No se enfaden desde la central pero nos hemos cargado la furgoneta de la JMJ

20110126-interiorfurgoneta

Cuando se saca a la venta el dvd de una película, normalmente entre los extras viene el «making off» de la misma, o sea el «cómo se hizo», o metafóricamente «la trastienda del film». En la visita de la Cruz a la diócesis de Coria-Cáceres también va habiendo cosas curiosas en la trastienda. La última, se ha estropeado la furgoneta que la organización de la JMJ Madrid 2011 ha puesto a disposición para que la Cruz y el Icono de la Virgen viajen por toda España.

Los voluntarios encargados de la misma en la diócesis, el martes 25, mientras se desarrollaba el rezo de vísperas en el Seminario y la oración ecuménica que le proseguía, decidieron llevar el furgón al lavadero del Temis y darle un «limpión», pues, «sobre todo la luna, estaba muy sucia». Al terminar, habiéndola dejado bien reluciente, resulta que no arranca. Asustados llaman a Fernando, el vice-delegado de juventud, inmediatamente se avisa a un mecánico y se llama a la «casa» de la furgoneta. En la casa dicen que el testigo de avería es porque «se le ha ido el código y hay que meterla en el ordenador para saber qué tiene», además, «si la pieza hay que pedirla, tarda uno o dos días». El mecánico confirmará después el mismo diagnóstico.

Solución, «que para eso los españoles improvisamos como nadie», se llama a la grúa «y que nos lleve la Cruz a la Concatedral». Dicho y hecho. El miércoles por la mañana se sabrá qué le ha pasado al furgón.

Como antecedente, Carlina, la delegada de juventud, comentó que ya en Mérida les había dado un problema: «tenía mal un fusible y cuando la querían parar, quitaban la llave, pero el motor seguía en marcha, así que tenían que calarla».

No es lo único que hemos tenido que arreglar

El primer día que llegó la Cruz a Cáceres, en la Concatedral, al ponerla en el soporte de hierro, que permite mantenerla en vertical, resulta que de los cuatro tornillos que la sujetan, dos tienen la rosca tan comida que no aprietan y un tercero está a punto de trasroscarse. De aquí que al siguiente día hubiera que ir a una cerrajería para arreglarlo. Solución: cuatro tornillos nuevos fabricados expresamente para el soporte.

Gente práctica

La Cruz y el Icono viajan, además de en la furgoneta estropeada, dentro de unos grandes arcones que los protegen. Fernando, el vice-delegado, había estado ya en otras diócesis para ver cómo se organizaba todo antes de que la Cruz llegase a Cáceres. Allí se dio cuenta de que al llegar a los diferentes lugares donde estaba previsto que hubiese alguna celebración, los organizadores sacaban todo de los arcones y lo montaban «in situ», con la pérdida de tiempo que ello supone.

Dicen que si el mundo progresa es porque el ser humano es vago por naturaleza, por eso, nada más traer el furgón de Mérida, el 21 de enero por la tarde, se decidió que había que ser prácticos. Por eso se le pusieron unas cortinas forrando las chapas del interior y unos colchones en el suelo de la misma, así se puede transportar la Cruz y el Icono sin que sufran daño y sin necesidad de desmontarlos y volverlos a montar a cada momento. Se gana tiempo y se ahorra trabajo. Gente con ingenio.

Quizás te pueda interesar

Convivencia de verano del Seminario a Huelva

El Seminario organiza una convivencia de verano del 10 al 14 de julio a Huelva. Sus destinatarios…

Encuentro de formación de las cáritas arciprestales de Montehermoso

Treinta voluntarios de las diferentes Cáritas parroquiales del Arciprestazgo de Montehermoso se reunieron para recibir formación, por…

Peregrinación de Catequistas a la Ermita de la Virgen del Ara

El delegado de catequesis, Roberto Rubio, ha remitido una carta a los catequistas, recordándoles que a final…

Ir arriba
X