El terremoto que «partió» la Catedral

Recordamos en Coria un acontecimiento especial que tuvo lugar hace 259 años: el terremoto de Lisboa que ocurrió el 1 de noviembre de 1755, el día de Todos los Santos. Durante la celebración de la Santa Misa, y mientras el diácono proclamaba el evangelio.

En Coria fallecieron 21 personas, y otras muchas resultaron heridas. La mayor parte de las muertes se produjo por golpes o aplastamientos tras la ruptura y caída de parte de la torre del edificio. Los daños ocasionados en la catedral obligaron al cabildo a realizar una serie de actuaciones. Una de ellas fue vender la plata vieja para obtener medios con los que arreglar algunos desperfectos, «se vendieron muchos objetos como vasos y cruces en desuso». El dinero que se ingresó permitió arreglar la veleta y la cúpula que el terremoto derribó.

Los grandes daños que se registraron en el interior de la catedral, concretamente, en la capilla principal y en el retablo mayor, obligaron al clero a suspender la actividad en el edificio y a buscar otro lugar donde celebrar los actos religiosos. Los sacerdotes optaron por la parroquia de Santiago, pero el intenso frío les hizo irse al Convento de Las Monjas donde «les faltaba espacio».

Tras recorrer diferentes sitios, cuatro años después, en 1759, el Cabildo por fin retomó la actividad con normalidad en la catedral. Ese día, «se hizo una fiesta por todo lo alto» aunque de aquel terremoto hoy quedan las huellas y el recuerdo.

Julián C. Pérez

Quizás te pueda interesar

Nuevos nombramientos para el Colegio Diocesano José Luis Cotallo

El Obispo de Coria-Cáceres, Monseñor Jesús Pulido ha realizado los siguientes nombramientos con fecha de 28 de…

Jóvenes extremeños peregrinan a Santiago y participarán en la PEJ

La Delegación de la Pastoral Juvenil de Coria-Cáceres ha comenzado este jueves 28 de julio su camino…

Laicos de la Familia Spínola visitan Coria

El 24 de julio se unió a la eucaristía dominical en la parroquia de San Ignacio de…

Ir arriba
X