«¿Está Dios con nosotros?»: Mensaje de esperanza del Administrador Diocesano

20200311-logo-diocesis

Queridos diocesanos:

En estos momentos de prueba quisiera dirigiros una palabra de esperanza que nos ayude a no desfallecer en esta situación.

Ante esta incertidumbre, la tentación más natural es buscar explicaciones y el preguntarnos el porqué, sin embargo como creyentes estamos llamados a hacer una lectura de los acontecimientos que está viviendo la humanidad.

La liturgia de la palabra del domingo III de Cuaresma nos presentaba, en la primera lectura, la experiencia del pueblo de Israel en el desierto, tras la salida de Egipto, y cómo empezó a murmurar contra Dios y contra Moisés diciendo: «¿está el Señor entre nosotros o no?». Es la pregunta que también hoy nosotros nos hacemos ante esta crisis sanitaria provocada por el COVID-19: ¿está el Señor con nosotros…? Sí, su palabra hoy resuena con más fuerza que nunca: «… sabed que yo estoy con vosotros todos los días hasta el final de los tiempos» -Mt 28, 20

Dios ha permitido que nuestra diócesis viva estos momentos en espera de un nuevo Obispo. Si ya de por sí la situación era difícil, a esta porción del Pueblo de Dios que camina en Coria-Cáceres, se le pide el coraje de vivirlo sin el aliento, la palabra y la guía de un Pastor. Hemos experimentado que Dios no abandona a su pueblo y que ha estado, y está con nosotros, y que él es el único Pastor que conduce a su rebaño a verdes praderas.

Quiero confesaros que no han sido días fáciles. A todos nos hubiera gustado tener al Pastor a nuestro lado que nos orientara con su palabra y su cercanía, pero Dios tiene sus planes y sus caminos no son los nuestros…

Por eso, quiero dar las gracias a los que han estado cerca de nosotros en estos días para, juntos, buscar las respuestas equilibradas y prudentes que las circunstancias nos iban demandando. Gracias a todos, sacerdotes y fieles, por vuestra comprensión, vuestra paciencia, vuestros consejos…

Os pido que sepamos aprovechar esta ocasión que Dios está permitiendo, una auténtica cuaresma, que confiemos en Dios que de los males saca bienes y de los grandes males, grandes bienes. Es el momento, como nos decía el Evangelio del domingo pasado, de adorar a Jesús en espíritu y verdad. En uno de mis comunicados os decía que ahora más que nunca nuestras casas son Iglesias domésticas y se cumple la palabra de Jesús: «donde dos o tres están reunidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos» -Mt 18, 20.

Seamos responsables en el cumplimiento de las disposiciones diocesanas y de las indicaciones que nos vayan dando las autoridades sanitarias. De esta manera viviremos la virtud teologal de la caridad a la que estamos especialmente llamados en este tiempo de Cuaresma.

No nos desanimemos. Dios no nos abandona jamás. Con la liturgia de la Iglesia elevemos nuestro corazón: «Oh Dios, que, por tu Verbo, realizas de modo admirable la reconciliación del género humano, haz que el pueblo cristiano se apresure, con fe gozosa y entrega diligente, a celebrar las próximas fiestas pascuales» -Oración colecta IV Domingo de Cuaresma.

En Cáceres, 19 de marzo de 2020, Solemnidad de San José.
Diego Zambrano López Administrador Diocesano.-

Quizás te pueda interesar

Círculo del silencio por las personas en prisión

El jueves 29 de septiembre, a pesar de la lluvia, en la Plaza de San Juan de…

Un nuevo curso para el Seminario: «Una casa abierta para todos»

Iniciamos un nuevo curso en nuestro Seminario Diocesano de San Pedro Apóstol y María Inmaculada de nuestra…

Afiliación del ITPA a la Facultad de Teología «San Isidoro» de Sevilla

En la imagen, el arzobispo de Sevilla, Mons. José Ángel Saiz Meneses junto  a Mons. José Rico,…

Ir arriba
X