La vida consagrada es esperanzadora y alegre

20170203-consagrada

El obispo, junto con el Presidente de CONFER Extremadura, el padre Joaquín Zurera y Don Julián Carlos Pérez, vicario territorial de la zona Norte, celebró una Eucaristía en el Convento de la Madre de Dios de Coria, el 30 de enero, para festejar el día de la Vida Consagrada en la Zona Norte. En Cáceres, esta celebración tuvo lugar el 2 de febrero.

Don Francisco dirigía a los asistentes, religiosos de toda la zona, laicos y sacerdotes, unas reflexiones, muy de acuerdo con la entrega y consagración, que éstos dedican, como parte de su vida, al seguimiento de Jesucristo, todos ellos, como «testigos de la esperanza y la alegría», tal como proclama el lema de este año.

Con el saludo inicial a los distintos grupos de religiosos asistentes y teniendo un recuerdo muy especial para sor Argeme, a la que deseó una pronta recuperación de su salud, presentó, como base de toda entrega religiosa, la consagración de la vida bautismal. ésta es la que hace que todos nos entreguemos a Jesucristo, por lo cual, todos estamos llamados a esta entrega.

Señaló tres formas de vida consagrada: los que llevan una vida monástica, refiriéndose al que convive dentro de un monasterio, con una norma establecida y recita un oficio común, la liturgia de las horas; la mayoría de religiosos y religiosas, cuyo esencial es vivir en comunidad y la tercera, los institutos seculares, referidos a laicos o clérigos que siguen los consejos evangélicos: pobreza, teniendo a Jesucristo como única riqueza; castidad, el que ha encontrado en él al verdadero tesoro de su vida, y obediencia, cuando se le acepta a través de mediaciones: verle en un trozo de pan, vino o una persona.

¡Es el momento de reconocer la labor de estas personas y dar las gracias por su entrega!

Ir arriba
X