Las obras de misericordia protagonistas del Vía Crucis Diocesano al Palancar

20160307-viacrucis

Cientos de fieles acudieron ayer domingo 6 de marzo a la cita con el Vía Crucis Diocesano al convento de El Palancar, que este año ha tenido como contenido central una reflexión en torno a la misericordia, ya que a cada estación se le aplicó una obra de misericordia corporal o espiritual.

El Vía Crucis comenzó a las 16,30 horas con la marcha de los participantes, llegados de varios puntos de la provincia en numerosos autobuses, hasta el convento de El Palancar. Durante el camino los sacerdotes confesaron a todos los que desearon encontrar con Dios a través de sacramento de la reconciliación.

La actividad terminó con la celebración de una misa en la explanada del convento, oficiada por el obispo de Coria-Cáceres, Francisco Cerro Chaves. El prelado destacó en su homilía que Dios siempre nos espera con los brazos abiertos, como el padre esperaba al hijo pródigo en la homilía del domingo. «Quizá ese padre tuviese hasta cataratas«, explicaba don Francisco refiriéndose al padre de la parábola, «pero en cuanto vio llegar a su hijo, corrió a su encuentro. Dios siempre nos espera en el perdón y nos ama sin reservas. Solo tenemos que estar dispuesto a salir en su búsqueda y reconocer nuestros fallos«.

Este año los participantes han podido ganar el Jubileo del Año de la Misericordia gracias a este Vía Crucis, cumpliendo las disposiciones oportunas -confesión, oración por las intenciones del Papa y comunión.

Galería de imágenes

Ir arriba
X