Los Reyes Magos reciben una calurosa bienvenida en Cáceres

Decenas de familias llenaron la tarde del 3 de enero la Concatedral de Cáceres para dar una gran bienvenida a sus Majestades los Santos Reyes Magos de Oriente, Melchor, Gaspar y Baltasar, que han hecho un alto en su camino hacia Belén en la capital cacereña.

La iniciativa pastoral de la Diócesis de Coria-Cáceres, que pretende acentuar el sentido original de la fiesta de la Epifanía y poner en valor el significado cristiano de los Reyes Magos, comenzó con un pasacalles de la comitiva real, acompañada de la Agrupación Musical Nuestra Señora de la Misericordia, que amenizó la fiesta con villancicos y canciones populares.

Partieron desde el Aula Diocesana de la calle Clavellina para terminar en la Plaza de Santa María, donde el volteo general de las campanas de la Concatedral anunció a la ciudad la llegada de sus Majestades.

Ya en el interior del templo, el Obispo de la Diócesis, D. Francisco Cerro, saludó a los Reyes y varios niños les expresaron sus peticiones para que los Reyes las pongan a los pies del Niño Jesús, que sus Majestades de Oriente adoraron en el templo.

El prelado diocesano pidió la intercesión de los Reyes Magos para llevar a Dios nuestras necesidades y utilizó el simil de los presentes que los sabios de oriente llevaron a Jesús.

Así, con el oro le pedimos que tengamos trabajo, lo necesario para vivir y que la sociedad progrese, dijo Don Francisco, mientras que ofreciéndole el incienso, que expresa que Jesús es Dios, deseamos creer en el amor de Jesús, que se hizo hombre por nosotros.

Además, con la mirra, que significa que era humano, pedimos por todos los niños necesitados y por todas las personas que no tienen salud, para que el Señor les ayude a todos.

Precisamente, una talla del Niño Jesús de la Congregación presidió la ceremonia, que terminó con la bendición del prelado diocesano a todos los presentes.

Tras dirigirse el Rey Melchor a los pequeños y no tan pequeños, la alcaldesa de Cáceres entregó a los Reyes Magos las llaves mágicas de la ciudad con la que podrán acceder a todas las casas en la noche del 5 al 6 de enero.

Además, la Concatedral cacereña contó con una Sala de Audiencias en la que los Reyes recibieron de manos de las familias y niños, las peticiones, necesidades y esperanzas, especialmente aquellas que solo Dios puede cumplir, de los cacereños.

Los Reyes Magos pondrán todas las cartas a los pies del Niño Jesús y, cuando finalice la Navidad, todas ellas serán llevadas a los monasterios de vida contemplativa de la ciudad, para que a lo largo de todo el año las religiosas recen por los remitentes y sus legítimas intenciones.

Por otra parte, en una de las capillas del templo estuvo expuesto el Santísimo Sacramento para adorar al «Rey de reyes» y se contó con un sacerdote para poder recibir el Sacramento de la Reconciliación, pedir su bendición o hablar con él.

Ir arriba
X