Nochebuena entre refugiados en el Buen Pastor

20171225-nochebuena-buenapastor

Había en la región unos pastores, gente de mala fama, pues no cumplían las leyes establecidas. Al raso de la noche fueron capaces de ver señales de que «Enmanuel, el Dios-con-nosotros», había llegado. Fueron a las periferias de Belén, vieron, se alegraron y montaron una gran fiesta. Y a las tantas de la madrugada salieron diciendo que «era una gran alegría para todo el pueblo y que la señal era un niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre»

Siglos más tarde, al raso de la noche cacereña caminan hacia el templo del Buen Pastor unos cuantos refugiados, también para algunos son gentes de mala fama, pues andan saltando vallas fronterizas, se lanzan al mar en pateras, piden papeles, están ilegales… Pero son capaces de ver señales de que otro mundo es posible.

«El año pasado celebré solo la cena de Navidad. Este año doy gracias a Dios por celebrarlo con mis paisanos africanos y con vosotros, la comunidad cristiana del Buen Pastor que nos acogéis», me dice uno de ellos.

Llegaron los refugiados trayendo su propia comida para compartir, lejos quedan sus familias, sus amigos. Pero como en los últimos meses hemos ido creando relaciones de amistad y de familia, por eso hemos querido compartir la cena de Nochebuena con gente de cuatro continentes -Camerún, Brasil, Perú, México, Gambia, India, Estados Unidos, Nigeria, España. La lengua no fue obstáculo.

En la Misa del Gallo, a pesar de las heridas, gente de fe y sin ella, compartimos esperanzas cantando glorias, aleluyas o rezando unidos en varios idiomas, y a las tantas de la noche, salimos diciendo que fue «una gran alegría para este mundo el niño que nació en Belén, pues sigue naciendo en cada barrio, en cada casa, cuando compartimos y acogemos».

Ha sido una Buena Noticia, Evangelio, compartir la cena y la misa del gallo en el Buen Pastor de Cáceres con unas 30 personas y otras que, aunque no pudieron estar, colaboraron con sus regalos a que la cena fuera excelente y el clima mucho más. Cuando las personas, de aquí o de allá, en definitiva ciudadanos de este Planeta, somos capaces de ver a la estrella de la relación y hacerla realidad en pequeños gestos terminamos siempre cambiando el mundo.

El Evangelio nos habla de un niño, una virgen embarazada, un hombre que sueña, una mujer mayor que ya está de 6 meses, unos pastores que van más allá de las típicas señales… la realidad en el Buen Pastor nos habla de gente sencilla que también queremos cambiar este mundo. Dios también estuvo en el Buen Pastor.

ángel Martín Chapinal

Quizás te pueda interesar

Plasencia acogió la 108ª Jornada Mundial del Migrante y del Refugiado

Las tres diócesis de Extremadura celebraron el sábado 24 de septiembre en Plasencia la 108ª Jornada Mundial…

Celebrada la VIII Jornada de Estudios de Derecho Matrimonial y Procesal Canónico

El pasado sábado 17 de septiembre ha tenido lugar en la Sala Carolina Coronado del Seminario Diocesano,…

El sacerdote Gianni Vettori nombrado hijo adoptivo de Cáceres

Hace unos meses, el Instituto de Enseñanza Secundaria «Ágora» de la ciudad de Cáceres propuso al sacerdote…

Ir arriba
X