Los participantes del Aula de Verano reflexionaron sobre naturaleza y cambio climático

20160719-verano

V AULA DE VERANO FE – CULTURA 1, 2 y 3 de JULIO 2016

Casa de la Iglesia. Cáceres

Una Tierra que gime nos han mostrado en diferentes versiones los ponentes de esta V Aula de verano que ha tenido por título: ‘El cuidado de la Casa Común’

Este Curso de Verano quería tomarle el pulso a esas voces de alarma que desde hace unos cuantos años nos están llegando desde distintos ámbitos y que de una manera directa ha hecho el papa Francisco en su encíclica ‘Laudato si’.

D. Francisco Cerro Chaves, obispo de Coria- Cáceres, en el acto inaugural, ponderó la oportunidad de este curso, su nivel académico y la actualidad del estudio de la encíclica papal que constituye una llamada profética a redescubrir la Creación como un gran regalo de Dios para el hombre.

Ya en la ponencia de apertura se empezaron a aportar datos realmente importantes: El 97% de los científicos de los científicos coinciden en que el cambio climático está causado por el hombre, aseguro D. Jorge Mongil. Indicios de que se está produciendo este cambio: Incremento de la temperatura media global -unos 0,6 ºC durante el siglo XX; disminución de la cubierta de nieve en un 10 %; la extensión de agua de mar congelada del Polo Norte se ha reducido en un 10-15 %; el nivel medio de los océanos ha aumentado 0,1-0,2 m en el siglo XX.

Y así fue haciendo un recorrido por toda la retahíla de secuelas provocadas por la acción humana con datos de primera mano: la contaminación, la desertificación, la pérdida y contaminación del agua, la pérdida de biodiversidad, la deforestación y la destrucción del paisaje.

En otra clave fue la intervención de D. Jesús Morán en su intervención sobre ‘El efecto invisible del cambio climático: su efecto en los microorganismos’. Analizando como las variaciones climáticas están provocando la aparición de enfermedades infecciosas emergentes.

Mucho más alarmante y dramático fue el recorrido que D. Javier Fariñas hizo en su conferencia: ‘áfrica, el expolio de un continente: crisis ecológica, crisis humana y medios de comunicación’. Por su exposición fueron desfilando cifras estremecedoras: Liberia con una pérdida tremenda de su masa forestal, el delta del Níger con unos niveles de contaminación 900% superiores a lo máximo recomendado por la OMS, los conflictos bélicos alimentados por el control de las materias primas, el número de rescatados en las aguas del Mediterráneo,… Y lo que era más sangrante la responsabilidad de las potencias occidentales y la connivencia de los medios de comunicación.

D. Pedro Fernández Llario cambio a un registro más cercano: ‘Acciones que provocan el deterioro medioambiental’. Esto desde dos claves: la globalización de las acciones y el efecto mariposa. No hay acciones aisladas, todo está relacionado y mundialmente. Y, además, hay pequeñas acciones que pueden tener un efecto de grandes dimensiones. Un ejemplo que puso sobre la mesa fue el de la plaga del camalote que sufren varios ríos, entre ellos el Guadiana, y que su origen parece estar en el vaciado de un acuario doméstico en un inodoro.

Así el Aula iba virando poco a poco del reconocimiento de un hecho al de la búsqueda de responsabilidades: políticas, económicas,… personales.

La ecología forma parte de la moral. No es un aspecto decorativo o de buen gusto. Y también nuestro estilo de vida tiene repercusión directa en las condiciones de vida de otros.

Así, D. Bienvenido Gazapo presentó el escenario económico y político del mundo actual dónde la persona, el bien común, la inclusión de los marginados son los grandes ausentes; y el lucro, el beneficio, el poder el horizonte de los que gobiernan los mercados y muchas relaciones humanas. Existe una crisis humana, no sólo ecológica, que tiene una misma raíz: un orden internacional que requiere una reforma profunda.

En el turno de las propuestas la primera expresión fue para D. Jesús Domínguez Cuesta, un extremeño sobradamente conocido, con el título: ‘Cultura de la donación’. Allí se mostró lo que puede hacer una persona desde unos orígenes humildes trabajando con competencia y buscando ayudar a las personas. Por su exposición fueron desfilando las diversas empresas y asociaciones que ha creado o impulsado, entre ellas la Hermandad de Donantes de Sangre de Cáceres, por la que ha recibido distinciones internacionales.

Un paseo por la parte monumental de la mano de D. Javier Sellers con dos paradas emblemáticas: Torre de los Hornos y Baluarte de los Pozos con un par de intervenciones y las respectivas tertulias sobre la organización de nuestras ciudades y de nuestros hábitos de vida y el respeto del medio ambiente.

También en la línea de propuestas fue la mesa redonda titulada ‘Educación ecológica: una educación inclusiva’. En ella se mostraron dos realidades en Hispanoamérica y otro en Cáceres. Nopoki, una universidad en la selva, fue el primero. Dña. Inmaculada Cirera expuso como la ONG CESAL había puesto en marcha esta Universidad en plena selva amazónica en Perú, gestionada en gran medida por los propios alumnos y con la finalidad de conseguir titulados indígenas que conozcan las lenguas autóctonas para poder enseñar a los nativos. Huertos ecológicos en el Salvador, era el título del programa. D. Juan Antonio Gómez Pulido mostró cómo en zonas empobrecidas se han iniciado cooperativas agrícolas en las que se enseña a cultivar y gestionar dichos recursos. Dña. Elisa Solis Guijo mostró la actividad del Taller Infantil Zagal que en Cáceres que con un gran número de voluntarios apoya la formación de niños y jóvenes con situaciones familiares difíciles.

El domingo se cerró el Curso con una nueva edición de ‘Sabor y Saber’ centrado en el problema de las adicciones. La presentación del tema fue hecha por D. José Luis Cañas que marcó dos claves para la tertulia posterior por mesas y coloquio final: una adicción aparece cuando existe un vacío existencial y sólo es posible abordarla cuando el que la padece reconoce su pérdida de libertad y nace el deseo de recuperarla.

La Eucaristía en la ermita de la Paz clausuraba nuestro Aula. Allí D. Jesús Moreno nos daba tres claves de estos días: la alegría por la tarea realizada, el esfuerzo por conocer la verdad y el deseo de llevarla a la vida.

Ricardo Palancar

Quizás te pueda interesar

Nuevos nombramientos para el Colegio Diocesano José Luis Cotallo

El Obispo de Coria-Cáceres, Monseñor Jesús Pulido ha realizado los siguientes nombramientos con fecha de 28 de…

Jóvenes extremeños peregrinan a Santiago y participarán en la PEJ

La Delegación de la Pastoral Juvenil de Coria-Cáceres ha comenzado este jueves 28 de julio su camino…

Laicos de la Familia Spínola visitan Coria

El 24 de julio se unió a la eucaristía dominical en la parroquia de San Ignacio de…

Ir arriba
X