Formación de los catequistas del arciprestazgo de Montánchez sobre celebraciones con niños

20160229-catequistas

Catequistas de las parroquias de Alcuéscar, Almoharín, Montánchez, Sierra de Fuentes, Torre de Santa María, Torremocha, Torreorgaz y Valdefuentes participaron el 27 de Febrero en una Jornada de Formación y de Retiro sobre la Celebraciones con Niños en Torremocha, dirigida por Roberto Rubio Domínguez, delegado episcopal de catequesis.

Convocados por la coordinadora de catequesis, el encuentro comenzó a las 10 con la oración y que situó a los asistentes en la presencia del Señor y en el ambiente del Sínodo Diocesano y en el campo propio de la Catequesis.

En cuanto a la formación, el delegado explicó las seis tareas necesarias en toda catequesis: conocimiento de la fe -una fe conocida, la Liturgia -una fe celebrada, la formación moral -una fe vivida, enseñar a orar -una fe orada, el Sentido comunitario -un fe eclesial y la iniciación en la misión -entusiasmados y alegres, con esto el Espíritu Santo hará el resto. Además advirtió dos peligros en la Celebración: no son un teatro y no son para lucirse. Y por supuesto destacó los dos pilares imprescindibles: la centralidad de Cristo y la centralidad de la Palabra de Dios.

«Las celebraciones litúrgicas son momentos esenciales que pretenden introducir en el misterio de Cristo, procediendo de algo visible a lo invisible; del signo al significado«, destacó Roberto Rubio.

En el Retiro de la Cuaresma, los catequistas profundizaron y reflexionaron sobre el Año de la Misericordia, partiendo del cartel que presenta al Buen Pastor que carga con una persona herida y que el Papa Francisco describe como la Gran Parábola de la Misericordia: El buen samaritano -Lc 10,25-37

Ir arriba
X