Eulalio Acosta: Un homenaje bien merecido

20130620-homenaje

El pasado día 14 de junio la Concatedral de Santa María revestía las galas propias de las ocasiones especiales. No en vano, la cita fijada para las ocho de la tarde podía presumir de reunir, en torno a D. Eulalio Acosta, Director de la Coral Santa María de la Montaña, lo mejor y más florido del panorama musical coral de nuestra Ciudad; acudiendo también a presenciar el acto autoridades representativas de instituciones públicas y privadas que desempeñan la importante función de mecenazgo en este campo, sin las cuales la actividad musical se vería muy afectada.

Eulalio es una persona absolutamente conocida en Cáceres y en otros lugares de nuestra geografía cuyo curriculum, en consecuencia, no voy a detenerme a glosar. Pero sí me detendría a describir su presencia y su hacer de director de la Coral Santa María en la Concatedral cada vez que han sido requeridos para hacer más solemnes y brillantes las diversas celebraciones que, por su importancia, jalonan el año litúrgico. De él destacaría su capacidad de liderar la coral que dirige desde hace tantos y tantos años siempre con proyectos nuevos e ilusionantes, contando con la colaboración tanto de pequeñas formaciones instrumentales de cámara como de otras mucho más grandes, como la Orquesta Joven del Conservatorio Profesional de Música «Hnos. Berzosa» o de la Banda Sinfónica de la Excma. Diputación Provincial, sin olvidar la relación especial que, como no podía ser de otra forma, nos une a él y a mí, como organista de la Concatedral, o a mis hermanos, a la coral Santa María, de la que también forma parte mi madre, y a Modesta, su mujer -homenajeada también pero que sin duda merecería otro dedicado sólo a ella.

Después de las magníficas interpretaciones que nos pudieron ofrecer los coros participantes: el Coro Parroquial de Casar de Cáceres, el coro del Colegio Mayor San José «In Pulso», la Compañía Lírica Extremeña -con mi acompañamiento al órgano, el Orfeón Cacereño y, naturalmente, la Coral Santa María, se pronunciaron los discursos de rigor, llenos de emotividad y enorme cariño hacia Eulalio; y se leyeron los mensajes de quienes no pudieron sumarse al entrañable acto a pesar de que les hubiera gustado hacerlo, en primer lugar la carta del Sr. Obispo y su bendición especial.

La apoteosis final del homenaje, después de la entrega de regalos, consistió en la interpretación conjunta de todos los participantes, y bajo la dirección de Eulalio, acompañados por el órgano, de dos piezas: el Ave verum, de Mozart, y el Va pensiero, de Verdi. No hay palabras para describirlo…

No sé o no quiero acordarme de cuántos años hace que conozco a Eulalio, ni tampoco de cuántos hace que dirige la coral o las demás agrupaciones que ha podido fundar y dirigir; pero tampoco hace falta. Este homenaje se lo merece en todo caso, y deseo de corazón que todavía sean muchos más los que nos haga disfrutar con su buen hacer. ¡Un fuerte abrazo y muchas gracias, Eulalio! … y, como se dice habitualmente: seguimos trabajando.

Francisco J. Sánchez Sánchez,

Organista de la Concatedral de Santa María.

Eulalio Acosta, un amigo singular:

Querido Eulalio, Modesta, Lourdes, Juan y familia. Queridos coros participantes, autoridades, Cabildo Catedral., Instituciones musicales, ciudadanos en general.

El homenaje a Eulalio es bien merecido: homenajeamos al artista que dedicó mucho de su tiempo a formar coros y a alegrar la vida, pero también al hombre incansable en detalles de servicio a los demás , al amigo de sus amigos, a la persona cercana y cordial, al hombre que saborea la vida y disfruta de ella con un buen vino de la tierra, con una comida en casa de Claudio del Casar o paseando por el barrio húmedo de León probando la rica cecina de la tierra o el cocido maragato en la Casa de León en Cáceres o degustando con fruición un frite extremeño regado con vino de pitarra. Eulalio es un vividor en el mejor sentido de la palabra: disfruta -como un enano- de la naturaleza, corretea por las charcas y caminos, fotografía las cigüeñas; es un andarín. Es un enamorado del campo extremeño, sobre todo en los meses en los que la exuberante naturaleza presenta un espectáculo sin igual de colores y olores.

Eulalio es un hombre con una chispa y una gracia extraordinaria: te ayuda a vivir, a ser optimista, a ver la vida en positivo. Se ríe de su sombra, hace felices a los que le rodean. Es connatural en él pero también fruto de una fe profunda, madura y probada. Es, como decía un amigo de ambos «oro puro».

Gracias Eulalio por tu música y tu gracia; por tu vitalidad y tu testimonio. Gracias, Eulalio, por nuestra amistad.

En nombre del Sr. Obispo, ausente por razones pastorales, gracias.

José A. Fuentes Caballero

Deán-Presidente del Cabildo Catedral

Vicario General de la diócesis

Quizás te pueda interesar

Nombramientos diocesanos para el próximo curso pastoral

El Obispo de Coria-Cáceres, Monseñor Jesús Pulido, para proporcionar la mejor atención pastoral de la diócesis, ha…

Este jueves, salida de la peregrinación a Lourdes

Tras el parón por la pandemia, la Hospitalidad Ntra. Sra. de Lourdes de la Diócesis de Coria-Cáceres…

El sacerdote Vicente Rebollo, nuevo obispo de Tarazona

El papa Francisco ha nombrado al sacerdote Vicente Rebollo Mozos obispo de Tarazona. Vicente Rebollo es en la actualidad vicario episcopal para Asuntos…

Ir arriba
X