El Nuncio en España, Mons. Bernardito Auza, visitó la archidiócesis de Mérida Badajoz

20220627-homenaje-nuncio

De izda. a dcha., Mons. Bernardito Auza, Mons. Celso Morga, Mons. Jesús Pulido y Mons. Ciriaco Benavente en la Eucaristía homenaje a los sacerdotes de Mérida Badajoz por sus bodas de oro y plata

El Nuncio de Su Santidad en España, Monseñor Bernardito Auza, visitó este sábado 25 de junio la archidiócesis de Mérida-Badajoz. Lo hizo para participar en el homenaje que recibieron cinco sacerdotes que este año celebraban  medio siglo de ordenación sacerdotal, entre ellos el propio arzobispo, D. Celso Morga y siete que celebran 25 años en el ministerio, a los que se sumaron los que no pudieron celebrarlo el año pasado por la pandemia.

El primer acto del programa se desarrolló en el salón de actos del Seminario. El Nuncio felicitó a los sacerdotes que celebran 25 y 50 años en el ministerio sacerdotal: “A todos ustedes les deseo expresar mi enhorabuena, mi satisfacción, sobre todo a vuestro obispo, que ya conozco desde hace tiempo. Con un sentimiento de unión con el Santo Padre, me habéis invitado a esta gran fiesta del encuentro anual de los sacerdotes”. Más adelante, Mons. Auza recordaba que el papa Francisco habla de las cercanías de los sacerdotes: cercanía a Dios, a sus obispos, al resto de los compañeros sacerdotes y a sus fieles.

Tras las palabras del Nuncio se imponían las medallas de la diócesis a los que celebran bodas de oro y plata y tomaba la palabra un sacerdote de cada grupo homenajeado: D. José Antonio Salguero, D. David Martínez y D. Manuel Fernández Rico. Don Celso Morga recibió como regalo un anillo episcopal.

Cerró el acto el arzobispo de Mérida-Badajoz para afirmar que “nuestra vocación es nuestra salvación, nuestro camino de santidad es nuestro ministerio, no tenemos otro. El Señor nos va a pedir cuentas por ello. Agradezco a todo el presbiterio todo el bien que he recibido de vosotros y pido al Señor que todos seamos fieles. Pidamos al Señor esta gracia, la gracia de la fidelidad, que es también la gracia de la felicidad”.

Finalizada esta primera parte del encuentro daba comienzo la misa en la que se recordaba especialmente a los sacerdotes fallecidos durante el último año. A ella se sumaban nuestro obispo de Coria-Cáceres, Monseñor Jesús Pulido, y el Administrador apostólico de Plasencia, Monseñor Ciriaco Benavente.

Quizás te pueda interesar

Manos Unidas redefine el voluntariado para darle un nuevo impulso

El 5 de diciembre se conmemora el Día Internacional de los Voluntarios, una fecha que busca resaltar…

Exposición de pintura a favor de Cáritas Diocesana

Cáritas inaugura hoy 1 de diciembre una exposición solidaria cuya autora, Dª María Dolores Sanz Úbeda, donó…

Jóvenes de la diócesis se forman sobre el voluntariado

La Pastoral Juvenil ofreció a los jóvenes de nuestra diócesis una charla formativa sobre cómo ser voluntarios….

Ir arriba