Ordenación sacerdotal de William Núñez Carrazana

20161209-diacono

William Núñez Carrazana, seminarista de nuestra diócesis de Coria-Cáceres, recibirá el orden sacerdotal el próximo día 11 de junio en la Catedral de Coria a las 18 horas de manos del Obispo don Francisco Cerro Chaves.

Próximamente será ordenado sacerdote en la Catedral de Coria, de la mano del Obispo D. Francisco Cerro Chaves, William, seminarista que cuando no está residiendo en el seminario con sus compañeros, lo hace en Montehermoso. Allí acompaña a D. José Manuel Hernández Barroso, párroco de esta localidad. William, nacido en la Habana, de abuelos asturianos, ha realizado sus estudios de Sacerdote en el Seminario de Cáceres. Nombrado diácono, fue destinado a la parroquia de San Ignacio de Coria, atendiendo junto a Don Julián Carlos, el párroco, y los sacerdotes D. Lucio, D. Baltasar y D. Lucas, los pueblos cercanos de Coria, de Puebla de Argeme, Rincón del Obispo, Calzadilla y Moraleja.

La ordenación sacerdotal tendrá lugar el día 11 de junio de 2017 a las 18 horas, y su primera misa la oficiará en Montehermoso el día 15 de junio a las 19 horas.

William, -aunque reconoce que aquí en España sobre todo en los pueblos prefieren llamarme Guillermo, nació en La Habana, Cuba.

¿Qué le hace a un cubano venir a España, y qué le lleva al sacerdocio?

Vine a España buscando la cercanía a mi cultura y mi lengua, soy nieto de españoles asturianos de Mieres. Antes de venirme a España viví en Bruselas, Bélgica, pero no era igual. El sacerdocio me viene de niño. Después de conocer a Jesucristo me enamoré, ya fue imposible no amarlo y seguirlo.

Los que hemos tenido que salir de nuestra tierra por diversos motivos hemos vivido dificultades. ¿Cuál ha sido tu experiencia en España? ¿Qué echas de menos en España?

En España no he echado de menos nada. Bueno, a mi familia claro. Cuba y España están muy unidas por lazos históricos que nadie podrá destruir, no olvidemos que fuimos la última colonia en América, la independencia llega en 1902. Las costumbres, gastronomía, lengua, religión todo es lo mismo. Extranjero me sentí en Bruselas, pero aquí no. Los cubanos nos sentimos en España como en casa, igual dicen los españoles cuando visita la Isla.

¿Cómo ha sido la experiencia de vivir con D. José Manuel?

De D. José Manuel siempre he dicho que ha sido el instrumento que el Señor utilizó para llevarme al sacerdocio. Con el páter Manuel conocí lo que es la vida de un sacerdote rural, yo soy hombre de ciudad, no lo niego. Me ha apoyado mucho, siempre le estaré agradecido, por mi tierra como aquí decimos que: «es de bien nacido ser agradecido».

¿Qué ha representado para ti la vida en el Seminario?

El Seminario es una escuela, en mi caso que soy una vocación tardía, al llegar pensaba que lo sabía todo y resultó que no sabía nada. Se aprende mucho, el día a día, además de la formación intelectual -Filosofía y Teología, la vida en comunidad, la importancia que tienen en nuestra formación la figura de los formadores, Rector, profesores… Doy gracias a Dios todos los días por haber tenido los formadores que me han tocado, directores espirituales que son muy importantes en nuestra formación en el Seminario. Yo diría después de estos seis años y medio de formación, he sido un William antes y otro después del paso por el Seminario. Lo dice mi madre cuando la visito en La Habana: «has cambiado mucho hijo, para bien«. Algo importante que siempre recomiendo para los que comienzan es dejarse moldear y obedecer.

¿Qué representa la figura de Jesús en tu vida?

Jesús en mi vida es todo, luego que lo conocí es mi modelo a seguir, en cada situación de mi vida siento que él está, nunca me abandona.

¿Dónde has realizado el Diaconado?

Mi pastoral como Diácono ha sido en la ciudad de Coria, en la Parroquia de San Ignacio, allí junto a D. Julián Carlos el párroco, y también junto a D. Lucio, D. Baltasar y D. Lucas. También he estado en los pueblos cercanos a Coria, Puebla de Argeme, Rincón del Obispo, Calzadilla y Moraleja. Estoy disfrutando muchísimo mi diaconado, espero si Dios lo permite disfrutar mucha más el Ministerio Sacerdotal.

¿Qué ha significado este periodo para ti?

A ver este periodo pastoral en Coria ha significado mucho. El poder entrar más en contacto directo con la pastoral, celebrar los sacramentos… los que puedo como diácono. Nunca olvidaré la primera criaturita que bauticé, confieso que lloré: pensar que era un instrumento del Señor en este sacramento básico para toda la vida cristiana, el pórtico de la vida en el Espíritu y la puerta que abre el acceso a los otros sacramentos, en un nuevo nacimiento por el agua y la Palabra donde somos liberados del pecado y regenerados como Hijos de Dios… pensar todo esto es una alegría indescriptible, sólo lo puede sentir quien celebra este sacramento.

El día 11 recibirás el ministerio sacerdotal en la Catedral de Coria. ¿Qué significa en tu vida este momento?

Mi ordenación sacerdotal para mí en este momento, es el más importante de mi vida. Dejaré todo para seguir a Cristo, entregaré mi vida a él para servirle y para ayudar a los demás hombres para salvarse: poder predicar la palabra, celebrar los sacramentos, guiar al pueblo de Dios. El sacramento de la ordenación sacerdotal imprime un carácter o sello que no se puede borrar nunca una vez recibido, el sacerdocio será para toda la eternidad, quiero ser fiel a mi sacerdocio con la ayuda de Dios.

¿Qué esperas del sacerdocio?

Dejarme invitar como Pedro a caminar sobre las aguas -Mt. 14, 22-33. Habrá miedo, claro que lo habrá, soy humano, pero no importa el Señor estará a mi lado, además cuento siempre con vuestra oración.

¿Tienes algo más que añadir?

Quisiera aprovechar para dar gracias primero que todo a Dios que sin él nada de esto hubiera sido posible, también a nuestro Obispo y Pastor D. Francisco, D. José Manuel mi párroco, D. Miguel ángel, Rector del Seminario y a tantas y tantas personas que me han apoyado siempre en tantos sitios donde he estado y han confiado en mí, no quiero mencionarlas porque puedo olvidar alguna, a todos gracias que el Señor se lo pague con el 101%. Gracias, Dios los bendiga a todos, gracias por haberme acogido como un hijo más.

Muchas gracias y suerte en esta nueva etapa de tu vida.

Maximiliano Caña Morales. Montehermoso

Quizás te pueda interesar

Día Internacional de las Personas con discapacidad

Imagen de una jornada de la delegación en 2019 La delegación de personas con discapacidad se suma…

Manos Unidas redefine el voluntariado para darle un nuevo impulso

El 5 de diciembre se conmemora el Día Internacional de los Voluntarios, una fecha que busca resaltar…

Exposición de pintura a favor de Cáritas Diocesana

Cáritas inaugura hoy 1 de diciembre una exposición solidaria cuya autora, Dª María Dolores Sanz Úbeda, donó…

Ir arriba