Día del Mundo Rural en Extremadura: «Todos se van… y lo que había nos lo quitan»

20170502-rural

Cada año, es un encuentro esperado, la celebración del día del Mundo Rural en nuestra iglesia en Extremadura. Este primero de mayo, las tres diócesis de la autonomía se hicieron presentes con los militantes y consiliarios, en un paraje primaveral de la Ermita de Sopetrán -Almoharín. Hubo presencia significativa de zonas rurales de nuestra región: Las Hurdes y comarca del Alagón, Vegas Altas del Guadiana, Campiña Sur de Badajoz y Vegas Bajas. La vida, el contenido y calor del encuentro lo puso el Movimiento Rural Cristiano, que bajo la campaña «Todos se van…y lo que había nos lo quitan», quiere hacer una llamada de atención al grave problema del despoblamiento de nuestros pueblos.

Dio comienzo el día con la presentación de un grupo que invitó a la contemplación de nuestros pueblos, en sus pobrezas y esperanzas. Un recorrido por lo que va desapareciendo en el mundo rural: transporte, enseñanza, jóvenes, servicios sanitarios…etc., nos hizo rezar «que va Dios mismo en nuestro mismo caminar», animados por el Papa Francisco: «…tengan la certeza que tarde o temprano vamos a ver los frutos».

La mañana estuvo dedicada a exponer experiencias valiosísimas para que en los pueblos pequeños pueda vivir la gente dignamente y se pueda ver a los niños correteando por las calles del pueblo». Alcaldes de pueblos pequeños, animadora de grupos de desarrollo rural y un ingeniero forestal fueron desgranando riquísimas experiencias de incoativas de trabajo, desarrollo forestal, festival de música, atención a los ancianos…etc. para que «un pueblo se vuelva a ilusionar», al decir de un alcalde. Nos mostraron las distintas experiencias cómo podemos pasar de la incredulidad en el desarrollo de los pueblos a la autoestima de un mundo rural vivo, asentando población y generando futuro.

Siempre es de agradecer, y un año más lo demuestra, la presencia de D.Francisco Cerro, obispo de la diócesis de Coria-Cáceres; siempre cercano y a la escucha de lo que el mundo rural nos depara. No es un obispo de visita, sino que desde por la mañana acompaña a la concurrencia hasta por la tarde. Y su palabra se hace luz en la eucaristía.

La eucaristía nos congregó, en la pradera de la ermita, para celebrar que «Dios se pone en pie para juzgar, para salvar a los humildes de la tierra» -Sal.76. La palabra cálida del obispo de «no es tiempo de lamentarnos, sino de ver las luces que tenemos en los pueblos, convencidos de que queda mucho por hacer». Animó a tantos laicos que están en los pueblos, al MRC, invitando a «permaneced en los pueblos y alentad muchas iniciativas, que hay mucho que sembrar. Y no os canséis de trabajar en lo pequeño, en lo pobre, permaneced. No seréis la solución, pero lo que no es solución es no hacer nada».

Las ofrendas fueron el signo vivo, como ofrecimiento del trabajo testimonial de tantos hombres y mujeres, formados en el MRC, que trabajan en las parroquias a pie de calle, al hilo de la vida del pueblo, caminando a la par, con presencia en las poataformas desde donde se juegan los intereses de los pobres.

La comida compartida fue un momento apetecible, donde los productos típicos de cada zona extremeña, allí presente, hizo las delicias de los comensales. Una mesa larga y repleta era el signo más elocuente de la convivencia hermanada.

La tarde se hizo alegre en la fiesta de todos. Un grupo de Tiempo Libre de la escuela parroquial de Miajadas, animó la participación en los bailes, canciones, juegos… ¡como para no terminar!

Hemos sido testigos, los rurales extremeños, de una preocupación urgente como es la despoblación de los pueblos pequeños. Por eso en el manifiesto pedimos: «medidas políticas, fiscales, sociales…que no utilicen como único parámetro el número de la población, sino que se creen y mejoren los servicios a fin de apoyar a las personas a quedarse o asentarse en el mundo rural».

Un día de celebración gozosa y compartida, con el mensaje del papa al fondo: «ustedes son sembradores del cambio. Que Dios les de coraje, alegría, perseverancia, pasión para seguir sembrando»·

Movimiento Rural Cristiano de A.C. Extremadura.

Ir arriba
X