El DIOCE celebra Holywins: Celebrando la bondad

20161028-holywins

Un año más, el pasado 26 de octubre, los alumnos del Colegio Diocesano de la Diócesis de Coria – Cáceres celebran las fiestas del día de todos los santos y de los fieles difuntos. Ambas fiestas nos presentan el gozo de nuestra esperanza en la resurrección. Por eso es una oportunidad para vivir la alegría de nuestra fe y el gozo de vivir unidos como una comunidad fraternal, así reza el lema pastoral del curso: «Contigo soy Iglesia», recordando la implicación sinodal de nuestro centro académico.

«Holywins» es un juego de palabras que en inglés significa «la santidad vence». El día de Todos los Santos es una fiesta del Cielo, en la que descubrimos que hemos sido creados para el Cielo, para la amistad con Dios ya aquí en la tierra, que será plena cuando estemos cara a cara con él en la eternidad. Todo esto pasa por alegrarse de la felicidad de los demás, de nuestros hermanos que nos acompañan en el camino de la vida. Esta celebración no pretende ser un «contra Halloween», a pesar de que éste ha eclipsado lo que verdaderamente se celebra esos días. La comunidad educativa quiere recuperar el verdadero sentido de la fiesta cristiana para nuestros niños y no tan niños. Esta iniciativa nació en París en el año 2002, seguida por miles de niños y jóvenes en el mundo entero todos los 31 de octubre. Ya desde hace unos años también se ha empezado a celebrar en varios puntos de España y en algunos lugares de nuestra Diócesis de Coria – Cáceres.

Desde la Pastoral del Colegio se preparó un material, a modo de propuesta, para que cada aula y ciclo de los diferentes niveles de primaria y secundaria se sensibilizaran sobre esta iniciativa que intenta fomentar la bondad, la paz, la alegría, la fraternidad, la ternura, la compasión, la misericordia, la coherencia, la esperanza y el amor. Para las tutorías se elaboraron documentos catequéticos sobre la llamada universal a la santidad con vidas de santos, para que los niños vivan esta verdad de fe. Además, se invitó a los niños a que fueran disfrazados de santos de modo sencillo y alegre, como de diferentes profesiones, sabiendo que a través de un trabajo bien realizado uno se santifica, también podían participar sin disfrazarse. Además se realizó un acto «tipo» festival de «Holywins» con este horario: Celebración de la Palabra con cantos y ambientación festiva, procesión acompañando imágenes de santos y encuentro fraternal con las castañas asadas, no podía faltar el toque tradicional de nuestros pueblos. Todo esto cuajó en una convivencia llena de ilusión y alegría chispeante.

Ir arriba
X