La Misa Crismal en el año del Jubileo de la Catedral

20120411-misacrismal-coria

Los sacerdotes de la Diócesis se reunieron a celebrar la Misa Crismal, en clave de Jubileo y como fondo, el Año del Laicado y del Asociacionismo cristiano.

El Sr. Obispo D. Francisco presidía la Eucaristía donde los sacerdotes tratamos de renovar nuestro compromiso de entrega, delante de grupos de religiosas de vida contemplativa y activa y de cristianos laicos comprometidos.

El Año del Jubileo, venía plasmado con el logotipo del mismo, en cada una de las casullas, que vestían los sacerdotes concelebrantes y que habían sido regaladas por las religiosas contemplativas de la Diócesis, aprovechando un momento de la Eucaristía para darles las gracias por este regalo; en esta enseña, se hace ver a un pueblo, que camina hacia la Catedral, en la que se nos muestra la presencia de Cristo, signo mismo del amor a los hombres, y sin duda, motivo de alegría para todos; por otra parte, este mismo templo, es Jesucristo, hacia el que tenemos que caminar todos.

El Sr. Obispo recordó en la homilía uno de los motivos de esta Eucaristía: la renovación de las promesas sacerdotales, saludaba a los sacerdotes, que año tras año, vienen a celebrar este acto. Hacía mención a tres pasiones, que debemos tener todos, poniendo por detrás a tres modelos a seguir: La Pasión por Cristo: En este apasionamiento, tomamos como modelo a San Pedro de Alcántara que nos enseña a construir y a caminar juntos hacia Cristo, es un testigo maravilloso, que pone su corazón en Cristo. Y ya Maritain nos decía, que no pongamos los ojos en nadie, en nadie más que en Cristo.

Según, pasión por la Iglesia: Nos sirve de enseña el que fuera el Obispo de nuestra Diócesis y el que hoy es el Beato Marcelo Spínola: que vive fundamentalmente la Iglesia que le ha tocado vivir; porque no se puede evangelizar lo que no se ama; solo se evangeliza lo que se ama.

Y por último, pasión por los pobres: D. Honorio, que fuera Canónigo de la Santa Iglesia Catedral de Coria, es un testimonio para nosotros porque nos enseña a vivir el amor por los pobres. Y es que la situación, que hoy vivimos, los muchos necesitados, sin duda, en aquellos tiempos encontraban en D. Honorio un fuerte apoyo. él, dio en aquellos tiempos, mucha cancha a los laicos.

Con la bendición del óleo de los enfermos, nos invitó nuestro Prelado a que pidiéramos por los sacerdotes, religiosos y laicos enfermos. En la bendición del óleo de los catecúmenos, se nos invitó a que tuviéramos en cuenta a los que van a recibir el sacramento del Bautismo, y en la Consagración del Santo Crisma, era el momento oportuno para que rezáramos, especialmente, por los dos nuevos sacerdotes, que se van a ordenar en este año.

Al rezar el Padrenuestro, el Sr. Obispo aprovecha para pedir por las religiosas contemplativas, las de vida activa y por todos los laicos.

Terminábamos esta Eucaristía con un saludo muy especial del Sr. Obispo a todos los que han ido peregrinando hacia la Catedral para ganar las indulgencias.

Román Fernández Martín

Quizás te pueda interesar

Convivencia de verano del Seminario a Huelva

El Seminario organiza una convivencia de verano del 10 al 14 de julio a Huelva. Sus destinatarios…

Encuentro de formación de las cáritas arciprestales de Montehermoso

Treinta voluntarios de las diferentes Cáritas parroquiales del Arciprestazgo de Montehermoso se reunieron para recibir formación, por…

Peregrinación de Catequistas a la Ermita de la Virgen del Ara

El delegado de catequesis, Roberto Rubio, ha remitido una carta a los catequistas, recordándoles que a final…

Ir arriba
X