Mozambique de nuevo en alerta por la violencia

20240208-mozambique-confusion

Mozambique vive en la confusión. En sus canales de comunicación, el grupo terrorista Estado Islámico anunció a finales del mes de enero que está llevando a cabo una denominada «gira de predicación» en el norte de Mozambique, donde en las últimas semanas se han multiplicado los informes sobre contactos entre los insurgentes y la población.

La hermana Ofelia Robledo, mercedaria del Santísimo Sacramento, misionera en Mozambique, que compartió también con las diócesis extremeñas su testimonio en las Jornadas de Reflexión Misionera celebradas en Plasencia los días 29 y 30 de septiembre de 2023 alerta del estado de confusión que sufren ahora mismo en el país africano.

La hermana Ofelia misionera en Mozambique en una imagen reciente

Tenemos muchísima confusión, la verdad. El obispo pidió que salieran los misioneros que están en Metoro, que ya no se transitara ese espacio y que se tuviese muchísimo cuidado. Nosotras estamos a la espera de ver qué acontece.

Al final piensas, “Ten misericordia Señor y que se haga tu voluntad porque ante esta realidad no puedes hacer nada. Nosotros iniciamos el curso escolar. Yo confío y espero que no tengamos que evacuar y salir a medio curso, que sea lo que Dios quiera”, cuenta la Hermana Ofelia, que es realista con la situación: “Las cosas no están bien ni seguras, ni nada. Entonces, pues sabrá Dios que vaya a pasar, pero sí está la situación muy tensa”. La hermana cuenta que hay más movimiento de militares en la zona porque se encuentran cerca de una base de entrenamiento y hay más movimiento de helicópteros. La población civil sufre una vez más la sinrazón del odio y la persecución a cristianos que los terroristas de Estado Islámico pretenden sembrar.

Ya lo advirtió el obispo de Nacala, Monseñor Alberto Vera, quien estuvo en nuestra diócesis en mayo de 2023, diócesis que entonces acogía a más de 50.000 desplazados como consecuencia de la guerra y ataques yihadistas en la provincia vecina de Cabo Delgado.: “El trato con todo el mundo musulmán suele ser muy pacífico. Simplemente hay un sector más radicalizado. Esto viene de los años 90, en que se enviaron jóvenes a estudiar al norte de África, a Arabia, a Dubai…. Cuando regresaron, lo hicieron con ideas un poco fanáticas de su religión. De hecho, los inicios de la guerra en Cabo Delgado no destruyeron iglesias, destruían mezquitas, consideraban que eran malos musulmanes o que se habían desviado del verdadero islam.

En este último año, el grupo de terroristas se ha reducido, debido a la acción del ejército de Ruanda. Parece ser que ahora sí que está bastante más fanatizado y está orientado a la destrucción de misiones, a la muerte de cristianos

Esto fue lo que pasó el día 6 de septiembre de 2022 en la parroquia Misión de San Pedro de Lurio. Entraron y el primer disparo fue contra una hermana María de Copi, de 83 años, hermana comboniana. “A partir de ahí, quemaron la casa, la residencia de las niñas, la casa de los padres, la residencia de los jóvenes y toda la misión, lo destruyeron todo. El mensaje que nos dejaron es ‘queremos que os vayáis de aquí, no queremos cristianos, no queremos escuela, no queremos educación, queremos que los jóvenes vayan a las madrazas’.

Allí en Mozambique se encuentra también nuestro sacerdote diocesano Paco González, quien precisamente se encuentra ahora en España para descansar unos días.

Mozambique y especialmente su juventud es un “campo” que puede dar muy buenos frutos con una buena educación y oportunidad, así lo piensa Paco González, quien está dando clases de informática a algunos jóvenes. Utilizando la imagen evangélica, “esta pequeña formación que les ofrecemos es una semilla para que estos jóvenes crezcan y puedan dar esos deseados frutos”.

Él vive en frontera con Zimbabue y cuenta que la situación en Mozambique les afecta a tres niveles: el primero en el trabajo con los jóvenes: “milicias yihadistas lanzan su mensaje de alistarse. Les prometen un sueldo, un coche, un arma, que tendrían un prestigio… para un joven que no tiene nada que hacer, como son la mayoría de los jóvenes que tenemos allí, realmente es como una tentación”. Él intenta abrirles los ojos, porque en realidad son carne de cañón. En segundo lugar, les afecta, y es algo “muy doloroso”: “en el contexto africano se está creando una mentalidad diferente. Fruto de esta situación de violencia, cualquier persona que no es del lugar es sospechoso. África siempre es un lugar muy acogedor, cuando llega uno de fuera se le recibe con gran cariño, y ahora esto ha cambiado, se sospecha”, sentencia Paco González.

Y tercero, quizá lo que es más duro, el nivel económico. “A nivel económico, aunque no se diga, estamos en el peor momento desde que yo estoy en Mozambique, ya pasan 25 años. Yo veo que en educación está por los suelos, en salud está por los suelos, en infraestructuras no se tocan… ¿por qué? porque no hay dinero. Y la sospecha es que todo el dinero está saliendo para sufragar esta guerra, tropas de Ruanda, tienen tropas de Sudáfrica… han venido de muchos lugares y todo eso tiene que estar siendo una auténtica sangría para el gobierno”, apostilla el misionero.

Seguiremos pendientes de la situación de Mozambique y de los religiosos, religiosas, sacerdotes y todos los misioneros que, con su labor callada y constante en diferentes misiones, pretenden llevar la educación y su testimonio de fe a este país africano.

Quizás te pueda interesar

El Dioce recaudará fondos para Ela Extremadura en su Carrera Solidaria

El Colegio Diocesano “José Luis Cotallo” de Cáceres  celebra la VI Carrera Popular Solidaria, cuya recaudación irá…

Curso de Atención Sociosanitaria a Dependientes da comienzo en Cáceres y Montehermoso

Participantes en el curso Cáritas Diocesana de Coria-Cáceres organiza dos cursos de Atención Sociosanitaria a Personas Dependientes…

Zarza de Granadilla acogerá el Encuentro Diocesano de Infancia 2024

La Gran Fiesta de la Infancia de la diócesis tendrá lugar el sábado 9 de Marzo en…

Scroll al inicio