CRS y Caritas Nepal en ayuda de las víctimas del terremoto

nepal-terremoto-2015

OMPRESS-NEPAL -27-04-15 Catholic Relief Services -CRS, la conocida organización católica de acción caritativa norteamericana, ha comprometido una cantidad inicial de 725.000 dólares para ayudar a Nepal y a los países afectados. Una docena de especialistas en emergencias de CRS van de camino a Katmandú, la capital de Nepal, donde muchos edificios se derrumbaron por el terremoto de magnitud 7,8 que tuvo su centro a unos 80 kilómetros al noroeste de la ciudad, según informa CRS Newswire.

El número oficial de víctimas supera ampliamente las 3.000 y sigue subiendo, puesto que todavía no se ha llegado a muchas aldeas alejadas. Ha habido una avalancha mortal en el Monte Everest pero, según parece, es una de las muchas que se han sucedido por todo el Himalaya.

«La gente está en estado de shock y se van a enfrentar a una fría noche a la intemperie», comentaba, justo después del terremoto, un miembro del personal de CRS India, Kushal Neogy, que está en Katmandú. «No hay electricidad. Es una situación caótica con un sentimiento de pánico», añadía. «La gente de la zona está confundida, los mercados cerrados, y los productos de primera necesidad son caros y difíciles de conseguir».

Cuando el personal de CRS llegue a Katmandú, trabajará con Caritas Nepal y Caritas India así como con Caritas Australia que cuenta con personal sobre el terreno. «Hemos enviado de inmediato material de refugio de emergencia y para agua potable, material sanitario y de higiene porque se espera que sea lo más urgente», señalaba el representante de CRS en India, Tony Castleman. Dadas las condiciones de frío, CRS también está enviando mantas a la zona. Desde la India se están trasladando hacia Nepal, por carretera, reservas para atención de emergencias, mientras se adquieren a nivel local otros artículos.

«El rescate es la primera prioridad», afirmaba el padre jesuita Pius Perumana, director de Caritas Nepal, con base en Katmandú. «Muchas personas han perdido sus hogares y están en la calle o a la intemperie, así que intentaremos proporcionarles alimento y refugio temporal».

Nepal y las regiones vecinas son conocidas por su actividad sísmica, pero no de esta magnitud. «Es el peor terremoto que he sufrido en mi vida», señalaba el padre Perumana. «Gracias a Dios que cuando ocurrió el terremoto era de día y, día de fiesta, muchas personas estaban fuera de casa».

Ir arriba
X