migrantes-guadalupe

¡Vamos a Guadalupe! Peregrinos venidos de todo el mundo, migrantes y refugiados que viven en Badajoz, Mérida, Don Benito, Plasencia y Cáceres, nos hemos encontrado a los pies de la imagen de la Virgen, ella migrante y refugiada, para mostrar que el lema «Hacía un nosotros cada vez más grande» es ya una realidad en nuestros pueblos y ciudades, en los colegios y parroquias, en esta tierra de emigrantes.

Unos 200 migrantes y refugiados admirados de la belleza de la naturaleza de las Villuercas. Una migrante peruana escribe: «nuestro viaje es muy emotivo y lleno de sorpresas. El recorrido muy bello, lleno de vegetación maravillosa, exuberante vegetación. Te llena la imaginación, parece que estás ingresando un lugar maravilloso y mágico. Esos árboles de tanta variedad y tamaño, arboledas muy extensas que nos deleitaban en nuestro recorrido. El viento moviendo sus hojas. Ver esa tranquilidad del paisaje en contraste con el azul del cielo y el contraste de las nubes. Nos deleitamos de tanta belleza que encierra la creación. Sea alabanza a nuestro Dios». La naturaleza nos ayuda a ser un «nosotros cada vez más grande» en estos días dedicados al Cuidado de la Creación.

Mons. José Cobo, obispo responsable de migraciones, y D. Xavier Gómez, director del departamento de migraciones, nos ayudaron a reflexionar de manera sencilla pero profunda. Fueron directos, claros, cercanos. Una vez celebrada la Eucaristía del peregrino, tomaron la palabra los migrantes para hacer propuestas concretas que deben interpelar a la sociedad extremeña y a la Iglesia.

Los migrantes y refugiados «extremeños» nos solicitan:

1.- Vivimos con vosotros. No hemos venido a quitar nada, sino a aportar. Los regularizados ya están cotizando. Pero a muchos se nos obliga a trabajar sin contrato. Queremos ayudar a esta sociedad. Trabajo con dignidad.

2.- Esta sociedad ha de aprovechar nuestra gran formación. Somos profesionales muy formados.

3.- Nuestros hijos menores deben vivir con nosotros.

4.- Mucha burocracia. Hay abogados que no deben hacer negocio de nuestra situación.

5.- La Iglesia no ha de tener al migrante como tema tabú. Que hable más de lo perjudicial que es el racismo.

6.- La Iglesia extremeña ha de defender los derechos humanos en la persona del Migrante y refugiado.

7.- Ofrecemos unirnos más entre nosotros para el bien de toda la sociedad.

8.- Queremos integrarnos más en las comunidades parroquiales, ya somos catequistas, voluntarios, estamos en asociaciones… No nos cierren sus puertas, somos católicos. Ya celebramos la fe desde la diversidad y ponemos nuestra vitalidad.

Al terminar la Jornada, todas estas propuestas quedaron a los pies de la Madre, la Reina de la Hispanidad, pero con la voluntad de que se conviertan en realidades que hagan que el nosotros extremeño crezca con los migrantes y refugiados que viven entre nosotros. Ellos están por el «nosotros más grande». ¿Y tú y tu parroquia?

Ir arriba
X