«La formación del laico no puede olvidar la parte espiritual» Xavier Novell

20120524-xavier-novell

CáCERES, 24 MAYO 2012

La segunda sesión de la tarde ha sido a cargo de Xavier Novell, obispo de Solsona, el más joven de España. Su ponencia sobre la formación de los laicos ha ido acompañada de su propia experiencia como persona, sacerdote y por último obispo. Para situarnos en antecedentes, el prelado ha explicado el contexto de su diócesis, una diócesis pequeña, desconocida, rural, sin demasiadas instituciones y movimientos, con una experiencia humilde y concreta.

Antes de ser nombrado obispo, Xavier Novell fue sacerdote en la misma diócesis. Una de sus tareas principales fue la de la formación de los laicos, 14 años de ministerio junto con los jóvenes, donde entregó lo mejor de sui tiempo. Y es que tras dos años después de su el obispo le nombró director de una escuela de agentes de formación juvenil.

«Me tocó inventar el formato concreto de esa escuela y trabajar con ahínco para conseguir alumnos, que no era fácil y superar las numerosas dificultades. Conseguimos unos 200 alumnos en 12-13 años de historia, que no está mal«. La transformación pastoral de Solsona, se ha debido según el prelado a la bendición que Dios está realizando a través del laicado que se está formando en esa escuela. «Mis predecesores siempre han hablado maravillas de esta escuela. Un revulsivo un motor de la regeneración pastoral«. Para él, «Los laicos comprometidos en las parroquias o delegaciones han pasado por esta escuela si no hubiese existido el desierto pastoral sería impresionante«.

La escuela de formación de laicos es semillero de la pastoral de la diócesis.

Mons. Jaume Traserra, predecesor de Xavier Novell, procedía de Barcelona, secretario general, vicario general y obispo auxiliar de Barcelona antes de dividirse esta, profesor y decano de la facultad de teología y que conocía la gran variedad de instituciones, a pesar de todo, quedó prendado de esa escuela de formación de laicos, «se quedó como profesor, habló tan bien que consiguió crear curiosidad en sus hermanos obispos vecinos. Los limítrofes han acabado creando una escuela imitación de esta«.

Y posteriormente pasó a contestar la pregunta que todos los asistentes tenían en la mente: ¿Qué es lo que hizo que valorara esta pequeña escuela por encima de otras instituciones» El hecho diferencial es su carácter integral, que incluye la formación espiritual de sus alumnos.

El próximo sínodo de los obispos, tendrá como tema la nueva evangelización y su formación. Entre sus objetivos indica: «La formación y el cuidado con el que es necesario sostener a los evangelizadores no se reducirá a una simple preparación técnica será sobre todo una formación espiritual una escuela de la fe a la luz del evangelio de Jesucristo, bajo el espíritu para vivir la paternidad de Dios». Novell añade: «¡Qué bien! Hemos acertado 12 años antes».

Para el prelado el problema consiste en que en muchas de las formaciones de laicos nos centramos en charlas, ponencias y conferencias teóricas y olvidamos la parte espiritual creyendo que en las parroquias se ofrecerá esto. No siendo así en muchas ocasiones.

Las tres claves de la escuela de formación de laicos que propone el prelado se basan en: formación espiritual, escoger profesores preparados, y el acompañamiento espiritual.

Formación espiritual. En muchos de los laicos a veces hay ausencia de vida espiritual. Espacio para encontrarse con Dios y establecer una relación personal con él.

«Cuando llegué al seminario no sabía que eran las vísperas«, explica Novell, «pero en el seminario descubrió ese espacio. Quise crear un seminario para los laicos, para que se encontraran con el Señor, el curso de agentes de pastoral juvenil tenía que incorporar aquellos elementos que nos cambió en el seminario, había que rezar cada día laudes y vísperas, retiros, silencio etc, como en el seminario. No en toda la diócesis se entendió, por ser considerado preconciliar o conservadurista, pero se llevó a cabo, no sin dificultades«. Por ejemplo, con ejercicios de 6 días en silencio. «Nos dijimos, con los laicos también funciona y nos lanzamos a la formación espiritual».

Un segundo elemento de la escuela es escoger profesores en comunión con la iglesia. A veces las personas encargadas son por necesidad y no tienen la formación adecuada. No vale cualquiera. «Se pensó en lo que habíamos vivido en el seminario y en Roma. Tenemos que ofrecer una formación similar. Introducción a la teología… etc, tertulias pastorales o temas importantes como la nueva evangelización.»

Un tercer detalle de la escuela es el acompañamiento espiritual. «Los alumnos que han aprovechado esta oferta han hecho un progreso en todos los sentidos extraordinario. Cambio sobre la moral católica, deseo de comprometerse, etc.«.

También ha hablado de otras experiencias, como un acercamiento hacia los alejados con la escuela «volver a creer» o el «proyecto alfa», cenas en un formato cercano y amable, y no habitual al discurso catequético para conseguir llegar a mucha más gente.

Las conclusiones de Xavier Novell han sido claras y basadas en su experiencia: una formación de laicos en este tiempo debe apuntar a la nueva evangelización, que cada diócesis reciba un itinerario de formación de adultos en esta clave. Los laicos que deben engrandecer a nuestra Iglesia van a ser conversos. «Habrá mayor o menos secularización en las diócesis, pero mayoritariamente entre los 20-40 se ha cortado la transmisión de la fe y si la han recibido ha sido superficial. Muchos de los que se consideran católicos tienen que ser evangelizados. La primera etapa debe ser el anuncio del evangelio. Por lo tanto hay que formar un equipo que se encargue de esto».

En segundo lugar, es necesario un itinerario que ayude a descubrir a Cristo y que tenga un estilo catecumenal. «Es necesario un proceso de reiniciación cristiana. El credo, desarrollado, tratado, orado, celebrado, una verdadera catequesis, acompañamiento espiritual, formación moral…que permita a los lacios llegar a una fe adulta y madura».

El proyecto que intenta impulsar en la diócesis de Solsona es que en cada parroquia haya un grupo de personas que pueda empezar un equipo catecumenal para llegar a la madurez en la fe y que puedan después ingresar en la escuela teológica y que a la conclusión de ese itinerario -4-5 años puedan ejercer posteriormente su apostolado, donde elijan.

Lorena Jorna

Quizás te pueda interesar

Este jueves, salida de la peregrinación a Lourdes

Tras el parón por la pandemia, la Hospitalidad Ntra. Sra. de Lourdes de la Diócesis de Coria-Cáceres…

El sacerdote Vicente Rebollo, nuevo obispo de Tarazona

El papa Francisco ha nombrado al sacerdote Vicente Rebollo Mozos obispo de Tarazona. Vicente Rebollo es en la actualidad vicario episcopal para Asuntos…

El Nuncio en España, Mons. Bernardito Auza, visitó la archidiócesis de Mérida Badajoz

De izda. a dcha., Mons. Bernardito Auza, Mons. Celso Morga, Mons. Jesús Pulido y Mons. Ciriaco Benavente…

Ir arriba
X