Nuevos párrocos en el Arciprestazgo de Montánchez

Alegres repiques de campanas en unos sencillos pero acogedores pueblos y en distintos días de este mes de septiembre para convocar a los fieles a acompañar a sus nuevos párrocos en unas ceremonias sencillas pero cargadas de emotividad, presididas nuestro obispo D. Francisco Cerro que daba posesión a D. Roberto Rubio de la parroquia de Salvatierra de Santiago, a D. Juan Antonio Aroca de las parroquias de Valdefuentes y Benquerencia, a D. David Ruiz de la parroquia de Torremocha; y al P. Francisco Javier Navareño EDMP. de la parroquia del Rincón de Ballesteros. Todos ellos acompañados por sacerdotes del arciprestazgo, familiares, amigos, feligreses venidos de sus anteriores parroquias y un gran número de fieles de los pueblos de los que tomaban posesión.

A todos ellos D. Francisco les recordó qué significa ser un párroco:

– Es el que da a Jesucristo, en la Eucaristía, en los pobres, en la palabra, en la catequesis, en los sacramentos. El que transmite tanta pasión y tanto amor por Jesucristo, que como en la parábola del Hijo Pródigo, el hijo que se ha ido pueda decir me levantaré e iré a mi Padre.

– «Donde Dios te siembra allí tienes que florecer», tiene que estar en vuestras alegrías y sufrimientos, que os quiera como un padre a sus hijos, es lo más importante de un párroco.

– En la puerta de una sinagoga judía reza esta inscripción: «No te pido que vayas delante de mí porque no soy capaz de seguirte, ni tampoco te pido que vayas detrás de mí por si te pierdo, solo te pido que camines a mi lado, que me comprendas, que sientas mi cercanía.». Esto es lo importante que vuestro párroco os acompañe, que camine a vuestro lado como lo hace nuestra madre la Virgen Santísima.

Daba las gracias dadas a sus padres porque en la familia es donde nace, florece, se cuida y mima la vocación al sacerdocio; a ellos por su generosidad de aceptar estos nombramientos, y a los grupos de la parroquia: catequistas, caritas, liturgia, sacristán, coro, jóvenes, por recibirles y colaborar con su párroco.

Al finalizar la Misa cada uno les dedicaba unas breves palabras agradeciendo primero a Dios que les llamó a su ministerio sacerdotal sin mérito propio, a sus padres y hermanos, a la nueva comunidad cristiana que les acoge con tanta generosidad, a la que se acercan con profundo respeto, tuvieron palabras de agradecimiento para los sacerdotes que les precedieron y hablaron de la continuidad en su ministerio.

Felicitar a los nuevos párrocos, sus familias y a sus nuevos pueblos con la gran oblación que cada uno recibió en su nueva parroquia.

Teresa Alvarado Rubio

Quizás te pueda interesar

Encuentro de formación de las cáritas arciprestales de Montehermoso

Treinta voluntarios de las diferentes Cáritas parroquiales del Arciprestazgo de Montehermoso se reunieron para recibir formación, por…

Peregrinación de Catequistas a la Ermita de la Virgen del Ara

El delegado de catequesis, Roberto Rubio, ha remitido una carta a los catequistas, recordándoles que a final…

I Jornadas de puertas abiertas sobre Nutrición y Ejercicio

La Residencia San Nicolás de Bari de Coria acogerá las primeras jornadas de puertas abiertas sobre nutrición…

Ir arriba
X