Cabecera Web Coria-Caceres Logo Diocesis Coria-Caceres Acceso correo Ionos Facebook de la Diócesis de Coria-Cáceres Twitter Diócesis Coria-Cáceres Instagram Diócesis Coria-Cáceres
ACTIVIDADES
<< Junio 2021 >>
L M X J V S D
123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930



Instrucciones para añadir calendario en Google

Pan de la palabra
Luces y sombras en la integración de las personas migrantes en nuestras comunidades cristianas

La Delegación de Personas Migrantes y refugiadas de la Diócesis de Coria-Cáceres ha participado en una mesa redonda en las Jornadas de Delegados de Migrantes de la Conferencia Episcopal Española. En ella, han analizado la realidad de las personas migrantes y las situaciones a las que se enfrentan para su integración en la sociedad y en las comunidades cristianas.

Una experiencia que se resume en reconocer, como dice el Papa Francisco: “Lo esencial de una fraternidad abierta, que permite reconocer, valorar y amar a cada persona más allá de la cercanía física, más allá del lugar del universo donde haya nacido o donde habite”. (FratelliTutti nº 1).

NUESTRO LUGAR EN UN MUNDO GLOBAL: TAMBIÉN SOMOS FRONTERA

El nombre de Extremadura no viene de ser extrema y dura como se cree vulgarmente, sino que deriva del latín Extremi Dorii “Extremos del Duero”, haciendo referencia a los territorios situados en la cuenca sur de este río, que eran territorios fronterizos con los musulmanes en la Edad Media.

«Estamos marcados por la frontera, por la Raya. Y también por la migración a otros lugares. Actualmente, marcados por los parámetros de la España Vaciada, nuestros jóvenes, unos 200 cada mes, siguen cruzando fronteras. Pero a la vez acogemos a inmigrantes y refugiados que buscan entre nosotros algunas de las tres T (techo, trabajo y tierra) que tanto insiste el Papa Francisco», explica Ángel Chapinal, delegado de personas migrantes y refugiadas en nuestra diócesis de Coria-Cáceres, párroco rural anteriormente y ahora en un parroquia de la capital cacereña y quien comparte su “corta pero intensa experiencia vivida” en la parroquia del Espíritu Santo de Cáceres.

El objetivo siempre ha sido seguir las indicaciones del papa Francisco: ACOGER, PROTEGER, PROMOVER E INTEGRAR.

ACOGER

«Con la llegada en 2017 de los primeros refugiados africanos a la Parroquia,  las celebraciones se llenaron de vida y color. Nos contaron sus historias y eso rompió prejuicios, formándose relaciones con matices de familia», explica el sacerdote. Esa primera acogida dio lugar a otras muchas. Las reuniones de la Delegación se realizan en los salones parroquiales. «En ellas hemos reído, llorado, sufrido, y compartido la vida de los que llegaban, intentado que se sintiesen en casa», añade Ángel Martín Chapinal.

Una “familia” que ha celebrado la vida: «Hemos celebrado desde cenas de Nochebuena para que nadie se sintiese solo hasta cumpleaños, bodas,  bautizos, comuniones… ». Pero también han compartido tiempos de hospital, en oficinas de extranjería, con abogados, clases de español,  o actividades lúdicas como teatros, excursiones, marchas por la paz, cantos, bailes, día de Hispanoamérica, día de África… «Momentos inolvidables como la hermosa experiencia de la Cruz de Lampedusa entre nosotros y  las hogueras de la noche de San Juan», cuenta feliz.

Desde la delegación se les animó a asociarse. Y surgió EBENE, la asociación de africanos en Cáceres y su grupo de teatro. Y también la Asociación de Trabajadoras del Hogar de Extremadura, por una inmigrante llamada Karla.

«Todo esto son luces, pero también hay sombras», aclara el sacerdote. «La gente que se va y a veces no se despiden… hacerles un seguimiento es muy complicado. Y aún hay entre nosotros personas que rechazan a los que llegan», añade apesadumbrado.

PROTEGER

A la hora de proteger, las parroquias del sur de Cáceres trabajan unidas en el proyecto  de unidad pastoral Trébol. «Destacamos la buena relación con la Plataforma de Personas Refugiadas de Cáceres o la ayuda que nos brinda la Asociación Sonrisas en Acción y la Asociación Voces, así como Cáritas Diocesana de Coria-Cáceres», prosigue Ángel, quien cuenta que la parroquia y la Delegación de personas migrantes y refugiadas gestionan dos pisos de acogida, que dan solución a otra de las sombras de nuestra ciudad: los alquileres a personas migrantes.

«Otras sombras externas que nos limitan son las normativas, que a veces desconocemos por falta de formación. Y nos duele cuando se hacen realidad en las negaciones de asilo, expulsiones, también el trato que a veces reciben en algunas instituciones por funcionarios. También la falta de trabajo que les lleva a la desesperación», añade apesadumbrado reconociendo que a veces desde la caridad se intenta solventar lo imprescindible para la dignidad de estas personas. «Pero no es suficiente».

PROMOVER

Para luchar contra estereotipos, racismo, etiquetas, rechazo… etcétera, han querido promover que los propios inmigrantes sean altavoces de sus historias, de sus propias situaciones en la vida. Con los niños de catequesis, con los jóvenes de los Institutos del barrio y de la ciudad, y a la gente en general.

Y cuenta la experiencia de la iniciativa “el Tren de los Derechos Humanos”. «Lo llevábamos por la diócesis y funcionó con éxito hasta que irrumpió la pandemia. Creemos que la mejor vacuna contra el racismo y la xenofobia es conocerles de cerca», aclara Martín Chapinal que insiste en que en ocasiones se detectan actitudes negativas hacia ellos: «“Solo les ayudáis a ellos”, escuchamos a menudo».

INTEGRAR

«Este verbo ha sido fácil conjugarlo en las Comunidades Trébol acostumbradas desde su creación a integrar a los migrantes», explica Ángel. Desde 2001 invitan a marchar juntos por la Paz con creyentes de otras religiones. «La participación en los festivales interculturales han ayudado a romper barreras y acercarnos a los demás, para integrar a todos. El conocer la cultura del otro y del país que los acoge nos han abierto muchas posibilidades». Aunque las sombras, también acechan: «Demasiadas veces hemos tenido que vivir las dolorosas despedidas porque en nuestra Diócesis, por desgracia,  no contamos con muchas salidas laborales. También con la dificultad y el desconocimiento de la cultura del inmigrante a menudo nos hace cometer errores». 

Escrita el día: 04-05-2021 por Migraciones

SIGUIENTES NOTICIAS
Asociaciones del Foro de Laicos: HOAC el día 04-05-2021
La Pastoral de Infancia presenta una Unidad Didáctica: La Amistad el día 04-05-2021
Formación en Cáritas: cualificación como Trabajadoras del Hogar el día 04-05-2021
Carta a los niños de Primera Comunión el día 04-05-2021
Resultado de la encuesta de las Misas en Streaming: La mayoría volverá a la presencialidad tras la pandemia el día 05-05-2021
Delegación de Medios de Comunicación Social | Aviso Legal y Política Privacidad | LGPD | Mapa Web
Casa de la Iglesia. C/ General Ezponda, 14; 10003 Cáceres. Tlf. (+34) 927 62 73 38
Obispado de Coria-Cáceres. Pza. de Santa María, 1; 10003 Cáceres. Tlf. (+34) 927 24 52 50