Militantes de JEC Cáceres celebran el 75 aniversario del movimiento

20221128-75aniversarioJec

Foto del encuentro del 75 aniversario de la JEC en Madrid

Cerca de dos centenares de exmilitantes y militantes se reunieron los días 18 y 19 de noviembre en Madrid para la celebrar el 75 aniversario de la JEC (Juventud Estudiante Católica). La JEC es un movimiento juvenil de Acción Católica Especializada que pretende llevar el Evangelio a los centros educativos, al mundo estudiantil y a la sociedad.

Al encuentro asistieron el Cardenal Arzobispo de Madrid, D. Carlos Osoro, , la Directora del Secretariado de la Subcomisión Episcopal de Universidades, Dña. Raquel Pérez Sanjuán, la Delegada de Jóvenes de la Archidiócesis de Madrid, Dña. Laura Moreno Marrocos, la Presidenta del Foro de Laicos, Dña. Mª Dolores García Pi y la Presidenta del Consejo de la Juventud de España, Dña. Andrea González Henry, así como representantes de movimientos y asociaciones de la Acción Católica Española: Acción Católica General, Profesionales Cristianos, Juventud Obrera Cristiana y Hermandad Obrera de Acción Católica. Y excusó su ausencia D. Luis Manuel Romero, el Director de la Comisión Episcopal de Laicos, Familia y Vida.

Según se desprende de una forma unánime a través de miles de mensajes en las redes sociales del movimiento y de los resultados de la encuesta realizada entre exmilitantes y que se ha presentado con ocasión de este encuentro, la militancia en la JEC les aportó unos firmes valores y una metodología de aproximación a la realidad muy eficaz para afrontar los problemas en su periodo estudiantil. 

Esta impronta de la JEC ha ido más allá de su compromiso en el ámbito religioso y ha resultado decisiva en el resto de su vida social y profesional, como la capacidad de reflexión y autocrítica, gracias a la Revisión de Vida, una mirada contemplativa y comprometida con los desafíos que la vida plantea.

Valentín Gómez conoció la JEC en 1995 en Badajoz.  En Cáceres fue animador desde 1997, ya acabada su carrera y desde el principio deseó “haberla conocido antes”: «Era mi estilo de presencia: trabajar desde dentro intentando hacer un lugar mejor, en nuestro caso el instituto o la universidad, implicando a la buena gente que hay en todos los sitios. Al conocerla tan tarde, me formé directamente para ser animador», explica.

En Cáceres animó un par de grupos de universidad. No olvida sus nombres y las experiencias compartidas. «Recuerdo a Juanmi, Macu, Celia, Carlos, Benjamín… y un grupillo de estudiantes de bachillerato en la parroquia de Fátima: Juli, Raquel, Esther, Teresa…», apostilla. De sus años en el movimiento destaca que «ratifiqué lo necesario que es que haya cristianos comprometidos desde dentro de la sociedad para transformarla y construir un mundo mejor», sentencia.

En la actualidad, Estela Martín, animadora de secundaria y que forma parte de un grupo de graduados explica que comenzó a formar parte activa de la JEC en 2017. «Poco después fuimos al Encuentro por etapas que se realizó y al que fui la única de Cáceres que pudo asistir, donde me sentí muy acogida y como si formara parte de mi vida desde siempre», apostilla. Desde ese momento participa de forma activa en cada una de las actividades. «Disfruto con cada uno de los encuentros, asambleas, comisiones y actividades que realizamos tanto en los grupos en Cáceres como junto a otros grupos, diócesis, a nivel nacional e internacional o acompañados de otros participantes de grupos como la JOC, HOAC o Acción Católica General, con quienes compartir con un mismo espíritu, puntos de vista similares y diversos».

Por último, Eva, joven estudiante de la etapa de secundaria, explica que, para ella, la JEC es como una “familia”: «Cuando empecé en la JEC, mi manera de ver esa palabra: “familia”, cambió. Para mí la JEC es una familia donde sentirme segura y cómoda hablando de lo que sea. Estamos para ayudarnos unos a otros y por lejos que estemos, siempre disponibles para los demás».

 

La JEC sigue siendo necesaria en un mundo en profundo cambio, donde la igualdad entre hombres y mujeres, el cambio climático o el protagonismo creciente de las nuevas tecnologías plantean retos difíciles a la juventud creyente comprometida.

En nuestras Diócesis de Extremadura (Mérida-Badajoz, Coria-Cáceres y Plasencia) trabajan de manera coordinada jóvenes -que son los protagonistas-, animadores y consiliarios (sacerdotes). En España el movimiento está también presente en otras zonas como Madrid, Palencia, Salamanca y Murcia. Y en más de 80 países en todo el mundo.

Quizás te pueda interesar

Nueva campaña de Manos Unidas

La desigualdad se ha convertido en la mayor amenaza y el mayor desafío a nivel mundial. Para…

2 de febrero, Jornada de la Vida Consagrada «Caminado en esperanza»

«Caminando en esperanza». Este es el lema con el que la Iglesia celebra el 2 de febrero la Jornada de la Vida…

Exposición de pintura a favor de Cáritas Diocesana

Cáritas invita a adquirir cuadros en la exposición solidaria cuya autora Dª María Dolores Sanz Úbeda donó en…

Scroll al inicio