Gozo y desilusión

20110820-jmj-14-cuatro-vientos-042

La JMJ Madrid 2011 ha concluido. La valoración de la inmensa mayoría de los jóvenes peregrinos es muy positiva. «Espectacular», «alucinante» o «increíble» son algunos de los calificativos que le han dado. Y es que no es para menos cuando se ha vivido una experiencia de estas magnitudes, juntándose con dos millones y medos de personas más, la mayoría jóvenes, para vivir un acontecimiento casi único en el mundo, una gran fiesta de fe. El «gozo» se reflejaba en todos los peregrinos.

Junto al gozo algunos peregrinos han manifestado también su desilusión. El gran éxito de la JMJ Madrid 2011 en cuanto al número de peregrinos y el desbordamiento de las previsiones iniciales, ha hecho que algunos de ellos no pudieran entrar en Cuatro Vientos o que no pudieran ocupar sus sitios originalmente asignados. «Una desilusión. Llevaba toda la semana esperando el sábado, el día de Cuatro Vientos y… muy mal, sinceramente», manifestaba Victoria Morato, una de las jóvenes de la diócesis que al llegar a Cuatro Vientos no la dejaron pasar porque ya estaba todo completo.

JMJ - Cuatro Vientos - Jovenes de la Diocesis de Coria-CaceresEn un primer momento se estimó que un 30% de los peregrinos no pudo acceder al recinto de Cuatro Vientos, aunque muchos de ellos pudieron hacerlo a lo largo de la noche, cuando el tapón de la entrada, las prisas y la aglomeración de gente fueron desapareciendo. Otros consiguieron hacerlo durante la mañana del Domingo. Sin embargo, algunos jóvenes de un grupo de Granada manifestaban que madrugaron para ir al Calderón, donde se había dicho que se retransmitiría por pantallas, pero al llegar allí también lo encontraron cerrado porque volvía a haber sito en Cuatro Vientos una vez que la organización habilitó toda la zona de atrás, con lo que la desilusión fue doble.

D. Francisco Cerro, aunque reconoce que «todo encuentro humano, debido al desbordamiento que ha habido, tiene sus limitaciones, fallos e improvisaciones», considera que «ha sido una de las mejores JMJ a las que ha asistido» y hace una valoración «muy positiva de las mismas».

Los jóvenes, como Begoña Iglesias, que sí pudieron pasar la noche en Cuatro Vientos, aguantando la lluvia, el viento y los sustos de las carpas que se cayeron, también han manifestado que «es una pena que algunos no pudieran acceder», pero que ella lo ve como «algo negativo y positivo a la vez, porque ello implica que había mucha gente que quería compartir y expresar su fe con el resto de asistentes».

Para los jóvenes de Coria-Cáceres que no pudieron vivir la fiesta de Cuatro Vientos el Señor quiso regalarles la mayor de las sorpresas. No estaba en el programa, nadie lo sabía, pero al regresar de Cuatro Vientos, la calle lateral del Colegio Santísimo Sacramento, donde la expedición diocesana se alojaba, estaba acotada con cintas de la policía y es que estaba previsto que Benedicto XVI pasase por allí camino del IFEMA, donde se despediría de todos los jóvenes voluntarios que han colaborado en la JMJ. Las autoridades habían anunciado que pasaría en un coche de seguridad, pero he aquí la sorpresa de todos que venía en el papamóvil y pasó, aunque rápido, saludando a todos los que se agolpaban en las aceras de la calle. Fue el último regalo que colmó el gozo de todos los peregrinos media hora antes de partir de regreso para Cáceres.

JMJ - Benedicto XVI pasa junto al Colegio Santísimo Sacramento de Madrid

Quizás te pueda interesar

Se retoma el encuentro arciprestal de Cáceres

El Consejo de Pastoral del Arciprestazgo de Cáceres decidió recuperar el tradicional encuentro arciprestal para el inicio…

Fallece el sacerdote Gregorio de Sande

El sacerdote Gregorio Granado de Sande, natural de Jaraíz de la Vera, falleció este miércoles 10 de…

Jornada por la Vida

Eucaristía: Domingo 14 de abril, 13h. Parroquia Ntra. Sra. del Rosario de Fátima. Preside el Sr. Obispo…

Scroll al inicio