«La mejor inauguración que recuerdo»

????????????????????????????????????

El Seminario Diocesano inauguró el curso académico 2015-2016 en la Concatedral de Santa María, Cáceres, con una celebración en la que tres seminaristas recibieron ministerios laicales y otros tres el rito de admisión.

«Ha sido la mejor inauguración que recuerdo y la que más breve se me ha hecho», decía José David, uno de los seminaristas menores, al concluir los actos en el templo. Después de dos horas de actos seguidos, tuvo que ser amena para que alguien diga eso.

La celebración eucarística sirvió no sólo para inaugurar el curso, sino que en ella Roberto y Obed -DdMP, seminaristas de sexto curso, recibieran el ministerio del acolitado: ministerio laical que capacita para servir al altar en las celebraciones, dedicando una atención especial a la Eucaristía; William, en quinto, recibió el ministerio de lector y Carlos, Flores y Robert el rito de admisión al sacerdocio, por el que ellos públicamente se comprometen a formarse para tal fin y la diócesis a poner los medios para que ello sea posible.

Los familiares y amigos del seminario llenaron la Concatedral para acompañar a los seminaristas en los importantes pasos que han dado. Don Francisco Cerro, durante la homilía, al hilo de la fiesta litúrgica que se celebraba, los santos arcángeles, les dio las claves que deben regir sus ministerios como lectores, acólitos y futuros sacerdotes: «‘Quién como Dios’, nombre del arcángel Miguel, os animará a tener presente siempre a Dios, a confiar en él y a vencer las dificultares. Gabriel, ‘Fortaleza de Dios’, el que anunció la llegada del Mesías; hay que ser fuertes para anunciar el Evangelio, para anunciar a Cristo. Y con el arcángel Rafael, llevar la ‘Medicina de Dios’ a los enfermos, pobres y necesitados».

Tras la Eucaristía, las palabras del Rector, Miguel ángel Morán y de D. Francisco inauguraban oficialmente el curso, cuya lección inaugural estuvo a cargo de D. Afrodisio Hernández Casero, nuevo director espiritual del Seminario, sobre «La Misericordia, el Amor gratuito de Dios para sus hijos», ya que este curso coincidirá con el Año de la Misericordia promulgado por el Papa Francisco. «Mejor que las ‘elevadas’ ponencias de algunos años, prefiero esta: breve, sencilla, clara, cercana y dejando claro una cosa, la belleza de la misericordia de Dios para con nosotros», se alegraba Merche, durante el aperitivo que se sirvió a continuación para concluir los actos inuagurativos.

Con estos actos se daba también comienzo al curso de las distintas escuelas diocesana y al del Instituto de Ciencias Religiosas en la Diócesis de Coria-Cáceres.

Este año cursan estudios en el Seminario Menor cuatro jóvenes: dos en segundo de ESO y dos en primero de Bachillerato. En el Seminario Mayor son nueve, uno de ellos, Alberto, llega nuevo este curso, procedente del Menor. Hacía ocho años que no pasaba ningún seminarista del Seminario Menor al Mayor, lo que indica que en la sociedad actual hacer surgir vocaciones y acompañarlas no es nada sencillo; aunque hay muchos Amigos del Seminario que cada día oran insistentemente para que no dejen de surgir jóvenes dispuestos a dar una respuesta positiva al Señor por el camino del sacerdocio.

Jesús Luis Viñas.

GALERíA DE IMáGENES

Ir arriba
X