Sor Paula ya en la casa del Padre

20141020-sor-paula-belen

«Si el grano de trigo
no cae en tierra y muere, queda infecundo;
pero si muere da mucho fruto.»
-Jn 12, 24

En el Monasterio de Ntra. Sra. De la Salud de las Monjas Jerónimas de Garrovillas, Cáceres, el día 4 de Agosto de 2014, se marchó a la casa del Padre, nuestra querida hermana Sor Paula Cilleros Martín -Sor Jacinta Catalina de Ntra. Sra. De La Peña de Francia y de Santa Paula, así era su nombre completo-, a la edad de 92 años, cargada de méritos en la vida monástica, entregada totalmente al servicio de la comunidad. Vivió 77 años en este Monasterio sirviendo con amor, generosidad, sacrificio y gran caridad a la comunidad.

El día 8 de Febrero de 1922 en La Alberca – Salamanca- nace Sor Paula. Es la tercera de 4 hermanos. Sus padres Eusebio y Andrea, eran un matrimonio cristiano y ejemplar, que sembraron en el corazón de sus hijos una fe viva y ardiente. Entre ellos los dos pequeños, Sor Paula y su hermano Don Miguel; desde pequeños, sintieron la llamada del Señor. Ella cuando tenía 12 años y su hermano 9 años quisieron escapar de su casa para ser mártires, porque oyeron que habían matado a un religioso y ellos querían también ser mártires. Pero El Señor tenía otros designios sobre ellos. Tanto ella como su hermano sacerdote fueron almas muy privilegiadas del Señor, pues un día, viniendo de visitar a la Virgen de la Peña de Francia, en el camino vieron una gran luz y en ella contemplaron a La Virgen sintiéndose ellos atraídos a entregarse al Señor. A los 15 años llamó a Sor Paula a este Monasterio y a su hermano al seminario. Y la otra hermana, que pronto va a cumplir los 100 años, ella siempre ha estado cuidando a su hermano sacerdote. Por eso decía su hermano sacerdote que sus dos hermanas son como Marta y María. Sor Paula como María, siempre ha estado a los pies del Señor, escuchando su Palabra y la otra como Marta, cuidándole a El en la vida sacerdotal.

Sor Paula ingresó en este monasterio el año 1937 en plena guerra civil. Desde La Alberca salieron montados en burros y en la estación de río Tajo subieron al tren, venía lleno de soldados. Cuando entró en el monasterio, la madre priora era madre Dorotea de San Luis. Y cuando llegaron al locutorio la madre y las hermanas les preguntaron dónde estaba la que quería entrar en el Monasterio, porque no la veían, pues ella estaba sentada encima de las piernas de su madre. Era pequeñita y guapa, tenía dos trenzas muy largas. Todavía se conservan sus trenzas.

Sor Paula Cilleros MartínLa profesión la hizo el 21 de Agosto de 1940. Sor Paula fue un alma sencilla, humilde y fervorosa. Fue muy devota del Corazón de Jesús. También amaba con filial devoción a la Santísima Virgen. El santo rosario la tenía siempre a flor de labios. Era puntualísima a los actos de comunidad. Fue campanera por muchos años. Gozaba mucho con el recreo; si un día no lo había, se ponía «mala». Su habilidad en la pintura y el bordado fue muy grande. Se conservan los mantos bordados en oro de la Virgen de la Salud, del Carmen, de Altagracia y de La Inmaculada. También ayudó mucho siendo sacristana, enfermera, portera y consejera. En las Navidades hacía unos Belenes preciosísimos y hermosos. Todo era una obra de arte. Casi todas las muñecas, los animales, los angelitos… todos eran hechos y vestidos por ella.

Además, fue muy amante de la pobreza, dándonos siempre un gran ejemplo de desprendimiento. Cuando sus hermanos vivían en Cáceres la visitaban a menudo, casi siempre le preguntaban qué quería que trajeran para ella, siempre les decía «para mí nada, para la comunidad todo lo que queráis». Así era ella.

últimamente, debido a su enfermedad de huesos, su columna vertebral se iba inclinando sobre sí y llegó a ser tan grande esta curvatura que su capacidad respiratoria y sus pulmones ya no podían actuar normalmente; se ahogaba mucho y, con todo, bajaba todos los días por la mañana, en una mano el bastoncito y en la otra la enfermera. Dos días antes de morir se confesó con Don Florentino, el vicario de religiosos, y el día 3 habló con su hermano por teléfono y dijo que «ha estado aquí Don Florentino y me dejó muy consolada». El día 4 como todos los días participó en la Eucaristía y comulgó. Después del desayuno como siempre se echó en la maca para descansar y después a las 11 le dieron el «actimel», ella empezó a tomarlo pero no pudo terminarlo. Estaba con ella Sor Esperanza y Sor Brígida, les dijo a ellas que tenía un sudor frío y se sentía mala. Al instante vino el capellán y administro la unción de los enfermos y bendición del Santo Padre, estaba sentada y se quedó en los brazos de Sor Esperanza, sin un gesto de dolor, con una paz indescriptible reflejada en los ojos y en todo su semblante. Así nos dejó ella, sin ruido se fue a unirse con el coro de los Jerónimos al cielo.

El día 5 fue el funeral y entierro. Estuvieron presentes sus hermanos, sobrinos, resobrinos, amigos y familiares. Sus sobrinos tuvieron el gusto de velarla toda la noche junto a nosotras. La Misa fue presidida por el Sr. Obispo Don Francisco Cerro Chaves, concelebraron varios sacerdotes. Entre ellos su hermano Don Miguel Cilleros Martín, el Vicario general de la diócesis, el Deán de la Catedral, el Vicario de los religiosos, el Capellán, algunos religiosos y párrocos de la zona.

Que ella desde el cielo nos alcance del Señor las mejores gracias para esta comunidad, a la que tanto amó y se entregó y a la Orden por la que tanto interés mostraba siempre.

De corazón les damos las gracias a todos por sus oraciones y sufragios que han hecho por ella.

Sor María Jazmín Kalangara
Garrovillas de Alconétar

Quizás te pueda interesar

Nuevos nombramientos para el Colegio Diocesano José Luis Cotallo

El Obispo de Coria-Cáceres, Monseñor Jesús Pulido ha realizado los siguientes nombramientos con fecha de 28 de…

Jóvenes extremeños peregrinan a Santiago y participarán en la PEJ

La Delegación de la Pastoral Juvenil de Coria-Cáceres ha comenzado este jueves 28 de julio su camino…

Laicos de la Familia Spínola visitan Coria

El 24 de julio se unió a la eucaristía dominical en la parroquia de San Ignacio de…

Ir arriba
X