Embarcarse a la misión es cuestión de fe

20240515-jesus-acedo-misionero-diocesano

Entrevistamos a Jesús Acedo, misionero diocesano que regresa a la misión, su próximo destino: Perú.

¿Cómo te sientes en estos momentos antes de partir a la misión a Perú?

Pues un poquito nervioso, pero con muchas ganas y con mucha ilusión de ir. Nos marchamos el 31 de mayo.

¿Cuánto tiempo has estado en España?

Pues un año y medio aproximadamente.  Estuve en Honduras y ahora vamos a la zona de Iquitos, del Amazonas, pues otros tres años.

¿Vuelves con Ocasha? ¿Cómo ha sido la experiencia y por qué volver a la misión?

La experiencia ha sido tan buena que hay que repetir. Hemos tenido muchos problemas, pero nos hemos superado y muy feliz.

Cuando hablas de muchos problemas es porque os cogió una pandemia mundial de la COVID 19 en medio.

Sí, de hecho, yo me contagié allí, pero fui asintomático, se pasó y ya está. Y muchos problemas diarios que es otra realidad, mucho más dura que esta. Pero se van solucionando como se puede y confiando en Dios.

¿Qué esperas de esta nueva misión, de esta nueva etapa en Perú?

Pues lo primero adaptarme y luego lo mismo, poder aportar allí nuestro granito de arena y convivir con las cosas buenas y las cosas malas con la comunidad de Tacsha Curaray.

¿Qué hace que una persona deje toda su vida normal y decida embarcarse en la misión, Jesús?

Pues la fe. Básicamente la fe.

Cuando estás en la misión también te hacen muchas preguntas sobre España, sobre tu vida. ¿Qué es lo que más te cuestionan?

Pues cómo hemos ido allí, que cómo vivimos, un poquito por todo. Lo que pasa es que, en Honduras, por ejemplo, les costó mucho abrirse, es un pueblo muy cerrado. Pero luego ya te preguntan por todo: si te estabas casado, si no, que cómo no estoy casado a mi edad… me preguntaban mucho. En general, pues preguntas normales.

¿Qué es lo que vas a realizar ahora en Perú? ¿Cuál es la misión donde vais a estar y cuáles son las funciones que vais a realizar?

Mira, vamos a un puesto que se llama Tacsha Curaray, que hace 13 años que no hay nadie acompañándolo. Entonces vamos a acompañarlos en el tema pastoral: catequesis, formación de agentes de pastoral… para que cuando nosotros nos vayamos sean ellos los que puedan continuar. Y luego pastoral social, pues todos los problemas que hay allí: abuso de la mujer, maltrato, desnutrición infantil, alcoholismo… todo lo que hay.

¿Cómo podemos colaborar con vosotros?

Primero orando, que es lo primero que se necesita. Y luego cuando lleguemos allí y veamos las necesidades concretas que hay, ya podremos evaluar lo que realmente necesitamos. Y por supuesto también a través de la delegación de emisiones, podemos hacerlo

Jesús, todos los buenos deseos de la diócesis de Coria Cáceres. Te deseamos una buena aventura y que nos lo cuentes siempre.

Pues muchísimas gracias.

Quizás te pueda interesar

Corazón corazonista

El Colegio Sagrado Corazón de Jesús de Cáceres lanza el “Himno Corazón Corazonista”, una pieza musical emotiva…

La Diócesis de Coria-Cáceres celebra el talento joven en el XX Certamen Vocacional

La Semana de Oración por las Vocaciones ha sido el marco perfecto para que la Delegación de…

Cáceres acoge el 14º Congreso Teológico-Pastoral con un enfoque en la esperanza y la alegría

La diócesis de Coria-Cáceres se prepara para la 14ª edición del Congreso Teológico-Pastoral, que este año se…

Scroll al inicio