Raíces LXIII: Otoño en Altagracia -Garrovillas de Alconétar

20201103-garrovillas-altagracia

Llueve, en los primeros días de Octubre de 2.020, en los Campos de Altagracia. Es un agua mansa ,apacible que, si se prolongara, calaría hondo en los campos, aún agostados.

El viajero llega al Santuario de la Virgen respondiendo a una llamada antigua, que le impulsa siempre hacia lugares con Raices. Antigua es la llamada, pero más antigua es esta Casa de la Virgen, llamada en documentos medievales Iglesia de Santa María de Altagracia, jurisdicción de la Parroquia de Garrovillas de Alconétar.

Al parecer la edificación actual se levantó sobre el solar de una edificación anterior, cuando agonizaba el S. XV, aunque hay referencias documentales de que, ya en S. XIV, se da culto aquí a esta bendita imagen. La nueva planta se construye en el estilo gótico entonces reinante, el gótico Reyes Católicos, del cual es buena muestra la portada principal de Poniente, que muestra una decoración en bolas, muy propia de del estilo mencionado.

El viajero penetra en la nave del Santuario y saluda amorosa y alegremente a quien está llena de Gracia y es Causa de nuestra alegría.¿Cómo no llamarla de Altagracia? ¿Acaso hay gracia mayor que la de haber sido visitada, en su sencillez, y llena de Dios mismo?. Gratia plena sigue diciéndonos hoy una clave de bóveda de la cubierta gótica de crucería. Otras claves de bóveda hacen referencia al nombre de Jesús, a los cinco clavos de la pasión y una preciosa rosa con flores de lis que la circundan.

La imagen bendita de María se nos presenta en una decorada hornacina del retablo mayor, de estilo postherreriano. Diez elegantes columnas corintias van distribuyendo los espacios pictóricos en los que, como no podía ser menos en un retablo mariano, se visibilizan escenas de la vida de la Virgen, de diversas calidades artísticas Presentes están también , en el banco del retablo, los cuatro Padres de la Iglesia Occidental: S. Gregorio, S. Agustín, S. Ambrosio y S. Jerónimo, que tan certera y bellamente hablaron de María. El primitivo Altar Mayor luce un hermoso frontal de azulejos de los que consta, en libros viejos de cuentas, que fueron puestos allí en 1.597. ¿Es o no Altagracia un lugar con solera?

Muy sólida es la reja plateresca que separa el Presbiterio del resto de la ermita. También en ella y para nuestro recuerdo y oración se repite el saludo del Angel Gabriel en letras mayúsculas: AVE MARIA GRACIA PLENADO. Una inscripción nos comunica que fue construida en 1.697. Nada nos dice de su autor.

Otra reja, perteneciente a la capilla de el Cristo de la Expiración, situada en el lateral de la Epístola, sí nos cuenta quiénes fueron sus autores: los herreros Diego Collazos y Juan Solana, trabajando en Garrovillas en los finales del siglo XVII y comienzos del XVIII. Era mayordomo de la Cofradía Juan Gutiérrez Bravo de Granda. Datos para la memoria histórica de Garrovillas. Muy expresiva es la imagen del Santo Cristo, con los ojos dramáticamente abiertos y en diálogo cordial con su Padre: Padre, a tus manos encomiendo mi espíritu .Expresiva también y del siglo XVI una imagen de la Virgen de la leche, en la misma capilla. Estas imágenes de María amamantando a Jesús Niño, eran llamadas en el Oriente griego: Galactotrofousa y es, para quien la contempla, una clara manifestación catequética de la humanidad del Señor, necesitado, como nosotros de ser alimentado a los pechos de su madre.

Fechado está también el año de colocación de las amplias y fuertes puertas principales de la ermita: en dos cartelas paralelas se lee: Hicieronse estas pu/ertas a costa de Don Alo/nso Portyllo de Granda/ cura de S-anta M-aria de Garr-ovillas año/de 1759/ siendo maiord/omo don Diego de Cácere-s Villalovos.

Todo el Santuario está rodeado por amplios y luminosos soportales, exceptuada la zona este , en que se ubica el Camarín: Viejos recuerdos traen al viajero estos soportales, utilizados en frecuentes jornadas pastorales con catequistas. Vuelven al corazón nombres y canciones muy fraternalmente compartidas. Pensados para acoger a peregrinos y romeros en días lluviosos por ellos se conserva aún el rumor de tantas personas que se congregaban aquí, de Garrovillas y otros lugares cercanos para celebrar Romería y feria de ganado todos los 8 de Septiembre. Por eso es un lugar lleno de energía por la mucha vida y religiosidad compartidas en él, durante cientos de años. A la memoria del viajero regresa el episodio acontecido aquí ya en 1.398, cuando el Condestable portugués Nuño Alvares Pereira, invade tierras castellanas, duerme con sus soldados en Altagracia, pero tiene que poner pies en Polvorosa ante la llegada de los castellanos que le acosan ,hasta meterlo en Portugal, según las crónicas de la época.

Toca volver, no sin antes ,dejar a los pies de la Virgen una plegaria especial por la terrible pandemia que nos acosa. Ya en el camino, el retrovisor devuelve la imagen desgarbada y triste de los almendros en Otoño.¿A dónde se fue el esplendor primero? Vendrá otro Febrero.

Continuará. Paco Neila.

Ir arriba
X