La Cruz de Lampedusa presente en la Misa Crismal en Coria

20180328-misa-crismal

Los sacerdotes de la Diócesis se reunieron junto a su obispo para celebrar la Misa Crismal en Coria el Miércoles Santo. En procesión desde la iaccedieron hasta la catedral por la puerta del perdón en la ciudad cauriense. Antes de comenzar la celebración, los jóvenes introdujeron en la catedral la Cruz de Lampedusa, bendecida por el Papa Francisco y realizada con maderas de barcas naufragadas en el Mediterráneo, está recorriendo la diócesis como signo del drama de los migrantes y refugiados del mundo, para concienciar sobre esta situación.

Francisco Cerro Chaves, presidía la Eucaristía donde los sacerdotes renuevan su compromiso de entrega, delante de religiosos y religiosas así como numerosos laicos que participaron en la celebración. En la celebración, además, se bendijeron los óleos -enfermos y catecúmenos y se consagra el santo crisma. «Hoy es un día para dar gracias a Dios por nuestros pastores, los sacerdotes«, comenzó el prelado diocesano. «Sobre todo en este día que nos preside la cruz de Lampedusa, que nos recuerda que no estamos exentos de sufrimiento y dolor».

El obispo recordó en la homilía que el sacerdote debería vivir tres claves delante de la Cruz, recogidas también en las propuestas del Sínodo: «que seamos hombres seducidos por la misericordia de Cristo. Para decirles a los hombres de este mundo cómo sabe Dios. Sacerdotes que experimentan que son amados por Dios. Segundo, pastores que amén a este pueblo. Bien formados y sencillos y por último, seducidos por los pobres, que son nuestros señores. Cercanos a ellos».

Después comenzaron los ritos propios de la Misa Crismal. En el momento de la renovación de las promesas sacerdotales, los fieles son invitados a orar por él y por los demás sacerdotes y diáconos. Posteriormente se bendijo el óleo de los enfermos y el de los catecúmenos y se consagró el Santo Crisma. Para la consagración del Crisma, al igual que en la consagración de la misa, todos los sacerdotes presentes extendieron la mano derecha, aunque no pronuncian la oración, que solo es declamada por el obispo. El aceite para los óleos es aportado por los confirmandos de la Diócesis cada año en un encuentro anterior durante la Cuaresma.

Este gesto simboliza la unión de la comunidad de creyentes, cada sacerdote lleva esos óleos a su parroquia y si no ha podido acudir a esta celebración, el Arcipreste es el encargado de hacerlo. De esta forma en cada una de las parroquias de nuestra diócesis, el óleo usado es el mismo que el del resto. En algunos Arciprestazgos existen crismeras -digamos, ánforas grandes para facilitar la distribución al Arciprestazgo y que los párrocos no tengan que acudir a la Catedral a por ellos.

Quizás te pueda interesar

El sacerdote Gianni Vettori nombrado hijo adoptivo de Cáceres

Hace unos meses, el Instituto de Enseñanza Secundaria «Ágora» de la ciudad de Cáceres propuso al sacerdote…

XIX Concurso para la elección del cartel oficial de la Semana Santa de Cáceres 2023

Calendario de actos y cultos de la UCP – curso 2022/2023 La Unión de Cofradías Penitenciales de…

Bienvenida de Marchagaz, Santa Cruz de Paniagua, Palomero y el Bronco a su nuevo párroco

El pasado jueves 22 de septiembre tuvo lugar en la parroquia de San Miguel Arcángel de la…

Ir arriba
X