Experiencia del IV Retiro para las Familias: «Gracias Señor por este regalo, tan necesario para las familias»

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El 7 de marzo asistimos al IV Retiro para las Familias, que tuvo lugar en la Ermita de San Blas y San Benito, cerca de Casar de Cáceres, donde nos juntamos varias familias procedentes de Valencia de Alcántara, Caminomorisco, Casar de Cáceres y Cáceres. El retiro fue organizado por la Delegación diocesana de Familia y Vida, y dirigido por D. Ramón Piñero -delegado y D. Juan Carlos Moro -diácono permanente.

A lo largo del día, en un ambiente relajado, lleno de paz y armonía, fuimos viviendo intensas y profundas emociones, de esas que «calan hondo». Comenzamos la mañana saludando al Señor con los laudes, después escuchamos la entrañable charla testimonio de Inés y Juan Carlos. Seguimos con una bonita y sentida Adoración al Santísimo que estaba expuesto. Llegó la hora de comer donde pequeños y mayores disfrutamos probando las ricas comidas y dulces que habíamos llevado. La sorpresa fue a los postres, donde obsequiamos a nuestro querido Moncho con tres tartas y su merecida canción de cumpleaños feliz -también felicitamos a su madre, Dª. Candela, por haberle dado la vida. Mientras degustábamos las tartas hubo de todo: risas, bromas, anécdotas de niños y abuelos, también conversaciones más profundas de esas que te da pena terminar.

Sobre las cinco, tuvimos el Vía Crucis con las familias. Fue muy especial. Cada estación la hicimos una familia mirando la cruz con un corazón enorme y precioso que portaban los más pequeños. Era enternecedor ver cómo todos los niños querían llevar la cruz. Terminamos con la Santa Misa, presidida por nuestro querido D. Ramón Piñero, acompañado por el diácono permanente y un seminarista. El día pasó volando y empezó a caer la tarde, tocaba recoger pero nadie se movía. Tanto es así que alguien comentó: ¡Qué bien se está aquí! ¿Hacemos las tiendas? – respondió otro.

Queremos expresar nuestro agradecimiento al Señor, a nuestra Madre del Cielo por su intercesión, y a todas las personas que han colaborado con su dedicación y oración, así como a la persona que nos invitó al retiro, Jana. ¡Gracias Señor por este regalo, tan necesario para las familias en los tiempos que corren, y hasta siempre!

Un matrimonio de Cáceres.

Quizás te pueda interesar

Día Internacional de las Personas con discapacidad

Imagen de una jornada de la delegación en 2019 La delegación de personas con discapacidad se suma…

Manos Unidas redefine el voluntariado para darle un nuevo impulso

El 5 de diciembre se conmemora el Día Internacional de los Voluntarios, una fecha que busca resaltar…

Exposición de pintura a favor de Cáritas Diocesana

Cáritas inaugura hoy 1 de diciembre una exposición solidaria cuya autora, Dª María Dolores Sanz Úbeda, donó…

Ir arriba