«El anuncio es el primer deber que los cristianos están llamados a ejercer» Rino Salvatore Fisichella

20120524-fisichella

CáCERES, 24 MAYO 2012

Tras la oración y el agradecimiento de Don Francisco Cerro a los ponentes por su disponibilidad, ha dado comienzo el IV Congreso Teológico Pastoral con la ponencia de Mons. Rino Salvatore Fisichella, delegado Pontificio para la Nueva Evangelización.

Para Mons. Fisichella, la nueva evangelización toma fuerza del texto de la carta a los hebreos, donde se dice Jesucristo es el mismo de ayer, hoy y siempre, y no hay ninguna posibilidad de cambio o modificación. El autor de la carta se muestra particularmente interesado en la cohesión de la comunidad.

El prelado ha insistido en que tenemos una responsabilidad en este momento de la historia. «El anuncio es el primer deber del ministerio que los cristianos están llamados a ejercer». No se puede renunciar a él sin ensombrecer el bautismo. «Creer no es la adhesión a un teorema, sino un compromiso de vida, que lleva a la entrega de uno mismo» y esto no es sino consecuencia de haberse encontrado con Jesucristo en una comunidad que lo anuncia de manera creíble.

Pero todo esto pasa, primero por un acercamiento a la persona de Jesucristo y es que, «No se puede creer sin haber escuchado hablar de él, y no podrán escuchar si nadie anuncia, y no podrán anunciar si nadie les envío. Que bellos son los pies de los que anuncian».

La vocación nace en el bautismo y llama a los creyentes a testimoniar creíblemente a Cristo. Ser enviado es intrínseco a la vocación bautismal. Porque el cristiano es portador de Cristo: «aprended de mí porque soy manso y humilde de corazón y encontraréis en mi descanso, mi yugo es suave y mi carga ligera». El yugo que menciona es la invitación a convertirse en discípulos suyos y a compartir la misma vida, a tomar parte en su misión salvífica. Es el reto de los laicos. «La presencia de los laicos en sus ambientes es insustituible y son el preludio necesario para hablar de Jesucristo«.

En otras naciones todavía se conservan muy vivas las tradiciones de religiosidad cristiana. Este patrimonio cultural corre el riesgo de ser desperdigado bajo múltiples procesos, entre ellos, la secularización y las sectas.

El camino de la nueva evangelización debe dar espacio al laico, para que los lugares que sólo ellos pueden alcanzar sean alcanzados por su presencia positiva, para Monseñor, es obvio que su acción será tanto o más eficaz en cuanto que pertenezcan a una comunidad que les anime y sirva como referencia. No se puede ser evangelizador como individuo sino perteneciendo a una comunidad viva.

Palabras a las mujeres

También ha querido dirigir unas palabras a las mujeres: «Tienen un papel determinando y su servicio de genuina evangelización no solo debe ser reconocido, sino sostenido y promovido, como recordaba el apóstol el marido incrédulo se santifica por el creyente» y viceversa.

Ha relatado que sin las mujeres sería imposible tener una catequesis de preparación de la primera comunión, la acción pastoral en la preparación de las madres para el bautismo o cuando llaman a una casa y dan la noticia de Jesucristo resucitado. Estas palabras de reconocimiento de Rino Salvatore Fisichella fueron aplaudidas por los asistentes -y sobre todo por las asistentes

Salvatore Fisichella ha hecho hincapié en que los cristianos deben recuperar el sentido de pertenencia a la iglesia, es necesario insertarse en la vida. Y esto puede lograrse a través de la formación. Transformar la realidad a la luz del evangelio y esto se traduce también en una presencia activa en los ámbitos de la cultura. Y por otro lado, en la Liturgia, la acción principal mediante la cual la iglesia expresa su misma vida.

Es necesario acercarse al mundo, «aprovechar el entierro y el bautismo por ejemplo para llegar a los indiferente, a los que están en búsqueda. La palabra del sacerdote debería ser capaz de provocar la pregunta del sentido de la vida, a través también de los signos y símbolos». A veces la fe cristiana quiere ser arrancada de cuajo en el momento de nacer, sufrir o morir. De aquí proceden grandes enigmas y enfrentan al hombre a inconsolables decepciones.

Para el prelado, descuidar la homilía o improvisarla es una ofensa a la palabra de Dios y humillación a los fieles. El tiempo dedicado a la preparación es tiempo para organizar el ministerio de forma coherente y eficaz y de formación al laicado, dejando en aquellos que nos escuchan conocer siempre la palabra de Dios y los contenidos de la fe. Tras estas palabras el auditorio ha explotado nuevamente en aplausos.

Las últimas palabras de su conferencia se han centrado en cómo vivir la caridad desde el laicado. «A la caridad se la vive en la circularidad entre la fe y el amor». En la fe se comprende cómo Dios Ama, en la caridad se hace evidente cómo los cristianos son fieles a su palabra. En una sociedad caracterizada por el encierro en uno mismo, la responsabilidad compromete a un testimonio que sabe hacerse cargo del hermano más necesitado. Esta es nuestra historia. La de la Iglesia: enfermos crónicos, moribundos, marginados, discapacitados…

Ha resaltado el valor del voluntariado, sobre todo en una época donde parece que todo se puede comprar, deberían multiplicárselos signos que manifiestan que la solidaridad no tiene precio.

«Necesitamos hombres que hagan creíble a Dios en este mundo, con la mirada dirigida hacia a Dios», hombres cuyo intelecto esté iluminado por Dios para que pueda hablar a otros y abrir el corazón de estos. Solamente a través de hombres tocados por Dios podrá él volver a los hombres.

El resumen de esta conferencia podría reducirse a pocas palabras: La nueva evangelización parte de la credibilidad de nuestra vida.

Lorena Jorna

Quizás te pueda interesar

Este jueves, salida de la peregrinación a Lourdes

Tras el parón por la pandemia, la Hospitalidad Ntra. Sra. de Lourdes de la Diócesis de Coria-Cáceres…

El sacerdote Vicente Rebollo, nuevo obispo de Tarazona

El papa Francisco ha nombrado al sacerdote Vicente Rebollo Mozos obispo de Tarazona. Vicente Rebollo es en la actualidad vicario episcopal para Asuntos…

El Nuncio en España, Mons. Bernardito Auza, visitó la archidiócesis de Mérida Badajoz

De izda. a dcha., Mons. Bernardito Auza, Mons. Celso Morga, Mons. Jesús Pulido y Mons. Ciriaco Benavente…

Ir arriba
X