La Pastoral Obrera y la HOAC lamentan el accidente laboral que acabó con la vida de una persona en Malpartida de Cáceres

Comunicado ante la Siniestralidad Laboral
Comunicado de la Delegación Diocesana de Pastoral Obrera y la HOAC.
EL TRABAJO ES PARA LA VIDA
NI UNA MUERTE MáS

Un nuevo accidente laboral tiñe de luto al mundo del trabajo, ocurrió el jueves 18 de febrero cuando Fernando Lucas Mellado, de 41 años perdió la vida en la tarde del pasado jueves al caer sobre su cuerpo el tractor que estaba reparando en el taller Agromecánicos Durán, del Polígono Industrial las Arenas de Malpartida de Cáceres.

Ante una nueva muerte laboral en la provincia de Cáceres, la Delegación Diocesana de Pastoral Obrera y la HOAC queremos manifestar ante la opinión pública lo siguiente:

Como trabajadoras y trabajadores, nos queremos unir al inmenso dolor de la esposa, de los hijos, padres, hermanos, familiares, compañeros de trabajo, amigos y allegados de Fernando, ofreciéndole nuestra más fraternal solidaridad, y al mismo tiempo, expresar la rabia y la impotencia que sentimos, como personas del Mundo Obrero y como cristianos.

En estas duras circunstancias hay que poner de manifiesto la entrega y el buen hacer que sin duda Fernando ha realizado al reparar tantos vehículos agrarios, como lo estaba haciendo ayer una vez más.

La Iglesia del Señor que peregrina hacia el Reino en Coria-Cáceres, desea hacerse eco de las necesidades y angustias no sólo ya de los parados sino, también, de los que tienen trabajo y padecen los mal llamados «accidentes» laborales.

Para nosotros como cristianos y para toda la Iglesia Católica, como se afirma desde su Doctrina Social, la dignidad, la salud y la vida de cualquier trabajador, constituye el bien más preciado. El valor del trabajo no reside en su rentabilidad económica, ni siquiera en el producto o servicio que genera, sino que el verdadero valor del trabajo está en la persona que lo realiza.

Dios quiere que el trabajo sea para la vida. Hacemos una llamada a todos para que, desde la Administración, las Empresas, los Sindicatos y los mismos trabajadores, se cumplan las leyes de prevención existentes y se pongan cada vez más medios para lograr las mejores condiciones laborales desde el propio contrato de trabajo hasta los aspectos de seguridad e higiene. Al mismo tiempo que lamentamos esta sensible pérdida para sus familiares, compañeros y amigos, encomendamos a Dios a nuestro hermano Fernando para que goce de la plenitud de la vida en la casa del Padre y a sus familiares les ayude a vivir el consuelo y la paz.

El trabajo es para la vida. ¡No a la siniestralidad laboral!
Cáceres 19 de febrero de 2011

Miguel ángel González Sáiz
Delegado diocesano de Pastoral Obrera
Diócesis de Coria-Cáceres


Quizás te pueda interesar

Las donaciones en la era digital. Bizum

En un mundo cada vez más digitalizado, la forma en que expresamos nuestra solidaridad también ha evolucionado….

La Delegación para el Cuidado de la Creación acude a la cárcel

Con el título “Economía Integral”, la Delegación para el Cuidado de la Creación tuvo el pasado 8…

Graduaciones y jubilaciones en Ciencias Religiosas

Este viernes 17 de mayo tuvo lugar el acto de graduación de los alumnos del Instituto de…

Scroll al inicio