Jornada de la Sagrada Familia: Los ancianos tesoro de la Iglesia y la sociedad

20201227-sagradafamilia

«Los ancianos, tesoro de la Iglesia y la sociedad» es el lema de la Jornada de la Sagrada Familia 2020 que se celebra este domingo 27 de diciembre. La Subcomisión Episcopal para la Familia y la Defensa de la Vida firman una nota con la mirada puesta en la pandemia del coronavirus, donde recuerdan a las numerosas víctimas, entre ellas, «nuestros mayores». De manera especial, señalan «esmeremos nuestros cuidados por los ancianos que todavía están enfermos».

Los obispos explican que el papa Francisco, en su última encíclica, insiste en que «la falta de hijos, junto con el abandono de los ancianos a una dolorosa soledad, es un modo sutil de expresar que todo termina con nosotros, que solo cuentan nuestros intereses individuales». Así, «objeto de descarte no es solo el alimento o los bienes superfluos, sino con frecuencia los mismos seres humanos. Vimos lo que sucedió con las personas mayores en algunos lugares del mundo a causa del coronavirus. No tenían que morir así».

Los prelados destacan que los ancianos son un verdadero tesoro para la Iglesia y para la sociedad. En la nota destacan que en la tradición de la Iglesia hay un bagaje de sabiduría que siempre ha sido la base de una cultura de cercanía a los ancianos, una disposición al acompañamiento afectuoso y solidario en la parte final de la vida.

«Ellos no son meros destinatarios de la acción pastoral de la Iglesia, sino sujetos activos en la evangelización. Ampliemos nuestros horizontes para volver a descubrir la gran labor que desarrollan los mayores en nuestras comunidades», añaden para pedir a las familias cristianas que estén vigilantes «para no dejarse influir por la mentalidad utilitarista actual, que considera que los que no producen, según criterios mercantiles, deben ser descartados».

Los prelados destacan que es necesario en nuestros días recuperar la figura de los abuelos. «Los abuelos son mucho más que los «niñeros». Tampoco debemos verlos ni aceptar que sean meramente un sostén económico cuando vienen tiempos de crisis. ¿Qué pueden aportar los abuelos en la familia? Muchos de nuestros abuelos, desde su experiencia, han superado muchos contratiempos, han descubierto que no merece la pena atesorar tesoros en la tierra, «donde la polilla y la carcoma los roen», y se han esforzado por hacerse un «tesoro en el cielo» -cf. Mt 6, 19-21. Ellos, que son la memoria viva de la familia, tienen la trascendental misión de transmitir el patrimonio de la fe a los jóvenes. Agradecemos la labor silenciosa que llevan a cabo al enseñar a los más pequeños de la casa las oraciones y las verdades elementales del credo. La Palabra de Dios nos dice: Hijo, cuida de tu padre en su vejez y durante su vida no le causes tristeza. Aunque pierda el juicio, sé indulgente con él y no lo desprecies aun estando tú en pleno vigor. Porque la compasión hacia el padre no será olvidada -Eclo 3, 12-14a. En consecuencia, los padres deberán educar a sus hijos en el respeto y la consideración de los abuelos siempre, ya que el amor del abuelo a los nietos, con su gratuidad, su cercanía, su espontaneidad, sus caricias y abrazos, es necesario para ellos».

«En una sociedad, en la que muchas veces se reivindica una libertad sin límites y sin verdad en la que se da excesiva importancia a lo joven, los mayores nos ayudan a valorar lo esencial y a renunciar a lo transitorio. La vida les ha enseñado que el amor y el servicio a los suyos y a los miembros de la sociedad son el verdadero fundamento en el que todos deberíamos apoyarnos para acoger, levantar y ofrecer esperanza a nuestros semejantes en medio de las dificultades de la vida», sentencian.

«Nos dará mucha luz considerar la pandemia del coronavirus como un tiempo de prueba, en el que muchas de nuestras seguridades se desmoronan y en el que estamos llamados a dar una respuesta», añaden para continuar alabando la entrega de profesionales y voluntarios que desde el ámbito civil y desde su compromiso de fe se han desgastado por atender a los más golpeados por esta crisis sanitaria.

«Muchos de nuestros mayores, en la plenitud de su vida, elevan su mirada a la trascendencia, sabiendo discernir lo importante y prescindir de lo pasajero. Esta mirada suya es imprescindible en medio de esta sociedad que muchas veces se aferra a lo temporal y olvida nuestra condición de peregrinos en esta tierra que encaminan sus pasos a la eternidad

Por último, aluden a las palabras con las que el papa Francisco se dirigía a los mayores en una Audiencia general -11.3.2015: «La ancianidad es una vocación. No es aún el momento de «abandonar los remos en la barca». -… Nuestras sociedades no están preparadas, ni espiritual ni moralmente, para dar a este momento de la vida su valor pleno»

Quizás te pueda interesar

El sacerdote Gianni Vettori nombrado hijo adoptivo de Cáceres

Hace unos meses, el Instituto de Enseñanza Secundaria «Ágora» de la ciudad de Cáceres propuso al sacerdote…

XIX Concurso para la elección del cartel oficial de la Semana Santa de Cáceres 2023

Calendario de actos y cultos de la UCP – curso 2022/2023 La Unión de Cofradías Penitenciales de…

Bienvenida de Marchagaz, Santa Cruz de Paniagua, Palomero y el Bronco a su nuevo párroco

El pasado jueves 22 de septiembre tuvo lugar en la parroquia de San Miguel Arcángel de la…

Ir arriba
X