Laicos: «Es nuestro momento y somos nosotros los elegidos»

20200217-laicos

El Papa lanzó este mensaje: «No tengan miedo de patear las calles, de entrar en cada rincón de la sociedad». Así comenzó el Congreso Nacional de Laicos 2020 «Pueblo de Dios en Salida», mensaje que vino de la mano del Nuncio Mons. Bernardito C. Auza.

En nombre de la Conferencia Episcopal Española intervino su presidente, el cardenal Ricardo Blázquez Pérez, quien expresó su afecto a todos los presentes y agradeció el trabajo de la C.E. de Apostolado Seglar, movimientos, asociaciones, delegados diocesanos y todos los participantes en el acto.

En la apertura del Congreso, el cardenal Osoro, arzobispo de Madrid, dio la bienvenida a los presentes: «Las diócesis de España tienen una oportunidad para, desde la diversidad, promover la vocación laical, sinodal y que ayude a crecer al Pueblo de Dios».

Isaac Martín, laico y miembro de la Comisión Ejecutiva del Congreso, agradeció a los sacerdotes y obispos de toda España sus, que según sus palabras, «han sido clave para llegar a buen puerto y generar un contenido sinodal y potente en la Iglesia». Además, resaltó el papel de los laicos en todo ese proceso: «tenemos la tarea de ser vasos comunicantes entre las personas y lo que representamos. Desde la libertad y la responsabilidad, hemos abierto nuevos caminos para un Pueblo de Dios en Salida. En la apertura del acto, también estuvo el Cardenal Kevin Farrell, prefecto del Dicasterio para los Laicos, Familia y Vida.

En el congreso que ha reunido a más de 2000 laicos de todos los puntos de España, hombres y mujeres con diversidad de vocaciones, carismas y ministerios han compartido 3 días intensos con un prisma: el congreso terminaba con la clausura el domingo 16 de febrero, sino que daba comienzo como un nuevo pentecostés en cada una de las diócesis.

El congreso ha sido un proceso de sinodalidad, caracterizado por: la escucha, el discernimiento y la corresponsabilidad y la participación. Ha habido tiempo para charlas, los testimonios, las experiencias y hasta la música, con conciertos de música cristiana.

El Congreso ha permitido a los participantes ofrecer una visión de la respuesta que se está dando por parte de realidades de la Iglesia española en diócesis, parroquias, asociaciones y movimientos a las necesidades detectadas con cada una de las líneas temáticasprimer anuncio, acompañamiento, procesos formativos y vida pública.

Los moderadores y los secretarios de cada grupo de trabajo plantearon de manera sintetizada las propuestas de los cuatro itinerarios. Fueron recibidas por miembros del equipo de contenidos que, junto al equipo de la ponencia final y los responsables de cada uno de los itinerarios, las sintetizaron y las plasmaron en la ponencia final.

«Los laicos somos una parte fundamental del pueblo de Dios. También los laicos somos discípulos misioneros de Jesús. No somos una cosa o la otra, sino discípulos misioneros, sin separaciones, sin divisiones, sin compartimentos estancos. Somos discípulos misioneros: con la mirada puesta en Jesús, conscientes de nuestra propia vocación y con una vida entregada a los demás«, explicaron Mons. Antoni Vadell, obispo auxiliar de Barcelona y Ana Medina, periodista de TRECE TV., responsables de la ponencia final que venía a resumir el documento trabajado por todos los congresistas y que se cerró el sábado noche.

Los representantes de nuestra diócesis cuentan que han vivido unos días de «mucha intensidad» que vuelven con «esperanza en los procesos que se han abierto» y en las «luces» y en las «nuevas propuestas de acompañamiento» y de «acción» que han descubierto estos días.

Una de las frases que les ha marcado es la pronunciada por D. Agustín Domingo Moralla, catedrático de Filosofía Moral y Política de la Universidad de Valencia: «Recuerden que los laicos somos el corazón y las manos de la sociedad, pero también la cabeza de la sociedad».

El Congreso de Laicos 2020 finalizó con una Eucaristía presidida por el cardenal Ricardo Blázquez, arzobispo de Valladolid y presidente de la CEE. En su homilía envió un mensaje inicial: «somos enviados pero elegidos por Jesús. él se fía de nosotros y nos confía el ministerio. No somos espontáneos, somos elegidos, llamados y enviados» y ha destacado las palabras de San Pablo: «Cristo se fía de mí y me confió este ministerio y sé de quién me he fiado». El cardenal Blázquez resaltó que la fe en Dios es fecunda en buenas obras.

Tras la celebración tuvo lugar el envío de los participantes. «Es nuestro momento. Somos los elegidos».

Quizás te pueda interesar

La Diócesis contará con un nuevo diácono permanente desde el día de la Inmaculada

El próximo jueves, 8 de diciembre, solemnidad de la Inmaculada Concepción de María, a las 18:30 horas,…

Rezo del rosario por las calles

Una treintena de jóvenes se reunió en  la Plaza  de san Blas el 28 de noviembre. El…

Hermanamiento mariano entre Torrejoncillo y Puebla de la Calzada

Torrejoncillo y Puebla de la Calzada hermanados por la “Pura”. El domingo 27 de Noviembre de 2022…

Ir arriba