Julián Carlos hace veinticinco años

20151116-julian-carlos

Acababa yo de ser nombrado párroco de Perales del Puerto, cuyo nombramiento era de los últimos firmados por el Obispo Don Jesús Domínguez Gómez, que falleció antes de tomar posesión, haciéndose cargo de nuestra Diócesis, como Administrador Apostólico Don Santiago Martínez Acebes, Obispo de Plasencia. En estos primeros días de mi ministerio sacerdotal en esta parroquia, era ordenado sacerdote Don Julián Carlos Pérez Domínguez, natural del pueblo al que me habían destinado, sustituyendo al querido Don ángel, cuya vida Dios guarde en su gloria.

Eran unos momentos de alegría aquellos días de la ordenación en Cáceres y la primera misa celebrada en la parroquia de tu pueblo, Perales del Puerto. Me viene a la memoria el recuerdo de preparar lo mejor posible el templo parroquial para que el misacantano celebrara la primera Eucaristía en la que, hasta aquel momento, había sido su parroquia. A partir de ahí, ya pertenecerías a otras comunidades y grupos parroquiales a los que habías de ser destinado y siempre con ese ánimo y ese espíritu que te ha caracterizado.

Han pasado veinticinco años, el día diez de Noviembre del 2015, con otras personas distintas y con comunidades parroquiales, que se han ido formando a tu lado, siempre con vistas a seguir a Jesús, que debe ser el centro de nuestras vidas, le damos gracias a Dios con la celebración de la Sagrada Eucaristía, en presencia del Sr. Obispo, un grupo de sacerdotes, y un buen número de fieles de la ciudad de Coria, por estos veinticinco años sacerdotales. De ti, el Sr. Obispo resaltó en la homilía estos tres momentos en tu vida, que te deben animar a seguir: 1º Enseñar a rezar, así te recuerda alguna persona; 2º tus preferidos, los sencillos, así te has mostrado siempre, y 3º eres acogido y querido por la gente, así te lo demostramos todos. Por otra parte, dándonos las gracias por todo, tú nos dabas esta respuesta: 1º Te sientes contento y es maravilloso por el Sínodo en el que estamos implicados; 2º por el Año de la Misericordia, que vamos a comenzar: ante los problemas y las debilidades, la Iglesia está llamada a sanar estas miserias, y 3º por la gente que está a tu lado: «gente, como vosotros, trabajando, resulta bonito».

¡Julián Carlos, yo, como persona, que me ha tocado estar a tu lado ó bien, con tu familia, que no dejan de ser parte de ti ó bien, contigo directamente; te pido, que sigas siempre con ese buen hacer y con esa entrega y generosidad a los demás!

Román Fernández Martín

Quizás te pueda interesar

La Diócesis contará con un nuevo diácono permanente desde el día de la Inmaculada

El próximo jueves, 8 de diciembre, solemnidad de la Inmaculada Concepción de María, a las 18:30 horas,…

Rezo del rosario por las calles

Una treintena de jóvenes se reunió en  la Plaza  de san Blas el 28 de noviembre. El…

Hermanamiento mariano entre Torrejoncillo y Puebla de la Calzada

Torrejoncillo y Puebla de la Calzada hermanados por la “Pura”. El domingo 27 de Noviembre de 2022…

Ir arriba