La Parroquia del Espíritu Santo de Cáceres celebró Pentecostés

20210523-pentecostes-parroquiaespiri

El pasado 23 de mayo la Iglesia celebró la Solemnidad de Pentecostés —que conmemora la venida del Espíritu Santo sobre el Colegio Apostólico—, un domingo que pone fin al tiempo pascual tras cincuenta días de duración. Es especialmente emotivo celebrar Pentecostés en una parroquia que tiene como titular, precisamente, al Paráclito. En nuestra Diócesis de Coria-Cáceres solo hay cuatro parroquias -de ciento sesenta que llevan esa advocación: las de Azabal y Casar de Palomero -en el Arciprestazgo de Granadilla, que lleva por nombre, precisamente, «Espíritu Santo», la de Alagón del Río -en el Arciprestazgo de Montehermoso y la de Cáceres, en el arciprestazgo homónimo.

Los ornamentos se tornaron rojos en la parroquia cacereña ya durante la semana, que celebró un Triduo al Espíritu Santo del 20 al 22 de mayo, con celebraciones a las 20 horas presididas por don Ceferino Martín Calvarro, quien fuera administrador diocesano y vicario general; don Francisco Delgado Pulido, párroco emérito del Espíritu Santo y antiguo arcipreste de Cáceres, y don ángel Martín Chapinal, párroco del Espíritu Santo y delegado diocesano de Migrantes y Refugiados, quien presidió la Solemne Eucaristía de Pentecostés del domingo día 23 a las 12:00 horas, que estuvo concelebrada por don Francisco Delgado y don Ceferino Martín. Estas celebraciones se desarrollaron bajo el lema «El Espíritu Santo, impulsor de fraternidad universal», tomado del número 8 de la carta encíclica Fratelli tutti del papa Francisco.

La Parroquia cacereña está integrada, junto con las de Nuestra Señora de Guadalupe y la Sagrada Familia, en la unidad de pastoral conjunta Trébol, que colaboró, con todos los grupos parroquiales, en la organización de estos actos. No en vano, la Cofradía del Espíritu Santo de la Parroquia, que lleva ese nombre desde su fundación en 1493, celebró su Cofiesta Principal en este día de Pentecostés.

La primera lectura del día recogía que «se llenaron todos de Espíritu Santo y empezaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les concedía manifestarse» –Hch 2,4, y precisamente la Parroquia del Espíritu Santo es modelo de integración y de convivencia entre los pueblos, con realidades procedentes de Camerún, India, Venezuela, Colombia, Burundi o Mozambique, entre otros; presentes, como cada domingo, en la eucaristía.

Por otro lado, en esta comunidad parroquial están integradas las Misioneras Eucaristías de Nazaret, la congregación fundada por san Manuel González que está celebrando su primer centenario. A lo largo de estos días se ha desarrollado en la Parroquia, también, una campaña de recogida de productos de higiene personal y limpieza que destinará Cáritas a los más necesitados.

Ir arriba
X