La Virgen de Argeme patrona de la diócesis recibida en Coria con plegarias

20130507-argeme

El pasado 2 de Mayo, día de la bajada a la catedral de la Virgen de Argeme, el Sr. Obispo, D. Francisco Cerro, explicó que Ella venía a su casa, a estar más cerca de los suyos. En su bienvenida, el Presidente de la Cofradía, le dirigió una oración de súplica a favor de tantas necesidades y problemas que nos aquejan, por lo que es normal, que esté más cerca de los que le queremos, para que podamos ir a contarle todas nuestras cuitas.

En un ambiente de alegría y de fiesta, llegó la Virgen de Argeme desde su ermita, acompañada del capellán de la misma y el Presidente de la Cofradía, de los distintos representantes de grupos cofrades, portando sus estandartes, devotos de a pie y otros, montados en sus caballos; todos ellos, formaban la comitiva, portadora de María, que era, a la vez, recibida en la Puerta del Carmen por el Sr. Obispo y Alcalde de Coria, quien le entregó el bastón como primera Dama de la ciudad.

La Virgen Santísima llegó a la Catedral entre aplausos y aclamaciones de sus devotos. En su acogida, Don Francisco José Martín, con una oración desgarrada, a favor de las personas, se dirigió a Ella con palabras suplicantes:

¡Acompáñanos en estos momentos difíciles de paro, por los que pasa nuestra sociedad!

¡Consuélanos de las penas y tristezas que tiene el corazón del hombre!

¡Ayúdanos a caminar por nuestro camino hacia Dios, que a veces, se nos hace tan difícil y del que nos apartamos a menudo!

¡Que Jesucristo, tu Hijo, sea nuestra enseña, para imitarle y seguirle!

¡Danos esperanza en un mundo tan desesperanzado en el que vivimos!

¡Ilumina a nuestros gobernantes para que sepan tomar las medidas necesarias y hacer frente a la realidad que padecemos!

Termina diciendo: ¡Gracias, por el Papa sencillo que nos has dado!.

D. Francisco Cerro, como obispo, se dirigió a la que es también Patrona de la sede episcopal, con estas sencillas expresiones bíblicas, que la Virgen expone en ciertos momentos de su vida y que tienen un significado muy profundo:

«Hágase en mi según tu voluntad»: Estemos dispuestos a saber y hacer qué es lo que Dios quiere de nosotros; «No tienen vino»: Es una súplica que María dirigió a su Hijo, sabiendo que le iba a escuchar, en favor de aquellos novios, de la misma manera, que nuestro obispo se dirige a Dios por todos aquellos que están pasando tantas necesidades para que él las remedie. Una tercera expresión bíblica en la boca de María: «Haced lo que él os diga»: Estemos dispuestos a hacer en la vida todo lo que Dios nos pida.

Que sepamos, al menos, acudir a María, con actitud de sencillez y de reconocimiento de nuestros errores y que escuche nuestras peticiones.

Román Fernández Martín

Quizás te pueda interesar

Ruta romántica en El Palancar

Domingo 19 de mayo de 2024, 11:30h Convento El Palancar (Pedroso de Acím, Cáceres) ——————————————— ¿Sois novios…

Graduación y Jubilaciones en el Instituto Superior de Ciencias Religiosas Santa María de Guadalupe

El 17 de mayo, se llevará a cabo un importante evento en el Instituto Superior de Ciencias…

Festival benéfico para becar a infancia en dificultades al campamento diocesano

La Delegación de Infancia y la Delegación de Migrantes organizan un Festival benéfico por la Infancia con…

Scroll al inicio