La Catedral de Coria acogió la celebración del Día del Corpus

20150611-coria

La Iglesia, al llegar el Corpus, quiere ser solidaria con las personas que más lo necesitan, a través de Cáritas, enseñándonos a que el Cristo presente en la Sagrada Hostia, nos remite a los pobres, a los enfermos. Esta fiesta, celebrada en la Catedral el 7 de junio, estuvo presidida por Obispo, el Cabildo Catedral, autoridades, Cofradías, niños de primera comunión y un buen número de fieles, sirvió para que todos sintiéramos y viviéramos lo que la Sagrada Eucaristía es.

Don Francisco, en el momento de la homilía, además de resaltar la procesión como la más importante de todas y agradecer la participación de todos los asistentes, explicó que Dios nos quiere tanto, que se queda con nosotros. Señaló tres claves, que no podemos olvidar: 1ª La Eucaristía, nos lleva a Jesucristo: Si es sincera nuestra participación, hemos de hacerlo nuestro gran Amigo; 2ª nos lleva a la caridad: Nuestra conversión pasa por el bolsillo y 3ª nos lleva a formar una gran unión con la Iglesia: en estos momentos, tiene un recuerdo para nuestro Sínodo Diocesano, en el cual, tenemos que comprometernos para bien de nuestra Diócesis, sintiéndonos así en comunión con la Iglesia.

El día del Corpus, es el día en que Jesús sale por nuestras calles y plazas para ser adorado y proclamado. Es una fiesta, en torno a la Sagrada Eucaristía donde reconocemos la presencia de Dios bajo las especies de pan y vino, siendo llevado por nuestros pueblos y ciudades para que le reconozcamos como el Señor de nuestras vidas. «Desde siempre, cuando llega este día, todos nos disponemos a celebrarlo con la mayor alegría, con los mejores sentimientos y con las mejores galas, -explica Román Fernández-, sabiendo todo lo que significa esta solemnidad: Cristo Jesús, saliendo del anonimato de cada día, quiere salir por los lugares por donde nos movemos para que le reconozcamos como el Señor que está presente en nuestra vida«.

Román Fernández Martín

Ir arriba
X