Llamada a ser misioneros de la misericordia en la Misa Crismal

20160323-misacrismal

Los sacerdotes de la Diócesis se reunieron junto a su obispo para celebrar la Misa Crismal en Coria el Miércoles Santo. Antes de comenzar la celebración, el prelado diocesano regaló a los sacerdotes, una estola con el logo del Sínodo Diocesano, que ya ha alcanzado su ecuador y en el que están participando más de 3.800 personas. En procesión desde la iglesia de Santiago, accedieron en procesión hasta la catedral en la ciudad cauriense.

Francisco Cerro Chaves, presidía la Eucaristía donde los sacerdotes renuevan su compromiso de entrega, delante de religiosos y religiosas así como numerosos laicos que participaron en la celebración. En la celebración, además, se bendicen los óleos -enfermos y catecúmenos y se consagra el santo crisma. «No existe mayor alegría para el obispo que estar con todo el pueblo de Dios y de todos los que han hecho del seguimiento de Cristo su forma de vida«, comenzó el prelado diocesano. Al inicio de la ceremonia tuvo un recuerdo especial para los fallecidos en los recientes atentados de Bruselas, orando por víctimas, familiares y condenó todo tipo de violencia, rechazando estos comportamientos que desprecian lo más elemental de la persona humana, su vida.

Además, el obispo recordó a los presentes que vivimos en la Iglesia el Año de la Misericordia y aludió al envío del Misionero de la Misericordia de nuestra diócesis, Jesús Luis Viñas. «Es un suerte para toda la diócesis», destacó don Francisco. Pero no solamente él está enviado a llevar la misericordia de Dios. El obispo recordó en la homilía que todos estamos llamados a ser misioneros de la misericordia. «Tenemos que llevar el amor y la ternura a los corazones de los hombres, sanar las heridas que han dejado el dolor y la enfermedad«, ser misionero de la misericordia hoy es tener pasión por perdonar, pasión por evangelizar y pasión por los pobres.

El obispo contó la importancia del perdón, de la reconciliación y del sacramento de la confesión. Recordó la historia de Charles de Foucauld que siguiendo el consejo del Padre Huvelin se acerca a confesar y después comulga. «Todas las dudas se le disiparon en ese instante, cuando descubrió que existía Dios después de un tiempo en búsqueda, decidió que sólo podía seguirle«. Se dio una doble conversión a través del sacramento, de fe y de vocación religiosa.

Sobre la pasión por evangelizar, que nos toca a todos los bautizados, destacó el estilo de Jesucristo: «en nuestras vidas en gestos sencillos, en lo cotidiano, debemos saber transmitir el Evangelio».

Y por último, aludió a la pasión por los sufrientes, por los pobres, «también por el hombre de nuestro tiempo, ese que no se ha encontrado con Dios, que ha perdido el norte de su vida«.

En el momento de la renovación de las promesas sacerdotales, los fieles son invitados a orar por él y por los demás sacerdotes y diáconos. Posteriormente se bendijo el óleo de los enfermos y el de los catecúmenos y se consagró el santo crisma. Al rezar el Padrenuestro, el obispo Francisco Cerro pidió a todos que sean misioneros de la misericordia, siguiendo el mandamiento del amor de Jesucristo: «donde haya que poner esperanza, alegría, un gesto de ternura, hacedlo«.

GALERíA DE IMáGENES

Quizás te pueda interesar

Celebración en Alcuéscar de la fiesta en honor a la Virgen del Rosario

El mes de octubre, dedicado por excelencia al Santo Rosario, se ha celebrado en Alcuéscar hemos la…

Inscríbete en la Marcha familiar solidaria por el Domund en Cáceres

Obras Misionales Pontificias, por tercer año consecutivo, organiza la carrera solidaria “Corre por el Domund”, el 16…

Jornada Interdiocesana de Reflexión y Animación Misionera de las tres diócesis extremeñas

Los días 1 y 2 de Octubre se han celebrado las Jornadas Interdiocesanas de Reflexión y Animación…

Ir arriba
X