Los catequistas de la diócesis viven un retiro de cuaresma inolvidable

20170322-catequistas

El sábado 18 de marzo, la Casa de Espiritualidad de la Montaña se inundó de un aroma especial al acoger a los catequistas de nuestra Diócesis que decidieron vivir esta hermosa aventura de Cuaresma y subirse a este tren que pasó por sus vidas.

«El Señor estuvo grande con nosotros», y desde las reflexiones de nuestro Obispo y de nuestro Delegado derramó su gracia como un torrente de ternura en nuestros corazones. Empezamos con la Exposición del Santísimo y, tras dejarnos tocar por su mirada, Don Francisco comenzó la primera meditación sobre las «claves esenciales de la espiritualidad de un catequista«.

Posteriormente, Roberto Rubio nos regaló su meditación sobre el «abandono en Dios de un catequista«, todo ello desde la oración de Charles de Foucould. Desde una hermosa canción de Luis Guitarra nos llevó al silencio para entablar un diálogo personal con el Señor. Escuchando el Evangelio de Mateo 6 sobre los «lirios del campo y las aves del cielo», el abandono y confianza total en las manos de Dios fue calando en nuestros corazones. Seguidamente, de la forma tan trabajada que Roberto siempre sabe hacer, nos hizo aterrizar en nuestra realidad concreta para preguntarnos por seis claves imprescindibles en la fe: una fe cierta, libre, plena, fuerte, alegre y activa.

Todo finalizó con una petición personal ante el Señor, que de forma creativa depositamos delante de la custodia, encendiendo una vela ante nuestro TESORO. El canto del Padrenuestro de la vida, de Brotes de Olivo, puso el broche de oro a un Retiro que se ha grabado para siempre en nuestras vidas, y que nos ha preparado interiormente para celebrar próximamente el Triduo Pascual.

Equipo de la Delegación de Catequesis

Ir arriba
X